La portada de mañana
Acceder
Yolanda Díaz lanza sus primeras alertas dentro del Gobierno
Inundaciones o calor extremo, los impactos climáticos que más cuestan en vidas
Opinión - Un paso más en la degradación institucional, por Javier Pérez Royo

Sobre este blog

UNRWA es la Agencia de Naciones Unidas para la población refugiada de Palestina en Oriente Medio. Desde hace 68 años trabajamos para proporcionar asistencia, protección y defensa a más de 5 millones de refugiados y refugiadas de Palestina, que representan más de la quinta parte de los refugiados del mundo y que actualmente viven en campamentos de refugiados en Jordania, Líbano, Siria y el territorio Palestino ocupado (la franja de Gaza y Cisjordania), a la espera de una solución pacífica y duradera a su difícil situación.

Gaza Mon Amour: “En Gaza a la gente sólo le queda el amor”

Un joven reparte globos y juguetes junto a las ruinas de los edificios que dejo la última ofensiva militar Israelí sobre Gaza.

0

El rodaje de la película se llevó a cabo tras la tercera guerra en Gaza. La presentación de la cinta en España tuvo lugar recientemente, en 2021, tras la ofensiva del mes de mayo. “¿Y crees que ha cambiado algo desde entonces? Absolutamente nada. Vivir allí es como vivir en una jaula. Años de bloqueo, cuatro guerras, no entra nada, no sale nada… El cielo lleno de aeronaves cruzando o drones. Pero aún así la gente elige vivir, seguir con sus vidas”, afirma Arab Nasser.

El cielo de Gaza se incendiaba durante 11 días en la última ofensiva. Un mes fatídico que, tal y como nos cuenta Arab, muestra que las cosas después de tantos años siguen igual, cobrándose la vida de cientos de personas inocentes. Aún así, su película pretende alejarse de lo que solemos ver en los medios de comunicación “que solo muestran la parte más oscura”.

Los hermanos Nasser pretendían crear una película para todo el mundo sobre gente real a través de personajes que recogieran la esencia de los gazatíes. “Esta gente solo tiene amor. Solo amor. La situación realmente podría terminar con ellos, pero las personas aún así mantienen el latido de su corazón. El protagonista tiene aproximadamente la edad del inicio del conflicto con Palestina, ha vivido todos los conflictos, pero aún con esa edad él siente amor y su corazón sigue latiendo”. Sin embargo, Nasser no habla únicamente del amor entre un hombre o una mujer, que conforma la trama principal de la cinta, sino del significado real y general de la palabra amor: el amor por la tierra, el amor entre una madre y su hija, el amor entre amigos… Todas las relaciones que hacen que para la población gazatí tenga sentido su existencia.  

Inspirados en la música que escuchaba su padre, la forma de perdonar, de cabrearse, de cuidar y de amar, los directores han creado una pieza audiovisual que es capaz de llegar y transmitir a cualquier persona del mundo. El arte y las películas contribuyen a conservar la memoria histórica de Palestina, “creo que la forma que los artistas tenemos de mantener esa memoria es hablando de las experiencias propias o encontrando la manera de conectar con los sentimientos de cualquier persona”.

A pesar de contar una historia sencilla, si el espectador quiere, puede seguir investigando sobre el subtexto y, por lo tanto, sobre el contexto de Gaza. “Cada día de la vida allí es más complicado. Las personas viven dejando pasar los días. Y en cuanto a los jóvenes, ¿cómo van a pensar en el mañana si nadie les garantiza que vaya a haber un mañana?”. La población gazatí se ha acostumbrado a vivir con la destrucción, no solo la material, sino también la sentimental y espiritual. “Para mí Gaza es una ciudad de lo más moderna en Oriente Próximo. Israel la destruye constantemente y tiene que volver reconstruirse con edificios modernos, del estilo de ese momento. Y no solo destruyen torres, edificios o pavimentos, destruyen la vida de las personas, hablamos de sentimientos, esperanza, ilusión. Necesitan tiempo para reconstruir y para reconstruirse por dentro”.

A pesar de que las circunstancias y de que no tenían a su alcance los recursos para convertirse en directores de cine, los hermanos Nasser encontraron la forma de conseguir su sueño de infancia. Una niñez que, sorprendentemente, tenía la banda sonora de Julio Iglesias, algo que también retratan en su película. Crecieron en una casa donde el 90% de los casetes eran canciones del cantante español. Su música les recordaba a un momento muy bonito de sus vidas cuando su padre los llevaba al colegio en Gaza, “en el camino de casa al colegio teníamos que cruzar la playa y su música nos recuerda a ese momento cuando Gaza era un campo gigante de fresas, naranjas, flores… Era una ciudad realmente bonita que ahora está destrozada por Israel”.

“Gaza Mon Amour” es el primer proyecto que los artistas presentan en las salas de cine españolas, pero ya están trabajando en su siguiente película: “Érase una vez en Gaza”, una pieza que también nos hablará del día a día sus habitantes a través de una amistad. Y de nuevo el mensaje será claro: “La gente de Gaza tiene el derecho a la tierra, derecho a tener una buena vida. Solo quieren vivir una vida normal. No quieren nada más”.

Sobre este blog

UNRWA es la Agencia de Naciones Unidas para la población refugiada de Palestina en Oriente Medio. Desde hace 68 años trabajamos para proporcionar asistencia, protección y defensa a más de 5 millones de refugiados y refugiadas de Palestina, que representan más de la quinta parte de los refugiados del mundo y que actualmente viven en campamentos de refugiados en Jordania, Líbano, Siria y el territorio Palestino ocupado (la franja de Gaza y Cisjordania), a la espera de una solución pacífica y duradera a su difícil situación.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
15 de julio de 2021 - 15:02 h

Descubre nuestras apps