El ministro de Exteriores asegura que España estará “junto a sus socios” en el conflicto con Rusia

Irene Castro

0

España no se quedará al margen de una hipotética operación militar contra Rusia si así lo decide EEUU, a pesar de los recelos que esa opción despierta en el socio minoritario del Gobierno. El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, José Manuel Albares, ha asegurado que aún no ha llegado ese momento pese al incremento de la tensión en la zona y ha defendido dar “una oportunidad al diálogo” que este mismo viernes tiene una cita importante con la reunión del ministro ruso de exteriores, Serguéi Lavrov, y del secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, en Ginebra. En todo caso, ha lanzado un mensaje hacia fuera al asegurar que España estará con los aliados europeos y de la OTAN, y también hacia adentro al recordar a Unidas Podemos que es Pedro Sánchez quien fija la política exterior.

José Manuel Albares: "Se impidió el salto de la valla de 1.000 personas en Navidad y eso sería muy difícil sin la colaboración de Marruecos"

Saber más

“Vamos a darle una oportunidad al diálogo y eso es lo que está empujando españa. Si el diálogo no diera sus frutos, por supuesto, España estará junto a sus socios de la UE y de la OTAN en la disuasión”, ha afirmado el ministro en un desayuno informativo organizado por Europa Press después de que el Ministerio de Defensa haya anunciado el anunciado el envío de dos buques al Mar Negro y está valorando un despliegue aéreo de cazas en Bulgaria en un movimiento que ya estaba programado pero que se ha adelantado por la situación en la región. “No hagamos política ficción, no anticipemos escenarios en los que no estamos”, ha insistido Albares que en todo caso quiere presentarse como un socio fiable para EEUU, donde estuvo esta misma semana y mantuvo encuentros de máximo nivel, entre ellos con Blinken.

“No podemos volver atrás a tiempos en los que ni siquiera como hipótesis la resolución de los conflictos sea a través de la fuerza armada. Eso es inaceptable”, ha reconocido el jefe de la diplomacia española: “Si hay diferencias, dudas –un Estado puede tener dudas–, dialoguemos, ese es el escenario en el que estamos, por el que apostamos. Pero diálogo no es negociación: no podemos aceptar cosas inaceptables. Nadie puede marcarle a la UE o a la OTAN quién puede ser o no su miembro. No podemos transigir sobre la soberanía e integridad territorial de un Estado”, ha explicado sobre la situación de Ucrania. 

Albares ha cargado contra la posición de Vladimir Putin respecto a Ucrania: “Europa es progreso y, por tanto, es mirar hacia el futuro. Volver atrás es volver a etapas ya superadas de muros y de vallas, volver a las etapas de las esferas de influencia. Es inaceptable volver a los tiempos donde un país dictaba a otro qué esquema de seguridad debía de tener, dictaba a otro quiénes debian ser los miembros de una organización determinada. No es así como se ha conseguido la paz en Europa”.

La pretensión del Ejecutivo de Sánchez, en buena medida en la cumbre de la OTAN que se celebrará en Madrid a finales de junio, es presionar para que los aliados refuercen el flanco sur al igual que España apoya las fronteras en el este. “Si hablamos de OTAN 360º habrá que hacer una reflexión porque el Mediterráneo, más allá el Sahel y más allá el África subsahariana son una fuente de oportunidades; pero también hay muchos retos a los que tenemos que enfrentarnos”, ha señalado el ministro, que se ha referido al yihadismo que “está muy lejos de desaparecer” o los “tráficos ilícitos” de armas, estupefacientes o seres humanos que se producen en el Sahel.

Aviso a Unidas Podemos: “La acción exterior la marca Sánchez”

Ante las críticas de Podemos –el exvicepresidente Pablo Iglesias ha asegurado en un artículo en Ctxt que sería un “error” que el Gobierno se comprometiera “con entusiasmo” a apoyar acciones militares contra Rusia–, el ministro de Exteriores ha advertido de que es Pedro Sánchez el que fija la estrategia diplomática. “La acción exterior de España la marca el presidente del Gobierno”, ha dicho. Así, ha reducido la posición de Podemos, que criticó en un comunicado el envío de tropas a la región, al asegurar que “el Gobierno se expresa todos los martes a través de múltiples decisiones en el Consejo de Ministros”, ha explicado en referencia a la prórroga de las misiones en el exterior que el Ejecutivo decidió en el mes de diciembre. “Eso es lo que demuestra la cohesión del Gobierno bajo la dirección del presidente del Gobierno. No hay en ese sentido ninguna discrepancia”, ha zanjado.

Preguntado por si le genera incomodidad la posición del socio minoritario, también le ha quitado importancia: “Es el presidente del Gobierno el que marca la acción exterior y yo me siento muy cómodo bajo las directrices del presidente del Gobierno”. 

La crisis con Rusia no repercutirá en el gas de España

El titular de Exteriores considera, no obstante, que el incremento de la tensión con Rusia no va a tener consecuencias para el suministro del gas, al menos para España. “Esperemos que no [ha contestado]. El suministro energético español es muy poco dependiente del este”. Albares ha asegurado que el principal proveedor es Argelia y que ese suministro está “totalmente garantizado”, a pesar de las dudas que hubo en septiembre ante el cierre de uno de los gasoductos con los que emite el gas por la crisis con Marruecos. Aun así, ha dicho que es una situación que se está “analizando” en el seno de la UE y ha reconocido que “hay cosas mucho más graves que están en juego”: “Es la propia esencia de Europa la que está en juego”. 

Albares ha insistido en que las relaciones con Marruecos se van recomponiendo, a pesar de que la embajadora aún no ha regresado tras la crisis por la presencia del líder del Frente Polisario para recibir tratamiento sanitario y de que el portavoz del Gobierno, Mustafa Baytas, reclamara este jueves “fidelidad respecto a la causa nacional del Sáhara” a España para poder avanzar en sus relaciones diplomáticas después de los gestos de acercamiento mostrados esta semana por el rey Felipe VI.

El ministro ha insistido en que tiene una excelente relación con su homólogo, Naser Burita, aunque no tiene previsto viajar al país vecino: “Hablamos con mucha frecuencia, hay muchísimas personas en España y en Marruecos que estamos trabajando por construir la relacion del siglo XXI”. A pesar de que la embajadora no ha vuelto tras ser llamada a consultas, ha asegurado que las relaciones diplomáticas se han mantenido y que hay representación consular en la embajada en Madrid. “Se impidió el salto de la valla de 1.000 personas en Navidad y eso sería muy difícil sin la colaboración de Marruecos”, afirmó recientemente en una entrevista en elDiario.es

Precisamente este viernes Albares se reunirá de nuevo con el enviado de la ONU al Sahara Occidentes, Staffan de Mistura, a quien España ha puesto medios, como un avión de las Fuerzas Armadas para sus desplazamientos. “España lo que quiere es desbloquear ese conflicto, ofrecer un horizonte de esperanza a miles de personas que lo están esperando”, ha dicho el jefe de la diplomacia, que evita mostrar una posición concreta del Gobierno más allá de las “pistas” que dan las resoluciones de la ONU: “Queremos una solucion politica mutuamente aceptable para las partes”. 

España no se quedará al margen de una hipotética operación militar contra Rusia si así lo decide EEUU, a pesar de los recelos que esa opción despierta en el socio minoritario del Gobierno. El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, José Manuel Albares, ha asegurado que aún no ha llegado ese momento pese al incremento de la tensión en la zona y ha defendido dar “una oportunidad al diálogo” que este mismo viernes tiene una cita importante con la reunión del ministro ruso de exteriores, Serguéi Lavrov, y del secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, en Ginebra. En todo caso, ha lanzado un mensaje hacia fuera al asegurar que España estará con los aliados europeos y de la OTAN, y también hacia adentro al recordar a Unidas Podemos que es Pedro Sánchez quien fija la política exterior.

José Manuel Albares: "Se impidió el salto de la valla de 1.000 personas en Navidad y eso sería muy difícil sin la colaboración de Marruecos"

Saber más

“Vamos a darle una oportunidad al diálogo y eso es lo que está empujando españa. Si el diálogo no diera sus frutos, por supuesto, España estará junto a sus socios de la UE y de la OTAN en la disuasión”, ha afirmado el ministro en un desayuno informativo organizado por Europa Press después de que el Ministerio de Defensa haya anunciado el anunciado el envío de dos buques al Mar Negro y está valorando un despliegue aéreo de cazas en Bulgaria en un movimiento que ya estaba programado pero que se ha adelantado por la situación en la región. “No hagamos política ficción, no anticipemos escenarios en los que no estamos”, ha insistido Albares que en todo caso quiere presentarse como un socio fiable para EEUU, donde estuvo esta misma semana y mantuvo encuentros de máximo nivel, entre ellos con Blinken.

“No podemos volver atrás a tiempos en los que ni siquiera como hipótesis la resolución de los conflictos sea a través de la fuerza armada. Eso es inaceptable”, ha reconocido el jefe de la diplomacia española: “Si hay diferencias, dudas –un Estado puede tener dudas–, dialoguemos, ese es el escenario en el que estamos, por el que apostamos. Pero diálogo no es negociación: no podemos aceptar cosas inaceptables. Nadie puede marcarle a la UE o a la OTAN quién puede ser o no su miembro. No podemos transigir sobre la soberanía e integridad territorial de un Estado”, ha explicado sobre la situación de Ucrania. 

Albares ha cargado contra la posición de Vladimir Putin respecto a Ucrania: “Europa es progreso y, por tanto, es mirar hacia el futuro. Volver atrás es volver a etapas ya superadas de muros y de vallas, volver a las etapas de las esferas de influencia. Es inaceptable volver a los tiempos donde un país dictaba a otro qué esquema de seguridad debía de tener, dictaba a otro quiénes debian ser los miembros de una organización determinada. No es así como se ha conseguido la paz en Europa”.

La pretensión del Ejecutivo de Sánchez, en buena medida en la cumbre de la OTAN que se celebrará en Madrid a finales de junio, es presionar para que los aliados refuercen el flanco sur al igual que España apoya las fronteras en el este. “Si hablamos de OTAN 360º habrá que hacer una reflexión porque el Mediterráneo, más allá el Sahel y más allá el África subsahariana son una fuente de oportunidades; pero también hay muchos retos a los que tenemos que enfrentarnos”, ha señalado el ministro, que se ha referido al yihadismo que “está muy lejos de desaparecer” o los “tráficos ilícitos” de armas, estupefacientes o seres humanos que se producen en el Sahel.

Aviso a Unidas Podemos: “La acción exterior la marca Sánchez”

Ante las críticas de Podemos –el exvicepresidente Pablo Iglesias ha asegurado en un artículo en Ctxt que sería un “error” que el Gobierno se comprometiera “con entusiasmo” a apoyar acciones militares contra Rusia–, el ministro de Exteriores ha advertido de que es Pedro Sánchez el que fija la estrategia diplomática. “La acción exterior de España la marca el presidente del Gobierno”, ha dicho. Así, ha reducido la posición de Podemos, que criticó en un comunicado el envío de tropas a la región, al asegurar que “el Gobierno se expresa todos los martes a través de múltiples decisiones en el Consejo de Ministros”, ha explicado en referencia a la prórroga de las misiones en el exterior que el Ejecutivo decidió en el mes de diciembre. “Eso es lo que demuestra la cohesión del Gobierno bajo la dirección del presidente del Gobierno. No hay en ese sentido ninguna discrepancia”, ha zanjado.

Preguntado por si le genera incomodidad la posición del socio minoritario, también le ha quitado importancia: “Es el presidente del Gobierno el que marca la acción exterior y yo me siento muy cómodo bajo las directrices del presidente del Gobierno”. 

La crisis con Rusia no repercutirá en el gas de España

El titular de Exteriores considera, no obstante, que el incremento de la tensión con Rusia no va a tener consecuencias para el suministro del gas, al menos para España. “Esperemos que no [ha contestado]. El suministro energético español es muy poco dependiente del este”. Albares ha asegurado que el principal proveedor es Argelia y que ese suministro está “totalmente garantizado”, a pesar de las dudas que hubo en septiembre ante el cierre de uno de los gasoductos con los que emite el gas por la crisis con Marruecos. Aun así, ha dicho que es una situación que se está “analizando” en el seno de la UE y ha reconocido que “hay cosas mucho más graves que están en juego”: “Es la propia esencia de Europa la que está en juego”. 

Albares ha insistido en que las relaciones con Marruecos se van recomponiendo, a pesar de que la embajadora aún no ha regresado tras la crisis por la presencia del líder del Frente Polisario para recibir tratamiento sanitario y de que el portavoz del Gobierno, Mustafa Baytas, reclamara este jueves “fidelidad respecto a la causa nacional del Sáhara” a España para poder avanzar en sus relaciones diplomáticas después de los gestos de acercamiento mostrados esta semana por el rey Felipe VI.

El ministro ha insistido en que tiene una excelente relación con su homólogo, Naser Burita, aunque no tiene previsto viajar al país vecino: “Hablamos con mucha frecuencia, hay muchísimas personas en España y en Marruecos que estamos trabajando por construir la relacion del siglo XXI”. A pesar de que la embajadora no ha vuelto tras ser llamada a consultas, ha asegurado que las relaciones diplomáticas se han mantenido y que hay representación consular en la embajada en Madrid. “Se impidió el salto de la valla de 1.000 personas en Navidad y eso sería muy difícil sin la colaboración de Marruecos”, afirmó recientemente en una entrevista en elDiario.es

Precisamente este viernes Albares se reunirá de nuevo con el enviado de la ONU al Sahara Occidentes, Staffan de Mistura, a quien España ha puesto medios, como un avión de las Fuerzas Armadas para sus desplazamientos. “España lo que quiere es desbloquear ese conflicto, ofrecer un horizonte de esperanza a miles de personas que lo están esperando”, ha dicho el jefe de la diplomacia, que evita mostrar una posición concreta del Gobierno más allá de las “pistas” que dan las resoluciones de la ONU: “Queremos una solucion politica mutuamente aceptable para las partes”. 

España no se quedará al margen de una hipotética operación militar contra Rusia si así lo decide EEUU, a pesar de los recelos que esa opción despierta en el socio minoritario del Gobierno. El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, José Manuel Albares, ha asegurado que aún no ha llegado ese momento pese al incremento de la tensión en la zona y ha defendido dar “una oportunidad al diálogo” que este mismo viernes tiene una cita importante con la reunión del ministro ruso de exteriores, Serguéi Lavrov, y del secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, en Ginebra. En todo caso, ha lanzado un mensaje hacia fuera al asegurar que España estará con los aliados europeos y de la OTAN, y también hacia adentro al recordar a Unidas Podemos que es Pedro Sánchez quien fija la política exterior.

José Manuel Albares: "Se impidió el salto de la valla de 1.000 personas en Navidad y eso sería muy difícil sin la colaboración de Marruecos"

Saber más

“Vamos a darle una oportunidad al diálogo y eso es lo que está empujando españa. Si el diálogo no diera sus frutos, por supuesto, España estará junto a sus socios de la UE y de la OTAN en la disuasión”, ha afirmado el ministro en un desayuno informativo organizado por Europa Press después de que el Ministerio de Defensa haya anunciado el anunciado el envío de dos buques al Mar Negro y está valorando un despliegue aéreo de cazas en Bulgaria en un movimiento que ya estaba programado pero que se ha adelantado por la situación en la región. “No hagamos política ficción, no anticipemos escenarios en los que no estamos”, ha insistido Albares que en todo caso quiere presentarse como un socio fiable para EEUU, donde estuvo esta misma semana y mantuvo encuentros de máximo nivel, entre ellos con Blinken.