eldiario.es

9

Diario Turing Diario Turing

Las nuevas piedras preciosas

Móvil, tableta, portátil, reproductor de música y lector digital: la mayor parte de nosotros llevamos más metal en el bolsillo que las tropas de Pizarro saliendo de Perú. Pero ¿sabemos de dónde salen todos esos metales y qué impacto tiene nuestro consumo insaciable de novedades tecnológicas en las regiones más necesitadas del planeta? 

El tantalio se extrae del coltán y es un componente indispensable para fabricar los condensadores electrolíticos de tantalio, que permiten crear dispositivos finos y resistentes al calor como nuestros minúsculos móviles inteligentes, pantallas de plasma, consolas, reproductores, portátiles y, por supuesto, las finísimas tabletas. El tantalio es un recurso no renovable y el 80% de las reservas mundiales conocidas están en la República Democrática del Congo. Paradójicamente, tener exclusiva de un recurso natural terriblemente valioso no hace rico a un país, sino todo lo contrario. 

Lo llaman la Maldición de la abundancia, una paradoja donde la abundancia de recursos naturales suele resultar en guerras, inestabilidad social y subdesarrollo económico. Además de coltán, el Congo tiene niobio, estaño, cobre, tungsteno, oro y cobalto y esa es una de las razones por las que están en guerra desde 1996. La ONU asegura que es la más cruenta de la historia de la humanidad. Es la víctima más conocida pero no la única. 

En las tripas de la tableta 

Baterías: El Niquel y el Cobalto hace funcionar las baterías recargables de nuestros gadgets, aunque la industria asegura que cada vez se usa menos: la batería de óxido de cobalto / litio lleva un 60% de cobalto pero las más modernas de litio y óxido de manganeso usan sólo un tercio. La principal fuente de Cobalto está en la República del Congo y en Zambia, cuya economía depende casi exclusivamente del comercio de cobalto y de cobre con China y los EEUU. Las minas de Canadá, Cuba y Rusia producen el 70% del níquel consumido, en regiones que se reconocen fácilmente porque están bañadas en una nube amarilla. 

Pantallas: Las tierras raras es el nombre que agrupa los 17 elementos químicos necesarios para hacer pantallas táctiles y la mayor parte del material que vimos en Zero Dark Thirty, incluyendo el "cuatricornio" de visión nocturna y los rifles de precisión que llevan las tropas en el asalto a la casa de Osama Bin Laden. Su mayor productor es Mongolia, que tiene el 97% del mercado, aunque el gobierno chino ya ha dicho que se le está acabando el material. El platino se puede encontrar en los discos duros y en las pantallas de cristal líquido y su extracción es la más peligrosa, porque hay que taladrar en la roca a gran profundidad (a veces hasta 4 km) en condiciones de poca luz y ninguna protección. Miles de familias se han visto desplazadas de sus casas en Sudáfrica para hacer sitio a las empresas que extraen el metal y los 34 mineros que fueron asesinados por la policía local el pasado verano estaban en huelga por los salarios de las minas de platino de Lonmin, a 60 kilómetros de Johannesburgo. Ganan 400 euros al mes. 

Circuitos. El cobre ha sustituido al aluminio en la fabricación de chips porque conduce mejor la electricidad, lo que significa componentes más pequeños y más rápidos. El 12% del peso de un teléfono móvil es cobre y también nuestras líneas DSL. Chile y Perú representan el 45% por ciento del mercado mundial. Aunque las tácticas de la minería del cobre son verdaderamente dañinas y tóxicas, tanto para el medioambiente como para los mineros y acaban con las reservas de agua de toda la región, los dos gobiernos planean disparar su producción un 75% en los próximos años. 

El estaño, que se usa para soldar componentes y está presente en todos los aparatos, incluyendo el iPad, se puede encontrar en China, Malasia, Perú, Bolivia, Brasil y sobre todo Indonesia, donde el impacto medioambiental y humano de los cráteres de la industria es tan devastador que se ha convertido, junto con el Congo, en la cara más oscura de nuestra adicción por la tecnología.

El oro es un componente habitual en los anulares de algunos y los conectores de circuitos electrónicos de todos. El método habitual para separar el oro de la roca es la cianuración, un proceso en el que se vierten varias toneladas de cianuro al día. La dosis letal es de 200-300 gramos, el proceso es acumulativo y se absorbe a través de la piel, en el agua de zonas de explotación donde normalmente flotan millones de peces muertos. Aunque la técnica ha sido prohibida en muchos países, la típica mina consume casi 2.000 toneladas de cianuro al año y el 90% de las 2.500 toneladas de oro que se producen anualmente en el planeta son extraídas mediante cianuración. Los expertos no se ponen de acuerdo acerca de cuál es la mayor mina de oro del mundo, Grasberg en Indonesia o Muruntau en Uzbekistan, pero la mayor concentración se encuentra, también, en Sudáfrica.

Las intenciones son buenas, pero el mercado es mejor 

Algunos expertos equiparan el tráfico de estos materiales al de las drogas, las armas y los órganos, pero que no está perseguido como los anteriores porque los gobiernos de los países que más lo sufren explotan sus reservas sin considerar las consecuencias. China contiene el 23% de los minerales del planeta, pero las dos terceras partes de esa riqueza han sido ya agotadas y lo que queda es de peor cualidad y más difícil extracción. Es fácil pronosticar lo que pasará en esas regiones cuando el mercado se acabe y la explotación se traslade a Brasil y Australia. El daño ya es irreversible. 

El mercado de la tecnología, basado en ciclos artificiales de innovación y obsolescencia programada, es en gran parte responsable de los picos de inflación en el precio de los metales y, de manera indirecta, de las condiciones de los trabajadores y las graves consecuencias medioambientales que generan. Gracias a los grupos de presión humanitarios y medioambientales, algunas grandes firmas como Motorola, Nokia, Apple y HP se han comprometido a no comprar minerales a proveedores con mala reputación pero, como dijo Steve Jobs en Wired, “no hay manera de asegurarse hasta que alguien invente un sistema para determinar la fuente de un mineral”. El mapa de sus proveedores, cuya lista se hizo pública por primera vez el año pasado, parece indicar que el problema le preocupa menos que los dividendos. 


Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha