La portada de mañana
Acceder
Andalucía destina 120 millones más en contratos a dedo para derivar a la privada
El asesor de Ábalos usó el cargo para ofertar mascarillas en plena pandemia
Opinión - ¿Qué era y qué es la izquierda? Por Neus Tomàs

Feijóo recula y acepta ahora renovar el Poder Judicial con la ley actual tras la exigencia de Bruselas

Aitor Riveiro

0

“Hagamos la ley y renovemos de forma simultánea”. Así ha vuelto a virar el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, su posición sobre el desbloqueo del Consejo General del Poder Judicial, cuyo mandato está caducado desde hace un lustro por la negativa de la derecha a renovar el organismo. Este lunes, el portavoz del partido, Borja Sémper, negó esta opción y reclamó un nuevo sistema de nombramientos de los vocales del CGPJ. Pero la presión de Bruselas ha obligado al PP a recular. Y por boca de su presidente.

“Hagamos una apuesta por la independencia, hagamos una ley para incidir en esa independencia y renovemos el Consejo. Esto se puede hacer de forma simultánea”, ha asegurado Feijóo en una entrevista en la Cope. El PP asume así que la renovación del CGPJ se haga con la actual ley, por lo que los 20 vocales los elegirían las Cortes, y dejaría para una futura negociación el nuevo sistema.

Eso sí, la modificación de la ley tendría que producirse a la vez que la renovación del actual CGPJ. Feijóo lo ha explicado de diferentes formas en varios momentos de la entrevista, pero siempre con la misma idea: “Hagamos un proyecto de ley y renovemos el Consejo. Firmemos un pacto de forma pública y notoria con ese proyecto de ley, y a la vez que renovamos el Consejo, ese proyecto de ley entra en la Cámara y lo presentamos como un pacto público. Nos pueden engañar durante la tramitación, pero algún riesgo debemos correr”.

Feijóo devuelve así a su partido a la posición de 2022, cuando el PP y el Gobierno estuvieron a punto de cerrar el acuerdo para renovar el CGPJ. Entonces se cruzó la reforma del Código Penal para derogar la sedición y reformar la malversación. El PP detuvo las conversaciones y cerró cualquier opción a desbloquear el órgano constitucional si no se aprobaba antes una reforma del sistema de designación que deje en manos de los jueces la elección de 12 de los 20 vocales. Horas después, su nuevo portavoz en el Congreso, Miguel Tellado, era menos cordial. “Estamos dispuestos a avanzar al mismo tiempo que avanzamos en la ley. Pero el PSOE no nos va a tomar el pelo”, ha dicho él en rueda de prensa.

El propio Feijóo lo reiteró en mayo: “Estoy a favor de una reforma inmediata de la Ley Orgánica del Poder Judicial y en base a esa reforma, inmediatamente renovar y actualizar el Consejo General del Poder Judicial”. Y este lunes por la mañana, su portavoz nacional. En su estreno oficial en el cargo, Borja Sémper apuntó que el PP no se sentará a negociar la nueva composición del órgano de gobierno de los jueces si antes no se modifica la ley que determina la fórmula en la que se eligen los vocales del consejo. “Sin reforma no hay renovación”, apuntaron luego fuentes de la dirección. “Si no hay reforma en los términos que queremos, no hay posibilidad”, zanjaron.

Pero la Comisión Europea lanzó ayer por la tarde un mensaje que ya ha reiterado muchas veces. El comisario de Justicia, Didier Reynders, aseguró que la “prioridad” es renovar el Poder Judicial antes de reformar el sistema. A su lado estaba el ministro de la Presidencia y de Justicia, Félix Bolaños.

Este martes, la portavoz del Gobierno, Pilar Alegría, ha exigido al PP que deje las excusas para no renovar el Poder Judicial y cumpla la ley. “Primero que cumpla la Constitución, luego se podrá dialogar”, ha planteado en referencia a la reclamación de los populares de un cambio en el sistema de elección de los jueces. 

“Ya no sé qué más tiene que pasar”, ha dicho Alegría tras el llamamiento de la Comisión Europea a cumplir con la legalidad vigente antes de abordar una posible reforma. “Es improrrogable cumplir con este mandato legal, los constitucionalistas cumplen con la ley y el PP tiene que hacer ese ejercicio”, ha subrayado.