eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

PP y Ciudadanos pierden la votación en el Congreso para endurecer la prisión permanente revisable

El Partido Popular pidió al resto de partidos "mirar a las víctimas en la tribuna" antes de votar contra la cadena perpetua

Unidos Podemos acusa a Ciudadanos de usar "demagogia populista de extrema derecha": "No pediremos perdón por creer en la justicia que reinserta"

El PSOE, a PP y Ciudadanos: "Sin prisión permanente vencimos a ETA, con ella no hemos evitado la muerte de Gabriel"

93 Comentarios

Juan Carlos Quer (d) y Juan José Cortés, padres de Diana y Mari Luz, junto a Jéssica Sánchez, representante de la familia de Yéremi Vargas, y la presidenta de la Asociación Clara Campoamor, Blanca Estrella (2i).

Juan Carlos Quer (d) y Juan José Cortés, padres de Diana Quer y Mari Luz Cortés, junto a Jéssica Sánchez, en representación de la familia de Yéremi Vargas, y la presidenta de la Asociación Clara Campoamor, Blanca Estrella (2i). EFE

El Partido Popular y Ciudadanos han perdido la votación en el Congreso para endurecer la prisión permanente revisable y tumbar una iniciativa del PNV que pretende su derogación. La suma de PSOE, Unidos Podemos, PDeCAT, Esquerra Repúblicana de Catalunya, Bildu y los nacionalistas vascos han echado abajo dos propuestas de populares y Ciudadanos que reclamaban mantener la cadena perpetua instaurada en la legislación española en 2015 con los únicos votos del PP. 

La tramitación para derogarla sigue ahora su curso en el Congreso de los Diputados. El debate se produjo en un tenso pleno, que la presidenta Ana Pastor, amenazó con suspender. La mayoría de la oposición recriminó al PP la utilización de las víctimas -en la tribuna estaban los familiares de Diana Quer, de la pequeña Mari Luz y de otras menores asesinadas- y el "transformismo político" de Ciudadanos que ha pasado de reclamar la derogación "urgente" de la cadena perpetua y de llamarle "populismo punitivo" a defender su endurecimiento. 

El Partido Popular ha invocado directamente a los familiares de menores asesinadas como Diana Quer o la niña Mari Luz presentes en la tribuna del Congreso para pedir a la oposición que les mire a ellos antes de defender la derogación de la prisión permanente revisable. 

En una intervención muy dura, el portavoz popular José Antonio Bermúdez de Castro, preguntó al resto de partidos si pensarían lo mismo sobre la cadena perpetua instaurada en 2015 si fueran ellos las víctimas de esos crímenes. 

"¿Ustedes creen que los españoles quieren aplicar penas más leves a los delitos más graves? ¿Que el 80% de los españoles están equivocados? No miren al PP, miren a España. Han podido comprobar el dolor el daño y el sufrimiento que ahí sí a perpetuidad han causado en muchas familias españolas? ¿Se imaginan que esas desgracias nos hubieran ocurrido a cualquier de nosotros? ¿De verdad pensarían lo mismo? No nos ha ocurrido a ninguno de nosotros, aquí nos acompañan personas que han vivido esas tragedias. Cuando suban a este estrado, no me contesten solo a mí, miren a la tribuna y convénzales a ellos", dijo el diputado del PP, quien antes había avanzado que votarán a favor de la enmienda de Ciudadanos contra la iniciativa del PNV que pretende tumbar la reforma del Código Penal".

Coalición Canaria y UPN, los primeros grupos en intervenir mostraron su desacuerdo con la proposición del PNV (apoyada por PSOE, Unidos Podemos y otros grupos nacionalistas) para acabar con la prisión permanente revisable. 

Lo que se ha debatido esta mañana son dos resoluciones del Partido Popular y Ciudadanos para que dejar sin efecto la iniciativa del PNV.

Ciudadanos ha cambiado de portavoz para este debate. La diputada que había intervenido durante las sesiones anteriores y que había empleado gruesos calificativos -"demagogia punitiva", entre otros más duros-  para referirse a la prisión permanente revisable ha sido sustituida por Juan Carlos Girauta, que hoy la ha defendido. 

"No se puede legislar en caliente. Tampoco hay que dejar que las cosas se pudran" [...] "En Cs defendemos la necesidad de que se garantice el cumplimiento integro y al menos nos acerquemos al cumplimiento efectivo", ha insistido el dirigente de Ciudadanos en el nuevo argumentario del partido, que se modificó a raíz del asesinato de la joven madrileña Diana Quer.

El Partido Popular y Ciudadanos, que en su día llegó a llamar "demagogia punitiva" a este endurecimiento de las penas y pidió su derogación "urgente" en el acuerdo de investidura de Pedro Sánchez, solo han logrado el apoyo de Unión del Pueblo Navarro y de Coalición Canaria, si bien, su portavoz, Ana Oramas, ha criticado el uso del dolor de las víctimas que ha hecho el PP.

El portavoz del PNV Mikel Legarda ha subrayado que, al contrario de lo que defienden los dirigentes populares, ninguno de los países que mantiene vigente la prisión permanente revisable tiene un plazo de 25 años como fija el Código Penal español ahora. El diputado vasco acusó al Gobierno de romper "el consenso constitucional optó por respuestas penales garantistas y por el principio de humanización de la pena". "No hay razones de política criminal que justifiquen esta sanción. La cifra de delitos más graves no deja de disminuir y tenemos las penas más duras de nuestro entorno", aseguró Legarda.

Esquerra Republicana de Catalunya también se ha posiciona en contra de la prisión permanente revisable y acusó al PP de estar instalado en la venganza: "Hoy debatimos cómo dos partidos, el PP, y la derecha del PP, Ciudadanos. Quítense las caretas y decidan si quieren estar más cerca de Ankara o de Estrasburgo".

Varios de los diputados han recordado el manifiesto que han firmado más de 100 expertos juristas contra la cadena perpetua. Las intervenciones de los partidos más críticos con la prisión permanente insisten además en que el plazo de revisión establecido en España no tiene parangón en Europa: Suecia establece 10 años, Alemania, 15 y Francia, 18.

En el debate, que continúa en el Congreso, se ha citado además el bajo índice de criminalidad española: 0,6 homicidios por cada 100.000 habitantes, una de las más bajas de Europa, solo por encima de Austria.

El grupo confederal de Unidos Podemos también se ha mostrado tajante en contra de la prisión permanente revisable. Su portavoz Santos Itoiz ha subrayado que su partido "no pedirá perdón por pedir que el sistema de justicia tenga un fin reinsertador". Itoiz ha acusado al PP de legislar amparándose en encuestas de medios de comunicación afines: "Es contraria a los Derechos Humanos, no vamos a pedir al PP que cambie su forma de actuar, para el PP cuando las cosas vienen torcidas, siempre echa mano del Código Penal. La cadena perpetua es un placebo, llevan años enarbolando endurecimiento de penas de las que ningún estudio ha justificado su eficacia. Arguyen la mayoría de la sociedad española que no hemos visto por ninguna parte salvo en las encuestas de algunos periódicos que le son afines. No tengamos un planteamiento emotivista, hagamos un debate racional. Defenderemos la derogación de esa barbaridad en esta tribuna, en las tertulias, en las radios y en los medios de comunicación".

El PSOE ha sido muy crítico con que el debate se esté realizando en estos momentos en que el crimen del pequeño Gabriel monopoliza las parrillas te televisión. Su portavoz Juan Carlos Campo Moreno advirtió al PP: "Sin prisión permanente revisable vencimos a ETA, con prisión permanente revisable, no hemos evitado la muerte de Gabriel". El diputado socialista citó las palabras de la madre del niño asesinado pidiendo "que no se extienda la rabia" y cargó contra la intevención del portavoz parlamentario del Partido Popular desde la capilla ardiente donde se velaba al menor. "Sentí vergüenza al verlo", dijo de Rafael Hernando.  

El dirigente popular pidió entonces la palabra para decir que en ese mismo escenario había intervenido unos minutos antes la presidenta andaluza, Susana Díaz. El alboroto en el hemiciclo obligó a intervenir a la presidenta del Congreso, Ana Pastor que primero llamó al orden a un parlamentaario de su mismo grupo, José María Chiquillo, y justo después advirtió: "No me hagan suspender el Pleno, sería todo un bochorno".

Antes de la votación, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que no ha acudido al debate, aseguró en los pasillos que no ve razones para derogar la prisión permanente revisable. En estos momentos se procede a la votación, donde si no hay sorpresas la mayoría de la oposición tumbará las enmiendas de Ciudadanos y PP y la tramitación parlamentaria contra la última reforma del Código Penal seguirá su curso.

Fuera del hemiciclo, al terminar el debate, Albert Rivera, ha apelado directamente a los votantes del PSOE que no están de acuerdo con la oposición del partido y ha pedido una "revisión sensata del Código Penal". "Estoy satisfecho con lo que ha dicho Ciudadanos", dijo Rivera, el firmante del acuerdo para la investidura de Pedro Sánchez, que pedía "la derogación urgente" de esta medida.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha