Los casos de cáncer de cuello de útero caen un 87% en las vacunadas contra el virus del papiloma humano

Una niña recibe en 2008 la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) en el Centro de Salud de Los Ángeles, en Alicante.

EFE/elDiario.es


0

La tasa de casos de cáncer de cuello de útero se ha reducido un 87% en mujeres vacunadas contra el virus del papiloma humano (VPH) en Inglaterra, según un estudio publicado esta semana en la revista The Lancet. En concreto, la caída del 87% en comparación con la población no inmunizada se ha dado en las personas que habían recibido la inoculación entre los 12 y 13 años.

El estudio ha estimado que para junio de 2019 había alrededor de 450 casos menos de este tipo de cáncer y 17.200 menos de carcinomas que los esperados en la población vacunada en Inglaterra.

En concreto, en los casos detectados en el grupo de edad de entre 12 y 13 años, una franja en la que son menos habituales, los investigadores apuntan a que se habrían reducido de unos cincuenta por año a solo cinco. En estas edades se observa la mayor diferencia respecto a las mujeres no inmunizadas. Además, la tasa se reduce en un 62% cuando se recibió la vacuna entre los 14 y los 16 años y a un 34% en el caso de recibirla entre los 16 y los 18 años, en comparación con la población no vacunada.

Peter Sasieni, uno de los autores del estudio del King's College de Londres, ha señalado que aunque estudios anteriores sugerían que el impacto del programa de vacunación en tasas de cáncer de cuello de útero sería "sustancial" en mujeres de edades entre 20 y 29 años para finales de 2019, "el impacto observado es incluso mayor que lo que preveían los modelos". En la investigación se ha empleado un programa de inmunización contra el VPH utilizando la vacuna bivalente Cervarix, que se inició en Inglaterra en 2008.

The Guardian apunta que los cambios precancerosos en las células de las mujeres que se vacunaron en la primera franja de edad (12-13) se reducen en un 97%, un 75% en las que recibieron el pinchazo entre los 14 y los 16 y un 39% en las mujeres vacunadas entre los 16 y los 18 años. En este sentido, los expertos estiman de que de no haberse producido la vacunación los carcinomas habrían afectado a casi 36.000 mujeres.

Este estudio resulta de especial relevancia, ya que se trata de la primera evidencia directa de prevención de cáncer de cuello de útero que utiliza una vacuna bivalente por todo el mundo. "Aunque estudios previos han mostrado la utilidad de la vacunación a la hora de prevenir la infección por VPH en Inglaterra, la evidencia directa de prevención en cáncer de cuello de útero era limitada", ha explicado el experto. Kate Soldan, de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido, ha expresado que la investigación "representa un importante paso hacia adelante en la prevención del cáncer de cuello de útero".

En Inglaterra se emplea principalmente la vacuna bivalente, que protege frente a los dos tipos más comunes de VPH, responsables de aproximadamente entre el 70 y el 80 % de todos los cánceres cervicales. Actualmente, en Inglaterra se detectan al año 3.200 casos de cáncer de cuello de útero. BBC News señala que la vacuna se ofrece a las chicas entre los 11 y los 13 años, dependiendo de su lugar de residencia, y desde 2019 también a los chicos.

La American Cancer Society estimó que en 2020 se diagnosticaron 13.800 nuevos casos y más de 4.290 mujeres murieron por él. A nivel internacional, la vacunación contra el VPH ha introducido en 100 países como parte de los esfuerzos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de eliminar ese tipo de cáncer. 

Los investigadores celebran que, si la mayoría de las personas continúan vacunándose, el cáncer de cuello de uterino se convertirá en una enfermedad rara. Por ello, la epidemióloga consultora de UKHSA Vanessa Saliba alienta a toda mujer que se vacune si tiene la oportunidad. Además, recuerda que todavía están a tiempo de recibir la vacuna todas las menores de 25 años. Esto es de vital importancia dado que la vacuna solo puede prevenir la infección, no actuar sobre el virus una vez la persona se ha contagiado. Por ello, los esfuerzos deben encaminarse a llevar a cabo la inmunización antes de que sean sexualmente activas.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats