La Iglesia admite 506 nuevos casos de víctimas de abusos

Luis Argüello y Josetxo Vera, en la reunión de hoy

Jesús Bastante

en religiondigital.com —

15

Los obispos no participarán directamente en la comisión de investigación liderada por el Defensor del Pueblo, y dejarán que sea el bufete Cremades & Calvo-Sotelo quien lidere las relaciones con las víctimas y los poderes públicos, según anunció este mediodía el portavoz de la Conferencia Episcopal, Luis Argüello, quien no obstante admitió que la iniciativa aprobada ayer por el Congreso “es más respetuosa con las víctimas” que la planteada por Unidas Podemos.

Víctimas de abusos en colegios de La Salle: "Un hermano pasaba por mi cama y me tocaba"

Víctimas de abusos en colegios de La Salle: "Un hermano pasaba por mi cama y me tocaba"

Lo que no habrá será una participación “directa”. “Tenemos que conocer la propuesta real que se nos haga. ¿Formar parte de la comisión? A priori, nuestra inclinación sería negativa”, aunque sí apuntó que “el equipo de Cremades presentará su trabajo”. “Creemos que es importante que se respete el ordenamiento jurídico. Pero si se nos pide otra colaboración explícita, valoraremos”, recalcó Argüello, quien dejó caer que “la Iglesia no es una administración pública” a la que, por ley, el órgano dirigido por Ángel Gabilondo pueda controlar.

El portavoz de la CEE también admitió que “no se ha planteado” un encuentro con las víctimas en la próxima (asamblea) Plenaria, algo que también parece que dejarán en manos de los abogados. “Me consta que el equipo Cremades tiene el deseo de encontrarse con todas las asociaciones y con todas las personas que quieran hacerlo”.

Lo que sí han hecho los obispos, y supone una novedad respecto a los últimos meses, es presentar una serie de datos, procedentes de las 202 oficinas que la Iglesia tiene entre diócesis (60) y congregaciones religiosas (142), y que arroja al menos 506 víctimas de abusos –“a las que queremos ofrecer en el futuro reconocimiento y reparación”, señalaron–.

La cifra supone el doble de las reconocidas hace apenas un año (220), y que incluye buena parte de las incluidas en el informe de El País. En 2021, además, la Congregación vaticana para la Doctrina de la Fe recibió e investiga 14 nuevos casos, que no han pasado por el tamiz de la Iglesia española.

“Un mapa” de la pederastia

De estos casos, 300 se refieren a denuncias que estarían prescritas civil y canónicamente, pues son de hace al menos 30 años, mientras que el resto sí serían objeto de persecución judicial o eclesiástica. 103 de las denuncias se refieren a personas fallecidas. “Hay denuncias a clérigos, sacerdotes, religiosos, hermanos y a laicos con encomienda o trabajo en la Iglesia”, apuntó Argüello, señalando la necesidad de “hacer un mapa” de la pederastia en España. Algo que, hasta la fecha, era considerado tabú en la Casa de la Iglesia.

Sobre una posible apertura de los archivos, el portavoz de la CEE indicó que “la Iglesia colaborará facilitando la información disponible, con el respeto a la protección de datos, la privacidad de las víctimas, pero desde un espíritu de colaboración. Somos los más interesados en el conocimiento de la verdad”.

Sobre su relación con el bufete Cremades, Argüello la describió como “de colaboración total y de respeto a su independencia y ritmo de trabajo”. “Nos han pedido información y se la estamos comunicando”. También parecen descargar en ellos la comunicación: “Han de ser ellos los que digan lo que están realizando”, remachó.

“De nuevo queremos señalar que todas las iniciativas que permitan desenmascarar y ayudar a acabar con la lacra de los abusos en la Iglesia y en la sociedad contarán siempre con nuestro apoyo”, recalcó el obispo auxiliar de Valladolid. Dicha colaboración “quiere estar fuera de toda duda, en el marco de la legalidad vigente”.

“La Iglesia se sigue comprometiendo a desarrollar procesos de formación para evitar los abusos y apartar a aquellas personas que demuestren que son indignas. Queremos que resplandezca la verdad, para que no haya lobos que se disfracen de corderos y sean pastores, pero también para que decenas de miles de personas que entregan sus vidas en la actividad educativa, catequética y misionera no se vean sometidos a una permanente sospecha, y no se pueda decir, porque es injusto, que la Iglesia es un lugar inseguro para niños, adolescentes y jóvenes”, finalizó.

Respecto a la reunión mantenida ayer entre Félix Bolaños y el presidente de la CEE, Juan José Omella, Argüello indicó que el ministro de la Presidencia les informó del acuerdo para la comisión de investigación, mientras que el cardenal de Barcelona mostró su malestar con el modo en que se gestionó mediáticamente la reunión con Pedro Sánchez en la que se anunció el acuerdo sobre inmatriculaciones. “Nos molestó” el modo en que el Gobierno gestó mediáticamente la reunión, indicó Argüello. “Ofrecemos colaboración, pero desde ambas partes”, advirtió.

Toda la información en www.religiondigital.org

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats