eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Borrell advierte de la crisis "identitaria" y del riesgo de que prosperen "regímenes que quieren una Europa encerrada"

El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Josep Borrell, ha advertido este sábado de que el continente vive "una crisis de carácter identitario" con motivo de la discusión entre sus miembros por la inmigración y ha advertido del riesgo existente de que vuelvan "regímenes autoritarios" que quieren "una Europa encerrada en sí misma".

- PUBLICIDAD -
Borrell advierte de la crisis "identitaria" y del riesgo de que prosperen "regímenes que quieren una Europa encerrada"

Así lo ha expresado el político socialista catalán en su intervención en un acto del partido, celebrado en Valladolid, para proclamar como candidato a la Alcaldía de la ciudad a su actual regidor y también portavoz de la Ejecutiva federal del PSOE, Óscar Puente.

Borrell ha reflexionado que, si en 2008, Europa sufrió una crisis de cariz económico de la que se pudo salir, ha reconocido, mediante la "denominada devaluación interna", ahora se vive una "crisis de carácter identitario" ante la manera de afrontar la llegada de miles de inmigrantes al continente.

De hecho, ha recordado que la idea de la "identidad" siempre ha estado en el discurso de la "extrema derecha", pero ha lamentado que en la actualidad "también lo hacen muchas formaciones de izquierdas", por lo que considera que hoy "el problema se plantea entre el ejercicio de la democracia y la vuelta a regímenes autoritarios que exigen la puerta cerrada al inmigrante".

"No queremos más fronteras y al paso que vamos, las volveremos a levantar", ha incidido, antes de lanzar la advertencia de que si Europa no es capaz de gestionar bien la frontera exterior por el sur, por el Mediterráneo, "las interiores que se habían levantado entre los países se volverán a levantar". De hecho, ha recordado que "ya quien pide levantar muros", frase que ha repetido en italiano.

Más allá, ha aseverado que las próximas Elecciones Europeas se van a resolver, a su juicio, en torno a la cuestión de la inmigración y de las fronteras, si los ciudadanos quieren "un país abierto, ciudades abiertas o regímenes autoritarios que quieren una Europa encerrada en si misma", de los que ha puesto como ejemplo al de Orban en Hungría, que acaba de ser reprobado den el Parlamento europeo en lo que constituye "un gran día para la democracia".

Tras situarse "radicalmente" en contra de los nacionalismos excluyentes, ha querido quitar la importancia y el "miedo" a las "masas de inmigrantes" de las que hablan políticos como el holandés Wilders o el estadounidense Trump, pues Borrell ha considerado necesario "asimilar" a "parte de la inmigración", sobre ante dos realidades.

La primera es la de las personas que son "perseguidas" en sus países y necesitan asilo, y también para recibir una "fuerza de trabajo" Europa "no produce" porque no se reproduce y que, a su juicio, no van a quitar el puesto de trabajo a nadie, sino a ayudar a "ofrecer servicios a un precio más asequible".

"FRENTE EURÓFOBO"

Por ello, ante el "frente eurófobo" que augura que se presentará en las próximas Elecciones "más unido que nunca", ha instado a la socialdemocracia europea a recuperar el contacto con las clases populares, pues ha apuntado que en los últimos tiempos han pasado de un apoyo del 40 por ciento al 20 por ciento, debido a que ese sector de la sociedad "ha buscado refugio en unos flautistas de Hamelin que les llevan al precipicio pero que de momento son encantadores".

Así se ha vuelto a referir a los "populistas de Italia, los Orban y los Wilders", que asegura que se han aprovechado que de que algunos países se han sentido "abandonados" ante la presión migratoria y que ciudadanos de las clases más populares "han sido derrotados por la globalización" pues han perdido sus trabajos como consecuencia de las deslocalizaciones.

Borrell, que se ha reivindicado como "catalán, español y europeo" y que ha reclamado que nadie le "ponga en cuestión" esas tres "nacionalidades", ha animado a los "nómadas cosmopolitas" --entre los que se incluye--, que "viajan sin necesitar el DNI", que les "viene bien" la inmigración, a defender la idea de la apertura de fronteras ante quienes "les importa un bledo el euro y tienen miedo de que esa gente venga a su casa a quitarles el trabajo".

Su discurso también ha pasado por la defensa del Euro, al que ha definido como un "gigantesco" escudo para la economía europea y española, pues se ha preguntado lo que habría pasado en la actualidad con la peseta, ya que considera que podrían haberse dado casos como los de la devaluación "terrible" del peso argentino o la lira turca, la cual, ha recordado se hundió "con un tuit de Trump". "Pero no puede hacer un tuit contra el euro y hundirlo", ha apostillado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha