eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El nuevo líder del bloque gobernante sudafricano pide unidad y vigilar la corrupción

- PUBLICIDAD -
El nuevo líder del bloque gobernante sudafricano pide unidad y vigilar la corrupción

El nuevo líder del bloque gobernante sudafricano pide unidad y vigilar la corrupción

El vicepresidente de Sudáfrica y nuevo líder del gobernante Congreso Nacional Africano (CNA), Cyril Ramaphosa, cerró hoy la 54ª conferencia nacional del partido con una llamada a la unidad y puso entre sus prioridades temas como la mejora de la economía, la corrupción o el reparto de la tierra.

En su discurso de cierre del encuentro, que se celebraba desde el sábado en Johannesburgo y se prolongó hasta esta madrugada, Ramaphosa agradeció a los miembros del partido haber derrotado las "especulaciones" que apuntaban a que el movimiento "colapsaría" debido a las fracturas internas que enfrentaba en esta conferencia.

"Aún estamos aquí, en pie casi 106 años después, unidos", aseguró el vicepresidente, que este lunes derrotó por un margen mínimo a su rival en la carrera por el liderazgo del partido, la expresidenta de la Unión Africana Nkosazana Dlamini-Zuma, quien contaba con el respaldo del presidente Jacob Zuma.

No obstante, Ramaphosa reconoció que, tras 23 años en el poder (desde la llegada de la democracia), el antiguo movimiento de liberación atraviesa un momento "crítico" si quiere seguir representando "las esperanzas, los deseos" y "las preocupaciones" de la mayoría de los sudafricanos.

"Quieren un CNA que use la administración pública no para servir intereses particulares sino para construir un verdadero estado desarrollado y una economía vibrante e inclusiva que cree trabajo y mejore las vidas", expuso.

"La corrupción debe pararse y debe pararse ya", recalcó.

Sus palabras buscan dar un nuevo rumbo a un CNA cuya imagen se ha visto dañada por los múltiples escándalos de corrupción que salpican directamente al presidente Zuma, hasta ahora también líder del partido.

Ramaphosa repasó también otras de las líneas políticas a trabajar acordadas por el partido, como modificar las leyes para dar al Gobierno mecanismos para expropiar tierras sin compensación a aquellos que se las quitaron por la fuerza a sus dueños tradicionales.

El vicepresidente fue enfático al considerar esto un tema hacia la meta de conseguir una "transformación socioeconómica radical" de Sudáfrica, en aceptación de lo que ha acordado la mayoría del partido, y sus palabras fueron recibidas con vítores.

No obstante, Ramaphosa puntualizó que se hará asegurando que no se "socava la economía".

"Manejaremos la implementación de este proceso con el debido cuidado en interés de nuestro pueblo", precisó.

Otros temas destacados por el nuevo líder del CNA fueron la lucha contra la desigualdad de género y el sida o la restauración de las relaciones del partido con sus aliados históricos, los sindicatos y el Partido Comunista de Sudáfrica (SACP).

Además, el partido acordó que impulsará una "degradación" de categoría de la embajada sudafricana en Israel, en protesta por la opresión del pueblo palestino y al hilo de la decisión de Estados Unidos de mover su sede diplomática a Jerusalén.

El CNA escogió el pasado lunes como nuevo líder a Ramaphosa, de 65 años, en una dividida votación interna en la que recibió 2.440 votos frente a los 2.261 que recibió su rival.

Mientras que a Dlamini-Zuma se la percibía como una candidata de continuidad respecto al Gobierno del actual presidente (su exmarido), Ramaphosa tiene un perfil más moderado dentro del partido y era la opción favorita para los sectores empresariales.

Pese a que Zuma se mantendrá como jefe de Estado hasta 2019 -cuando se cumple el fin de su segundo y último mandato permitido-, corresponde a Ramaphosa orientar el aparato del partido y alimentar un nuevo tono político que encamine al oficialismo hacia una nueva victoria en las próximas elecciones.

El CNA ha ganado todos los comicios generales desde la llegada de la democracia (1994) con más del 60 % de los sufragios, por lo que Ramaphosa tiene buena parte del camino recorrido para convertirse en el próximo presidente de Sudáfrica.

Por su parte, Zuma cierra su etapa de liderazgo en horas bajas por el estancamiento de la economía, indicadores muy negativos en áreas como el desempleo o la criminalidad y, sobre todo, por los múltiples escándalos de corrupción que le salpican directamente.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha