El secreto de las banderas en la cumbre de Sánchez y Ayuso: una escenografía pactada por Moncloa y la Puerta del Sol

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se saludan durante su comparecencia ayer. EFE/Emilio Naranjo

Cada detalle medido y cada elemento colocado con precisión milimétrica. Los actos del presidente del Gobierno requieren un gran despliegue no solo de seguridad sino también de protocolo. La imagen manda. Y no fue menos la cumbre que Pedro Sánchez e Isabel Díaz Ayuso mantuvieron en la Real Casa de Correos, sede de la presidencia de la Comunidad de Madrid. Lo más llamativo en esa ocasión fueron las 24 banderas que escoltaban a los mandatarios durante la rueda de prensa: 12 españolas y otras tantas de la región (la roja con siete estrellas).

Ayuso responde a la mano tendida de Sánchez con una retahíla de reproches al Gobierno central

Ayuso responde a la mano tendida de Sánchez con una retahíla de reproches al Gobierno central

La colocación de ese "tapiz de banderas" fue una escenografía de la que se encargó el equipo de actos públicos de Moncloa de común acuerdo con la presidencia del Gobierno regional. El objetivo era tapar el muro que había al fondo y evitar una posible imagen de división entre los dos líderes al quedar colocados debajo de arcos distintos. Por eso se dispusieron todas las banderas que aparecían de fondo en el tiro de cámara para vestir el escenario.

Todo se había trabajado previamente por los equipos de Moncloa y la Puerta del Sol. Durante el fin de semana se habían cerrado los detalles del gabinete que crearían ambas administraciones para hacer frente a la segunda ola de la COVID-19 en la región. La Secretaría de Estado de Comunicación informó en un comunicado a través de Telegram del acuerdo cuando Sánchez y Ayuso apenas llevaban 45 minutos reunidos, aunque para el contenido hubo que esperar media hora.

No hay margen a la improvisación. Sánchez llegó a la Puerta del Sol con puntualidad británica al mediodía y le recibió Ayuso en la entrada. Ambos subieron las escaleras y el presidente firmó el libro de autoridades con un mensaje también medido: "Al pueblo de Madrid con profunda gratitud. La unión hace la fuerza". En un momento en que se suceden las protestas por las diferencias norte-sur en la capital ante el confinamiento selectivo de los barrios más humildes, Sánchez no se salió del guión en su apelación a la unidad.

Etiquetas
Publicado el
22 de septiembre de 2020 - 18:02 h

Descubre nuestras apps

stats