Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
Alfonso Galdón, el presidente del nuevo partido Valores, en una foto de archivo

Carmen Moraga / Santiago Cabrera Catanesi

17

Vox ya tiene otro nuevo competidor. Se llama Valores y está impulsado por Alfonso Galdón, que el pasado mes de septiembre se presentó a las primarias para presidir Vox Murcia y terminó dando un portazo a la formación de extrema derecha a la que acusó de “falta de democracia interna”. Su candidatura impugnó la del oficialista Jose Ángel Antelo ante el Comité Electoral del partido de Santiago Abascal el pasado 19 de septiembre por considerar que el proceso electoral estuvo “viciado desde el principio, con múltiples irregularidades.”

Vox desestimó su recurso, lo que desembocó en la baja como afiliado tanto de Galdón como de todos los miembros de su equipo. Y entonces adelantó sus intenciones de impulsar un “nuevo proyecto político”.

El pasado 11 de diciembre Valores quedó registrado en el Ministerio del Interior con el objetivo “de contribuir a la construcción de una sociedad basada en los valores que son cimientos y pilares de nuestra civilización”, y con una “inequívoca vocación de servicio a una sociedad que se autodisuelve y que camina sin rumbo cierto”, según explica Galdón a elDiario.es.

En aquellas primarias se abrieron unas heridas entre la dirección del partido de extrema derecha y Galdón imposibles de cerrar. “La candidatura de Antelo se presentó a los afiliados como el brazo armado de Vox en la Región, ninguneando así a los otros tres aspirantes y dando a entender que sólo era posible que ganaran ellos”, aseguró entonces en un comunicado, en el que zanjó: “No merece la pena seguir. Es una pérdida de tiempo”.

Algunas de las críticas de la candidatura de Galdón son similares a la de los tres diputados murcianos de Vox expulsados del partido por quitar de sus cuentas a dirigentes nacionales. El expresidente del Foro de la Familia asegura a este medio que no sabe lo que pasó realmente. “Lo que está claro es que el denominador común en España -en la denuncia de irregularidades internas- es el secretario general de Vox a nivel nacional, Ortega Smith: 'Algo tendrá el agua cuando la bendices'”.

Pese a sus discrepancias por motivos internos con Vox, el nuevo presidente de Valores comparte con la formación de Santiago Abascal muchos de sus principios ideológicos. De hecho, el propio Galdón se define en su cuenta de Twitter como “defensor de la Vida”, proclama su “No al aborto ni a la eutanasia” -“las políticas familiares son nulas y la cultura de la muerte se abre paso”, denuncia- y se declara “católico”.

Como defensor del modelo “tradicional de familia”, el partido también se muestra contrario al matrimonio homosexual. No obstante, el presidente de Valores asegura que de Vox les diferencian “muchas cosas, entre ellas, las formas y la democracia interna”. “Somos un partido muy joven, con la ilusión de un niño que va a poder jugar en primera división”. También coincide con Vox en criticar al Gobierno de Sánchez e Iglesias: “Asistimos a la imposición ideológica de un Gobierno que está más preocupado en sacar adelante sus proyectos personales que en la Unidad de España”, dice.

Este miércoles se presentarán en sociedad en un acto en el que se darán a conocer los miembros de la dirección, entre los que hay varios exmiembros de Vox. Será en Murcia, aunque Valores se ha registrado como un partido “de ámbito nacional”. De momento, no quieren desvelar nombres pero Galdón asegura que se irán “desvelando caras, algunas conocidas que provienen de Vox y de Avanza”, el partido ultraconservador que impulsó hace algo más de dos años el expresidente del Foro Español de la Familia y exsecretario de Estado con José María Aznar, Benigno Blanco, que no se ha integrado en Valores.

“También hay miembros de la Sociedad Civil, así como una importante representación del sector latino que conviven con nosotros en España desde hace más de 20 años y creemos que ya es hora de darles voz y visibilidad”, afirma. A su juicio, estos inmigrantes deben participar en la vida política: “Sus hijos han nacido aquí, compartimos una misma cultura y creencias”. “Ya está bien de que dejen de ser una cuota para los partidos de cara a la confección de listas, que es lo que han estado haciendo todos hasta hoy”, señala. Además, afirma que también habrá “un número importante de cargos que jamás han estado en ningún partido político y que representan a ese gran sector abstencionista que han estado huérfanos, hasta hoy, de partidos políticos a los que depositar su confianza”.

La nueva formación asegura que no tiene un censo oficial de afiliados dado que acaban de nacer pero sí disponen de gente suficiente para crear estructura en el 70% de los municipios de la Región de Murcia, en Almería, Granada, Jaén, Sevilla, Córdoba, Cádiz, Alicante, Valladolid y Madrid.

En cuanto a su financiación, explican: “Lo haremos con nuestros propios recursos”. “Pensamos que en un Estado como el nuestro, las asociaciones, los sindicatos, los partidos políticos no deben recibir dinero de la Administración. Ese dinero hace falta, por ejemplo, para crear escuelas y hospitales que tan necesarios se han visto en los últimos meses”, un discurso que también se escucha en Vox en donde están en contra de las subvenciones.

Sobre el espacio político que ocupara su formación, Galdón aseguró a este medio en octubre -cuando se dio de baja de Vox- que la extrema derecha se dividirá en dos: “Una más moderada -en la que nos encontramos nosotros- y los militaristas”. En la misma línea, el expresidente del Foro de la Familia aseguró que su discurso se diferenciará muy poco de otras agrupaciones conservadoras: “Nuestro ideario es un centro derecha, que cree en la propiedad privada, en la sanidad y la enseñanza pública”.

Uno de los precursores del veto parental

En mayo de 2018, el Foro de la Familia, encabezado por Galdón, convenció al Gobierno de Murcia para suspender las charlas sobre diversidad afectivo sexual. En consonancia con los ultracatólicos, Vox asumió políticamente el rechazo a que los alumnos recibieran formación LGTBI o en contra de la violencia de género al considerar que afectan a “la religión y a la moral” de las familias. De hecho, este fue uno de los puntos aceptados el pasado mes de julio durante la negociación para formar el Gobierno de PP y Ciudadanos e investir al popular Fernando López Miras al necesitar el apoyo externo de la formación de extrema derecha y, de nuevo, durante el mes de enero para aprobar los presupuestos de la Región de 2020. A los pocos meses, Galdón dimitió de su cargo dentro del Foro al reconocer abiertamente su apoyo al partido de extrema derecha del que ya no forma parte.

El Ministerio de Educación presentó en febrero ante el Tribunal Superior de Justicia de Murcia un recurso contra el veto parental implantado en la comunidad y ha solicitado, como medida cautelar y con carácter de urgencia, su suspensión. Un mes después, a dos días de que se declarase el estado de alarma, el TSJ murciano dio el visto bueno al recurso y suspendió cautelarmente la implantación del 'veto parental'.

Etiquetas
stats