La portada de mañana
Acceder
Un tercio de las oficinas de la Seguridad Social, en riesgo de cierre
La promesa del final de las mascarillas anticipa otra guerra política
Opinión - Apoteosis cuñada, por Antón Losada

Abascal muestra ahora su apoyo a Vox Baleares tras la marcha de una diputada del partido por presuntas irregularidades

El líder de Vox en Baleares, Jorge Campos, el presidente de Vox, Santiago Abascal, y la candidata al Congreso por Baleares, Malena Contestí, en el acto electoral de VOX en el Auditorium de Palma

Con un escueto burofax ha estallado una guerra interna en Vox Baleares, que ha estado tres días observando sin pronunciarse la dirección nacional del partido. El enfrentamiento comenzó por unos presuntos sueldos irregulares que cobraron varios miembros de Actua Baleares, los socios de Santiago Abascal en el archipiélago, y está protagonizado por dos altos cargos de esta formación: Jorge Campos, presidente de Actúa Baleares y Malena Contestí, diputada nacional. Finalmente a primera hora de este jueves la dirección de Vox mostraba su apoyo a Campos y a su equipo de dirección, sin realizar ninguna mención a Contestí.

Una diputada de Vox deja el partido en Baleares por falta de explicaciones ante unas presuntas irregularidades

Una diputada de Vox deja el partido en Baleares por falta de explicaciones ante unas presuntas irregularidades

"Comunico mi dimisión irrevocable y con efecto inmediato de todos mis cargos y ruego que con fecha de hoy se tramite mi baja del partido Actúa Baleares", solicitaba este martes Contestí a Campos a través de un fax, al que ha accedido eldiario.

Hasta este martes, Contestí era la vicepresidenta de la delegación autonómica. Aunque ha dimitido de este cargo y ha pedido también la suspensión de su afiliación, sí que mantiene su escaño en el Congreso de los Diputados. Esta abogada fue la única diputada que obtuvo Vox por Baleares el pasado 28 de abril. Por su parte, Campos es el presidente de la coalición de extrema derecha en el archipiélago y representante de esta formación en el Parlament balear.

Irregularidades económicas

El conflicto comenzó este lunes, después de que OkDiario y El Mundo informasen de presuntas irregularidades económicas en las cuentas de Actúa Baleares, así como de supuestos cobros por parte de cinco miembros de la cúpula de esta delegación de Vox, antes de la campaña electoral, por medio de facturas por asesorías jurídicas o financieras que no se habrían prestado.

Entre los nombres aportados por Okdiario citaban tanto a Campos como a Contestí. Sobre la diputada nacional, reseñaban que al ser letrada "al menos en este caso podría estar justificado el concepto de sus facturas". Esto sería extrapolable también a Campos, quien también es abogado, como han confirmado fuentes de Vox Baleares a eldiario.es.

Antes de que Contestí se desmarcase de la versión oficial, Campos cargó contra las publicaciones asegurando que era una "nueva campaña de difamación" y que todas las facturas "corresponden a trabajos realizados". Asimismo, aseguró que estas noticias estaban alentadas "por aquellos que sí querían sueldo, silla y poder".

De esta forma aludía a la extesorera de la formación, quien concurrió a las autonómicas como 'número 4' de Vox, pero que finalmente renunció a ser diputada, aseguran fuentes de su entorno. Según informó el periódico de Unidad Editorial, la extesorera dejó constancia ante notario de las "trabas encontradas" al auditar las cuentas del partido de extrema derecha, así como de "la imposibilidad de acceder a los datos bancarios, facturas, certificado digital, datos de donantes".

"Lo más limpio es dimitir"

Tras la publicación de esta información, la diputada nacional tomó la decisión de desvincularse de la marca autonómica de Vox. "Para seguir cumpliendo con mi acta de una manera limpia no puedo seguir en un sitio donde no me siento cómoda con ciertas informaciones y noticias. Lo más limpio ha sido presentar mi dimisión", explicó a Europa Press. Contestí también aseguró que no había recibido "explicaciones satisfactorias" por parte de la dirección autonómica.

Desde que se hizo pública la dimisión de su vicepresidenta, el partido ya no se centró sólo en dar su versión sobre las presuntas irregularidades publicadas, también pasaron a criticar la decisión de la diputada nacional y decir que formaba parte de un "complot". "La dirección nacional de Vox ha confirmado que Contestí ha sido presionada para renunciar a sus cargos en Actúa en una operación para intentar hacerse con el control del partido en Baleares", apuntó Vox Baleares este martes en un comunicado.

Vox se pronuncia 72 horas después

Asimismo, en esta nota de prensa, el partido aseguró que la dirección del partido también les "ha comunicado que Contestí se ha mostrado arrepentida de su error y de haber cedido a las presiones, por lo que se ha disculpado". Sin embargo, la diputada no transmite ese mensaje cuando se le pregunta por su decisión. "Me remito a mi comunicado de ayer [por este martes]", explica a eldiario.es, en alusión al anuncio de dimisión, en el que no mostraba duda de la decisión tomada.

Por su parte, Campos también aseguró en rueda de prensa que la "dirección nacional" del partido le apoyaba. "Así se lo ha comunicado Santi Abascal en llamada telefónica", explicaron en un comunicado de prensa. Desde la sede central de Vox en Madrid han necesitado tres días para expresar su apoyo a Campos. "No vamos a hacer declaraciones", se limitaban a responder este miércoles desde el equipo de prensa de Vox a nivel nacional.

Finalmente este jueves han hecho pública su postura. En un comunicado expresan su apoyo a Campos, aseguran que estas noticias – por las que ha llegado a dimitir una de sus diputadas en el Congreso – forman parte de una "maniobra de intoxicación". Asimismo anuncian que pondrán en marcha "una investigación interna para depurar responsabilidades". Desde el Comité de Garantías del partido analizarán "las responsabilidades de quienes de forma intencionada, o incluso de buena fe, han participado en este intento de voladura de Vox".

Campos, líder de Círculo Balear

Actúa Baleares nació en 2018 como resultado de la reconversión de la Fundación Círculo Balear (FNCB), una asociación de extrema derecha con casi dos décadas de historia en las islas. Jorge Campos dirigió la entidad durante la mayor parte de su existencia, aunque tuvo un período de "excedencia" mientras era director general de la Fundación para el Desarrollo Sostenible de Baleares, en la cual fue colocada a dedo por el PP. Cobró 51.469 euros durante diez meses de trabajo en este organismo público, que él mismo consideraba "prescindible".

Pocos meses después de su creación, Actúa Baleares, que está actualmente en proceso de fusión con Vox, firmó una coalición con el partido de Abascal para concurrir unidos al ciclo electoral de 2019. Al acto de presentación de la coalición, en el Campos se comprometió a combatir "el nacionalismo pancatalanista", acudieron Santiago Abascal y Ortega Lara, fundador de Vox. Abascal respaldó a Campos tanto en la campaña de las elecciones generales y como en la de las autonómicas, en las que consiguieron un diputado nacional -Malena Contestí- y 3 diputados autonómicos.

Etiquetas
Publicado el
7 de agosto de 2019 - 20:44 h

Descubre nuestras apps

stats