La portada de mañana
Acceder
Europa pisa el acelerador con las terceras dosis en plena incertidumbre por ómicron
'Streamer', el nuevo trabajador cultural explotado
Opinión - Asqueados de tanta bajeza, por Esther Palomera

Investigación

Asuntos Internos detiene a dos guardias civiles en Cádiz por colaborar con narcos marroquíes

Paquetes con cocaína incautada con los sellos que los Al Moudi utilizaban para identificar su droga

Dos guardias civiles destinados en Algeciras están ingresados en un módulo penitenciario dedicado a miembros de las Fuerzas de Seguridad desde hace dos semanas acusados de colaborar con una organización marroquí de tráfico de drogas, según han informado a elDiario.es fuentes de la investigación. Un juez de la Audiencia Nacional les ha enviado a la cárcel dentro de una causa que permanece en secreto por un presunto delito contra la salud pública, cohecho, omisión del deber de perseguir delitos y pertenencia a una organización criminal.

En concreto, los dos agentes estaban presuntamente a sueldo de los hermanos Al Moudi, tres marroquíes que operaban desde la lujosa urbanización de La Finca en Pozuelo de Alarcón (Madrid) y que fueron detenidos en un gran dispositivo policial en febrero que los agentes bautizaron como Operación Toga, por la implicación en la red de un abogado con pasado neonazi. La organización de los Al Moudi introduce hachís en España procedente de Marruecos y con las ganancias obtenidas se dedica a traficar con todo tipo de sustancias estupefacientes, incluida la cocaína. 

La investigación de la Brigada Central de Estupefacientes de la Policía permitió llegar hasta los guardias civiles, que cobrarían “importantes sumas de dinero” a cambio de facilitar el paso de los camiones con el hachís por el puesto fronterizo de Algeciras, precisan las mismas fuentes. Uno de los guardias detenidos y encarcelado pertenece a la Sección Fiscal en Tarifa y era quien mantenía contacto directo con un destacado miembro español de la banda de los Al Moudi. 

El otro agente, señalan las citadas fuentes, es corrompido por su compañero y presta servicio en Aduanas de Algeciras, pero se presentó a los narcos como miembro del Servicio Cinológico. La detección de este segundo colaborador de los narcos, que no mantenía contacto constante con los ‘narcos’ fue especialmente ardua. En la investigación ha participado el Servicio de Asuntos Internos del instituto armado que fue el encargado de practicar las detenciones.

En el registro del domicilio del guardia de Aduanas se encontrado un ‘kit’ de telefonía móvil de seguridad, de la que utilizan habitualmente las organizaciones de narcotraficantes, según las fuentes consultadas. Estos terminales cuentan con aplicaciones de cifrado de las conversaciones, lo que impide intervenir las comunicaciones, además de eliminar automáticamente los mensajes. 

La participación de los guardias civiles se producía en la fase de introducción del hachís en España por el puerto de Algeciras. Los hermanos Al Moudi distribuían su costo por Europa, principalmente Holanda, y con las ganancias compraban cocaína a narcotraficantes colombianos, para su posterior venta. Para introducir el hachís en Europa los traficantes utilizaban medios aéreos, marítimos y terrestres. Uno de los métodos utilizados era ocultar la droga en camiones previo conciertos con los guardias civiles detenidos para que no fueran registrados o la inspección fuera solo en apariencia. 

Los agentes de la Sección IV de Estupefacientes de la UDYCO Central comenzaron sus pesquisas en agosto de 2020. El pasado mes de febrero se produjo la explotación de la operación, con la detención de los tres hermanos marroquíes y la incautación de 600 kilos de cocaína. En el chalet de La Finca, los agentes encontraron una colección de vehículos de alta gama. Dos de los hermanos Al Moudi fueron enviados a prisión por el Juzgado de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional y el tercero, que actuaría como testaferro, quedó en libertad tras pagar una fianza. Ocurrió igual con el abogado detenido. La peligrosidad del grupo, que escondía una colección de armas, necesitó de la intervención del Grupo Especial de Operaciones (GEO) de la Policía el día de los arrestos.

[En una primera versión de esta información se situaba por error a uno de los dos guardias detenidos prestando servicio en Guías Caninos cuando es un agente destinado en el Servicio de Aduanas de Algeciras, como aparece ya en el texto actualizado]

Etiquetas
Publicado el
4 de julio de 2021 - 22:23 h

Descubre nuestras apps

stats