El PP pasa del indulto por corrupción a la petición de dimisiones

El líder de UDC, Josep Antoni Duran i Lleida

eldiario.es

En menos de un año el Partido Popular ha pasado de indultar a miembros de Unió Democrática de Catalunya (UDC) acusados de prevaricación y malversación de caudales públicos a pedir la dimisión inminente del máximo responsable de esta formación, Josep Antoni Durán i Lleida. Dos respuestas muy diferentes para dos casos que presentan similitudes.

El fiscal se inmola para que Unió admita que se financió ilegalmente

El fiscal se inmola para que Unió admita que se financió ilegalmente

En marzo de 2012, el Consejo de Ministros aprobó los indultos de Josep Maria Servitje y Víctor Manuel Lorenzo Acuña, ambos militantes de la democracia cristiana catalana y condenados a penas de prisión por el 'caso Treball'. Servitje, secretario general del Departamento de Trabajo de la Generalitat en la época de Pujol, y Acuña, militante y excuñado del diputado Josep Sánchez Llibre, fueron condenados en 2009 a penas de prisión (cuatro años y seis meses, y dos años y tres meses, respectivamente) por la Audiencia de Barcelona. La acusación demostró que habían desviado 7,6 millones de pesetas (unos 44.000 euros) del Departamento de Trabajo mediante la contratación de estudios inútiles o plagiados a empresarios afines.

Para evitar la pena de prisión, el Gobierno de Rajoy les permitió saldar sus cuentas con la Justicia, a través del indulto, con una multa de 3.600 euros. El ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, defendió el indulto con "razones humanitarias" en relación a la avanzada edad de los condenados.

Cuando otro viejo escándalo de UDC cobra actualidad, el PP cambia de actitud. En esta ocasión se trata del caso Pallerols, por el que la formación democristiana ha pactado con la Fiscalía pagar 388.000 euros desviados que estaban destinados a cursos de formación para desempleados. Con el acuerdo alcanzado en la Audiencia de Barcelona, los acusados asumen su culpabilidad pero evitan las penas de prisión. Además, el trato impide que Duran i Lleida pase por el juzgado para declarar.

En 2000, el ya entonces líder de UDC aseguró que si se demostraba que había un fraude en la financiación del partido él renunciaría a su cargo. Por el momento se niega. Todos los grupos políticos, incluido el PP, se han mostrado de acuerdo en la necesidad de que el dirigente democristiano asuma sus responsabilidades. Solo el Gobierno se ha permitido un guiño con Duran i Lleida con el indulto hace 10 meses de los implicados en el 'caso Treball'.

Indulto del Gobierno a Servitje y Acuña

Etiquetas
Publicado el
10 de enero de 2013 - 19:18 h

Descubre nuestras apps