Sánchez citó a Gabilondo en Moncloa para interesarse por la situación del Gobierno de la Comunidad de Madrid

El portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo, y la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, en una sesión parlamentaria.

Pedro Sánchez ha ido recuperando levemente la vida de partido tras los meses más duros de la emergencia sanitaria. Ha reunido ya varias veces a la dirección del PSOE, a la que pidió arropar a los socialistas vascos y gallegos ante las elecciones del próximo 12 de julio, y se reunió este martes por la tarde con el portavoz en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo, para interesarse por la situación política en la región en un momento en el que el Gobierno de coalición de Isabel Díaz Ayuso con Ciudadanos atraviesa una gran crisis por el desastre de las residencias de mayores.

El presidente citó a Gabilondo en la Moncloa para un encuentro que en el entorno del portavoz enmarcan dentro de la "total normalidad", aunque Sánchez no mantiene ese tipo de contacto con otros líderes autonómicos. Díaz Ayuso se ha convertido en el gran ariete contra el Gobierno sin encontrar, según opinan en la dirección regional y en Ferraz, una respuesta contundente por parte del principal partido de la oposición. En esa situación, la cúpula socialista estudia cómo contraatacar ante el perfil moderado de Gabilondo.

"Repasaron la actualidad, la situación en la Comunidad de Madrid y abordaron la línea de actuación", expresan en el entorno del portavoz sobre esa reunión que enmarcan en la "habitual coordinación" también con el partido a nivel regional, liderado por José Manuel Franco, actual delegado del Gobierno.

Uno de los asuntos por los que se interesó el presidente fue la situación del Gobierno de la Comunidad de Madrid, que ha dejado negro sobre blanco sus profundas discrepancias entre el PP y Ciudadanos respecto a la gestión de la crisis en las residencias de mayores así como en la forma de enfocar la relación con la oposición de cara a la reconstrucción social y económica tras la pandemia. "La estrategia de Ciudadanos es incomprensible", llegó a decir Ayuso en una entrevista.

Las fuentes conocedoras del encuentro aseguran que no se abordó la posibilidad de presentar una moción de censura aprovechando la distancia de Ayuso con Ignacio Aguado y, de hecho, sostienen que no está sobre la mesa porque ni siquiera los números dan para que salga adelante dado que Ciudadanos no está por la labor de cambiar de socios.

En las filas del PSOE madrileño sostienen que no es necesario llegar a ese nivel de amenaza para hacer oposición, pero sí reclaman a Gabilondo una mayor dureza contra el Gobierno de Ayuso. De hecho, Ferraz busca fórmulas con los que contraatacar dado que el líder de los socialistas madrileños también tiene una posición delicada por la institucionalidad que se le confiere como delegado del Gobierno. La posibilidad de colocar una suerte de "perfil dos" para dar la respuesta, que, por su talante, el exministro rehuye, estuvo sobre la mesa en la última reunión de la ejecutiva regional. De ese encuentro también salió una resolución en la que se alababa el trabajo del Grupo Socialista en la Asamblea y "de manera destacada" el de Gabilondo. También se aludía a los alcaldes y alcaldesas.

En los últimos días Gabilondo ha elevado el tono contra el Gobierno de Ayuso al reclamar la destitución del consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, por "su deficiente gestión en la crisis sanitarias del COVID-19" ante la "grave desatención sanitaria a los pacientes residentes en las residencias de mayores de la Comunidad de Madrid". "Los hechos que se van conociendo, y las contradicciones de sus propias versiones y posiciones, hacen inviable la continuidad de su labor en asuntos decisivos para la resolución de problemas sanitarios en nuestra región", añadía la nota de prensa enviada al día siguiente de que El País revelara las advertencias que le había hecho el responsable de Políticas Sociales de su mismo Gobierno sobre las "condiciones indignas" en las que estaban falleciendo los ancianos en las residencia y que quedaron sin respuesta. Unos días antes, Infolibre publicaba que el Gobierno de Ayuso estableció un protocolo que fijaba "criterios de exclusión" para que no llegaran enfermos de las residencias a los hospitales. Ruiz Escudero aseguró que la orden envió "por error".

El PSOE, que había registrado en la Asamblea una petición de creación de una comisión de investigación sobre lo sucedido en las residencias de mayores -donde han fallecido unas 6.000 personas-, estudia ahora adherirse como acusación en las demandas presentadas contra la gestión del Gobierno regional. Esa es la próxima batalla que pretende dar la derecha: el PP de Pablo Casado ha pedido a todos sus cargos que acusen públicamente al vicepresidente de Derechos Sociales, Pablo Iglesias, de lo sucedido en las residencias durante la pandemia, a pesar de que las competencias las han mantenido las comunidades autónomas.

Etiquetas
Publicado el
10 de junio de 2020 - 21:52 h

Descubre nuestras apps

stats