eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Gentiloni zanja una "fructífera" legislatura: "Italia se ha puesto en marcha"

- PUBLICIDAD -
Gentiloni zanja una "fructífera" legislatura: "Italia se ha puesto en marcha"

Gentiloni zanja una "fructífera" legislatura: "Italia se ha puesto en marcha"

En las últimas horas de la legislatura, el primer ministro de Italia, Paolo Gentiloni, hizo hoy balance de los "fructíferos" 5 años de gobierno progresista, en los que el país "se ha puesto en marcha tras la peor crisis" desde la II Guerra Mundial.

Lo hizo en la tradicional rueda de prensa del año que, en esta ocasión, adquirió "un significado particular" al ser la última de una legislatura comenzada en 2013 y que tuvo tres primeros ministros del Partido Demócrata (PD): Enrico Letta, Matteo Renzi y él.

Gentiloni juró el cargo el 12 de diciembre de 2016 tras la dimisión de Renzi y lo hizo con un objetivo claro: llevar a su término natural la legislatura y no provocar interrupciones que habrían provocado consecuencias "graves" y "devastadoras".

"Debíamos evitar interrupciones bruscas y traumáticas en un momento muy delicado para la economía y la sociedad italiana, que estaba lamiéndose las heridas, retomando el aliento y, en algunas regiones, empezando a correr", recordó el primer ministro.

En su comparecencia debía hacer balance de su año al frente del Ejecutivo pero la mayor parte de sus respuestas tuvieron que ver con la inminente campaña electoral y la posterior transición a un nuevo Parlamento, una fase en la que "el Gobierno gobernará", avanzó.

"Italia no entra en pausa. Será el presidente (de la República, Sergio) Mattarella quien dictará los plazos y los modos (...) El Gobierno no abandonará los remos en la barca, en los límites de la Constitución, el Gobierno gobernará" en funciones, apuntó.

Ante los próximos comicios, que se celebrarán previsiblemente el próximo marzo, Gentiloni defendió que "no hay duda de que en Italia hay una izquierda de Gobierno", lo que a su juicio se ha demostrado durante esta "atormentada" legislatura.

Apoyará "naturalmente" al PD en la campaña pese a su función de primer ministro en funciones y no desveló si permanecería en el cargo en caso de que no se logre mayoría, encabezando un Gobierno de unidad: "todo lo que diga podría ser usado en mi contra", ironizó.

Defendió a su correligionario Renzi dentro del PD y también se posicionó a favor de su subsecretaria Maria Elena Boschi, salpicada por un escándalo bancario y que, pese a ello, ha insistido personalmente para que se presente a las próximas elecciones.

Al hacer balance del último lustro de Gobierno socialdemócrata, que ha acabado la legislatura gracias al apoyo del centroderecha, Gentiloni consideró que "Italia se ha puesto en marcha después de la peor crisis desde la posguerra" de la Segunda Guerra Mundial.

Subrayó el crecimiento de la economía italiana "con buen ritmo" con menos déficit, más impuestos y sin haber aumentado los impuestos, aseguró que ya no es "el famoso farolillo rojo de la Unión Europea" (UE) y cuantificó en un millón los puestos de trabajo recuperados en el último quinquenio.

Además defendió la actuación del Gobierno en el salvamento de algunas entidades bancarias en apuros y celebró las negociaciones con Bruselas a tal fin.

"Al afrontar la crisis de la banca el Gobierno ha evitado las consecuencias de una crisis sistémica y no ha regalado dinero a pícaros", afirmó.

En el plano social destacó los avances con leyes como la introducción del delito de tortura, otra contra la violencia machista, las uniones civiles homosexuales y por último, la del testamento vital, aprobada hace dos semanas.

Pero lamentó que haya quedado en el cajón por falta de apoyos uno de los proyectos que han protagonizado el debate político en los últimos tiempos, la del "Ius soli", que pretendía otorgar la nacionalidad a los hijos de extranjeros nacidos en el país.

En su balance también habló de la acuciante crisis migratoria, una cuestión "gestionada" dada la disminución de las llegadas y los naufragios de inmigrantes, gracias también a los acuerdos con las autoridades libias y otras operaciones en África, como una en Níger que será aprobada próximamente.

El primer ministro dijo que en la próxima legislatura "se debe continuar con este crecimiento económico y reparar las divisiones sociales" pues Italia "está aún al principio del recorrido" de la recuperación.

Por esa razón consideró que "en la agenda política no podrán faltar las ambiciones y las reformas".

Iniciativas que deberán exponerse en una campaña electoral que se vaticina dura y ante la que Gentiloni llamó a pensar "en el interés general" y a "limitar en la medida de lo posible la difusión de miedo, la promoción de ilusiones y el amateurismo".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha