Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
El ataque limitado de Israel a Irán rebaja el temor a una guerra total en Oriente Medio
El voto en Euskadi, municipio a municipio, desde 1980
Opinión - Vivir sobre un polvorín. Por Rosa María Artal

La decisión de Catalunya aumenta la presión para extender la vacuna contra el virus del papiloma a todos los niños

El servicio de Ginecología del Hospital Clínico San Cecilio (Granada), en una fotografía de archivo.

Sofía Pérez Mendoza

3

Catalunya es la primera comunidad autónoma que va a incorporar la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (VPH) en el calendario vacunal de los niños a partir del próximo curso. Es una decisión inédita en España porque equipara la protección de los varones y las mujeres. La vacuna para las niñas de 11 y 12 años está financiada desde 2007. El paso de extenderlo a los dos sexos está siendo muy costoso, a pesar de que hay consenso científico en que la inyección protege a los niños de ciertos tipos de cáncer, como el de pene, el de ano o el de laringe, y contribuye a reducir la circulación y la transmisión del virus.

Tanto los hombres como las mujeres pueden ser portadores asintomáticos y vehículos de esta infección de transmisión sexual. Se calcula que la mayoría de personas sexualmente activas pueden contagiarse en algún momento de su vida. La Asociación Española de Pediatría lleva años instando, en línea con la Organización Mundial de la Salud, a vacunar a los varones. Las inyecciones están ya recomendadas en muchos calendarios europeos, como el austriaco, el belga, el checo, el irlandés, el italiano, el alemán, el noruego... Entre las excepciones están España, Grecia o Portugal, según los datos del Centro Europeo de Prevención y Control de las Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés).

¿Por qué aquí cuesta tanto? Los expertos lo ven un asunto económico. Cada dosis de la vacuna tiene un precio de 29,16 euros si se compra dentro de los acuerdos marco que cada tres años firma el Ministerio de Sanidad para la compra centralizada de vacunas y la pauta se completa con dos inyecciones, tres en el caso de mujeres mayores de 15 años. En la farmacia, fuera del Sistema Nacional de Salud, el coste es mucho mayor: cada inyección supera los 100 euros. “Hace tiempo que sabemos que es necesario pero es el doble de caro y los presupuestos de salud pública son los que son. Cortitos”, sostiene José Antonio Forcada, presidente de la Asociación Nacional de Enfermería y Vacunas (ANENVAC).

“El problema siempre es lo que cuesta”, opina también Valentín Pineda Solas, miembro del Consejo Asesor de Vacunaciones en Catalunya y del Comité de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría. Pero a renglón seguido afirma: “En este caso el coste-beneficio es indiscutible. Una cuarta parte de los cánceres relacionados con el VPH se da en varones, el más frecuente el orofaríngeo, por no hablar del problema menor de esta infección, las verrugas genitales. Son miles y miles de casos que van al médico, reciben tratamiento, a veces fracasa, vuelven a ir... son innumerables”.

El Govern va a invertir 8,2 millones de euros en comprar 175.000 dosis, 70.000 de las cuales son para varones.

El coste-beneficio es indiscutible, una cuarta parte de los cánceres relacionados con el VPH se da en varones

Valentín Pineda Solas, miembro del Comité Asesor de Vacunas de la AEP

Para los expertos consultados, la decisión de Catalunya aumentará la presión sobre el resto de comunidades y sobre el Ministerio de Sanidad para extender la vacunación a los hombres y salvar “la falta de equidad” entre territorios. Hace dos semanas, además, salió adelante una proposición no de ley del Partido Popular –sin vinculación legislativa– en la Comisión de Sanidad del Senado para vacunar a los adolescentes. “No hay dudas. Tenemos una magnífica vacuna para evitar la lesión. Previene en un porcentaje altísimo, cercano al 90%, que puedas infectarte de los nueve serotipos oncogénicos más frecuentes en nuestro medio”, recuerda Forcada, de ANENVAC.

Para aprobar un cambio en el calendario vacunal, primero debe proponerse desde la Ponencia de Vacunas y luego pasar por la Comisión de Salud Pública, donde están representadas la administración central y las autonómicas. Una portavoz de Sanidad asegura que la Ponencia “está estudiando este asunto” sin ofrecer más detalles.

Es cierto que en las mujeres hay más incidencia –un 14%, según los datos de los ECDC–, pero el virus puede tener graves consecuencias para ambos sexos. Según la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria, esta enfermedad de transmisión sexual es responsable de un 5% de los tumores humanos y casi el 100% de los cánceres de cuello de útero son atribuidos al VPH. Una persona puede tener VPH y no darse cuenta. Sin embargo, en algunos casos, la infección puede agravarse y desembocar en una lesión precancerosa y finalmente en un tumor. Una dolencia así tarda en aparecer hasta una década, no es inmediata tras la infección.

El paso de los años ha permitido que vean la luz las primeras investigaciones que demuestran la eficacia de la vacuna. Un estudio publicado recientemente en The Lancet certifica una reducción del 87% de esta enfermedad en mujeres vacunadas a los 12 y 13 años en comparación con la población no inmunizada en Inglaterra. La clave, asegura Forcada, es vacunar a las niñas antes de que comience su vida sexual. E igualmente a los niños.

Entre los países que han ampliado la cobertura a los varones destaca el caso de Australia, que en el año 2007 se convirtió en el primer país en poner en marcha una vacuna gratuita contra el VPH para las adolescentes y cinco años más tarde lo amplió a ambos sexos. Una investigación concluyó en 2018 que el país estaba en camino de erradicar el cáncer de cuello de útero en los siguientes 20 años.

Las primeras acciones se dirigieron a vacunar a las mujeres por este motivo. 15 años después de empezar a financiar las inyecciones para las niñas, la cobertura vacunal es relativamente buena: supera el 81%, según los últimos datos de Sanidad. “Es un proceso lógico. Empezó en mujeres porque el cáncer más frecuente es el cervical pero se ha visto que funciona muy bien y ahora es momento de dar otro paso para cerrar el círculo en una infección de transmisión sexual”, considera Pineda.

Además, la Organización Mundial de la Salud acaba de confirmar que una sola dosis tiene una eficacia comparable a la pauta de dos y tres inyecciones, lo que reduciría la inversión necesaria para proteger a las adolescentes y daría espacio para invertir en los varones. Un documento firmado por varias sociedades científicas españolas en 2011 ya apuntaba que “la vacunación en varones podría llegar a ser eficiente” para algunos tumores. El calendario vacunal español sí incluye la vacuna contra el VPH para algunos colectivos de riesgo, como varones homosexuales hasta los 26 años.

Etiquetas
stats