La portada de mañana
Acceder
Las dos facciones de la extrema derecha compiten por la hegemonía en Europa
ESPECIAL | Veneno en el grifo: ruta por la España sin derecho al agua potable
OPINIÓN | Hay un límite (por el momento), por Enric González

Juanma Moreno, “guapo, guapo” y 12 veces guapo en la caseta de CCOO en la Feria de Abril

Reunión del Consejo de Gobierno andaluz en la caseta del PP en la Feria de Abril.

SevillaelDiario.es

6

El dato del día en la Feria de Sevilla lo ha dado este martes el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, de paseo por las casetas del Real: el impacto económico de la fiesta supera los mil millones de euros, ha proclamado, antes de ir bajando escalones en el orden de magnitud: “Cada hora se mueven seis millones de euros”, lo que vienen a ser “unos 1.700 euros al segundo”.

Ahí se quedó, sin descender a más detalle ni mojarse tampoco respecto al modelo de Feria que prefiere, y que va a ser objeto de una consulta ciudadana entre el 23 y el 25 de abril: el actual de sábado a sábado (que se implantó en 2017 tras otro referéndum) o el clásico de lunes a domingo. La patronal sí lo sabe: “Los hoteleros y hosteleros afirman que les viene mejor tal como está y hay otros a los que les gusta el modelo clásico. Está muy dividido: que decidan los ciudadanos”, propone Moreno.

Seguro que al alcalde hispalense y compañero de partido, José Luis Sanz , le hubiese gustado que respaldase la opción tradicional, que es la que continuamente dice que le gusta aunque luego el gobierno local asegura que, formalmente, no respalda ni una opción ni otra porque no está bonito eso de condicionar el voto. Por cierto, que Moreno no podrá participar en este referéndum, porque está empadronado en Málaga.

El que sí que lo tiene claro es el líder de la oposición y secretario general del PSOE andaluz, Juan Espadas, que defiende el actual modelo, que para eso él mismo lo estableció cuando era alcalde de la ciudad. Ya puestos, lo que pide es que la consulta se haga “bien” y sea vinculante respecto a lo que digan los ciudadanos. ¿Y por qué le gusta más de sábado a sábado? Pues porque asegura que este formato ha generado “tal atracción e interés a nivel nacional e internacional” que cambiarlo ahora no va a reducir la masificación, y sí puede cuestionar los servicios que se prestan, de la luz a la movilidad.

San Telmo en el Real

El presidente de la Junta de Andalucía, principal plato político del martes, se había dejado ver con medio Gobierno andaluz en la caseta del PP. Allí estaban Rocío Díaz (Fomento), Catalina García (Salud), José Antonio Nieto (Justicia), Arturo Bernal (Turismo), Rocío Blanco (Empleo), Carolina España (Economía y Hacienda), Antonio Sanz (Presidencia), Jorge Paradela (Industria) y Carmen Crespo (Agricultura, Pesca y Agua), además de Antonio Repullo, mano derecha de Moreno en el PP andaluz.

A la consejera de Educación, Patricia del Pozo, no pudo asistir a este colorido Consejo de Gobierno porque le coincidió la hora con la entrega de los Claveles de la Prensa, los galardones que entrega la Asociación de la Prensa de Sevilla en su caseta. Al portavoz del Ejecutivo andaluz, Ramón Fernández-Pacheco, lo mandaron a un acto en la caseta de la Fundación Cajasol.

Moreno, con el cuerpo ya hecho a la Feria, se adentró en territorio comanche en una ronda que incluyó las casetas de UGT y CCOO, quizás para limar asperezas a cuenta del malestar que tienen porque lo de la concertación no va muy allá. “Un placer, como siempre, visitar la caseta de CCOO Andalucía. ¡Gracias por el cariño!”, dejó escrito en X, acompañando el texto de un vídeo donde le besan, le abrazan, le achuchan y le gritan 12 veces “¡guapo!”. Ni más ni menos.

Quizás por el calor que hacía en el Real, el presidente andaluz aprovechaba para anunciar que puede que haya piscinas privadas este verano en la Costa del Sol, una de las zonas más afectadas por la sequía, y en el resto de Andalucía. ¿De qué depende? De lo que decida cada uno de los ayuntamientos, como antes de que la Junta dijera que no habría piscinas privadas. Es decir, que tampoco se moja mucho, como en lo del formato de la Feria.

De Vox a Adelante Andalucía

Más tormentoso ha resultado el paso por el recinto ferial de la portavoz de Vox en el Congreso de los Diputados, Pepa Millán, que disparaba contra todo lo que se meneaba para no dejar títere con cabeza. La cordobesa, con pasado en Granada y Sevilla, y diputada por Madrid, quien dejaba entrever cierta nostalgia por la legislatura pasada en Andalucía, cuando el PP no tenía mayoría absoluta en el Parlamento andaluz y dependía del apoyo externo del partido ultra para aprobar iniciativas legislativas. Según Millán, desde que gobierna en solitario, Moreno “está dando continuidad a las políticas de la izquierda”, como demostrarían “las leyes de género” y las de memoria.

La combinación de Feria y política la mezcló mejor José Ignacio García, portavoz de Adelante Andalucía, que aprovechaba para pedir a Yolanda Díaz, ministra de Trabajo, que “se traiga un plan de inspecciones de empleo debajo del brazo porque la Feria no es Feria si no es con derechos laborales para todos”, reclamación que hizo extensiva para el resto de fiestas andaluzas. También exigió que se investigue el fallecimiento de un caballo durante el fin de semana: “No queremos una sociedad insensible ante esas imágenes de un caballo agonizando en la Feria”, por lo que reivindicó que todas las ferias habidas y por haber deben ser “con derechos para los animales”.

Etiquetas
stats