eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El juez Taín cree que restos hallados en el 813 eran los del Apóstol Santiago

- PUBLICIDAD -
El juez Taín cree que restos hallados en el 813 eran los del Apóstol Santiago

El juez Taín cree que restos hallados en el 813 eran los del Apóstol Santiago

Más de doscientos años después de que se encontrara la tumba del Apóstol Santiago, que en realidad era un templo, allá por el 813, "hay elementos para pensar" que en su interior se encuentran los restos del santo.

Después de trece años de investigación, el juez José Antonio Taín (A Merca, Ourense, 1968), que casualmente investigó el caso del robo del Códice Calixtino, ha escrito un libro, "Santiago. La leyenda del santo oculto", que hoy ha presentado en el Club de Prensa del Diario de León y que, según dice, ofrece elementos "que llevan a pensar" que el Apóstol está enterrado allí.

Sin embargo, Taín recuerda que es juez instructor y no dicta sentencias, por lo que elude pronunciarse después de forma contundente sobre el asunto, porque puede haber elementos que lleven a pensar que no; "cada uno tiene que sacar sus conclusiones desde su fe o no fe".

Lo que sí es cierto, y así lo cuenta en su novela, es que en la Capilla de las Reliquias de la Catedral de Santiago de Compostela, tras un incendio, "se vieron obligados a hacer una serie de autopsias para ver si había habido trastoques, y el forense que lo hizo se quedó sorprendido cuando apareció un cráneo de 2.000 años de antigüedad, de la época de Cristo".

El cráneo "había sido decapitado por el rito romano, como fue el apóstol Santiago", explica el juez, que aclara: "los romanos no decapitaban cortándote el cuello; primero te abrían la cabeza para que te quedaras inconsciente y luego te cortaban el cuello de una postura más cómoda".

Esta era una "época oscura, había pocos documentos escritos y la labor de llegar a ellos fue muy complicada", reconoce en declaraciones a Efe.

Al final tuvo "la suerte" de que, tras llegarle el caso del robo del manuscrito, la gente "le veía como el investigador del códice, le llevaban partidas o documentos", uno de los cuales precisamente fue la autopsia practicada al cráneo decapitado.

Para hacer más interesante al libro, lo ha novelado y ha inventado una historia policiaca paralela, que "nada tiene que ver", afirma, con su investigación sobre el robo.

Al principio temía dos cosas, reconoce, una que la gente le iba a tachar de "oportunista" y dos, que "iban a creer que la obra estaría basada en el caso del Códice".

Ahora, en Galicia ni lo uno, ni lo otro, "el tema va más avanzado; el libro se identifica con el descubrimientos de la tumba del Apóstol. Todos estos miedos están superados", explica.

Durante trece años estuvo documentándose sobre el asunto, a raíz de que en 1999 recorriera el Camino de Santiago, coincidiendo que era año Jacobeo. Después lo hizo en otras dos ocasiones.

Sí es cierto, admite, que cuando le tocó el caso del robo del Códice "pudo pisar sitios" que antes conocía únicamente por los documentos que investigó, como por ejemplo las catacumbas.

El juez lo que describe es "real" y sus personajes "históricos" también; trata de explicar lo que "el 99 por ciento" de la gente ignora, por ejemplo que lo que allí se encontró fue un templo, no una tumba.

Es el titular del Juzgado Instrucción número dos de Santiago de Compostela, José Antonio Vázquez Taín, un juez al que pese a no estar en la Audiencia Nacional o en el Supremo le han llegado casos de gran notoriedad, como el conflicto de los controladores aéreos o la operación "South Sea" contra el narcotráfico, además del robo del códice.

Es su primera novela, pero reconoce que le ha encantado la experiencia.

Es consciente de que "se critica a los jueces en cuanto hacen algo privado", pero "la experiencia es magnifica".

Incluso, bromea con que una directora de un medio de comunicación le ha dicho que si quiere ser periodista que le ficha, oferta que ha rechazado porque bastante tiene con su profesión de juez.

Se muestra orgulloso de la historia tan magnífica que tenemos en España y alega que "mientras Europa todavía era bárbara, nosotros teníamos una sociedad muy civilizada, reglamentada y pacífica".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha