10 destinos españoles que son Reserva de la Biosfera

La Reserva de la Biosfera de Ordesa y Monte Perdido

España, a pesar de no ser un país especialmente grande, cuenta en su territorio con espacios naturales de lo más diversos. Tanto, que podemos disfrutar de ellos pasando por desiertos y volcanes, por bosques y marismas, y por altos picos o paisajes submarinos. Por motivos como este, se trata del país del mundo con mayor número de Reservas de la Biosfera. 

Pero ¿qué es una Reserva de la Biosfera? Según la UNESCO, que es el órgano encargado de declarar estas áreas a través del Programa Hombre y Biosfera (MaB), una Reserva de la Biosfera es un espacio en el que se puede armonizar la conservación del medio ambiente con el bienestar de las personas, manteniendo la diversidad biológica y cultural, así como el desarrollo económico y social a través de la relación que las personas tienen con la naturaleza.

En todo el mundo hay un total de 727 Reservas de la Biosfera, 22 de ellas son transfronterizas, y están repartidas por 131 países. De momento cubren el 5% de la superficie terrestre y España, con 53 espacios declarados como tal, está a la cabeza de tan magno proyecto. 

En España las Reservas de la Biosfera están distribuidas por 16 de las 17 comunidades autónomas, aquí puedes ver el mapa, y cuatro de ellas son transfronterizas, tres con Portugal y una intercontinental con Marruecos. Su número ha ido incrementando poco a poco y la última en entrar lo hizo en septiembre de 2021. Gracias a ellas encontramos espacios protegidos como Doñana, Fuerteventura, Menorca, Cabo de Gata-Níjar, Sierras de Cazorla, Segura y las Villas, Monfragüe, Sierra Nevada, Picos de Europa, Ponga, Somiedo, Los Ancares Leoneses o la Siberia Extremeña entre muchos otros. Pero de todos ellos hemos querido destacar diez de especial interés turístico que sin duda no te arrepentirás de conocer.

La Reserva de la Biosfera de Ordesa y Monte Perdido

Estamos en Huesca, en el Pirineo aragonés, en uno de los parques nacionales más populares de España. Es el paraíso de los amantes del senderismo, sus paisajes de alta montaña hacen que nos encontremos en uno de los entornos de mayor belleza de la península ibérica. El parque discurre entre cuatro valles, el de Añisclo, el de Escuaín, el de Ordesa y el de Pineta. Un lugar en el que encontraremos bosques, enormes prados e incluso nieves perpetuas. 

La Reserva de la Biosfera de El Hierro

Si El Hierro ya es de por sí una isla muy especial, más lo es desde que es considerada Reserva de la Biosfera por la UNESCO desde el año 2000. Es interesante ver cómo en su pequeño territorio conviven tan diversos paisajes y ecosistemas, donde se pasa de las coladas volcánicas al nivel del mar a bosques de laurisilva en pocos minutos. Destaca por su gran biodiversidad tanto en superficie como bajo el agua pues en sus costas se encuentra la Reserva Marina de La Restinga-Mar de las Calmas.

La Reserva de la Biosfera de las Sierras de Béjar y Francia

Muy cerca de Salamanca se encuentra este espacio de casi 200.000 hectáreas declarado Reserva de la Biosfera desde 2006. Se trata de una comarca eminentemente montañosa, plagada de bosques y con picos que llegan hasta los 2.425 metros. Un terreno idóneo para los amantes del senderismo y con bosques de renombre, como el de madroños de Miranda del Castañar al ser de los más antiguos y extensos de Europa. Una reserva que es hogar del lince ibérico, la cigüeña negra o el buitre negro y que incluye el monasterio dominico del siglo XV de la Peña de Francia.

La Reserva de la Biosfera de las Bardenas Reales

El Parque Natural de Bardenas Reales, al sureste de Navarra, es Reserva de la Biosfera por la UNESCO desde el año 2000. Se extiende a lo largo y ancho de 41.845 hectáreas y nos muestra una naturaleza extrema, con paisajes semidesérticos de amplias llanuras y barrancos moldeados por las lluvias. Es interesante ver cómo en un terreno tan aparentemente hostil se puede dar tal biodiversidad, pues si solo nos fijamos en aves rapaces encontraremos unas 24 especies entre búhos reales, águilas reales, alimoches, halcones peregrinos, águilas calzadas y buitres leonados.

La Reserva de la Biosfera de las Marismas del Odiel

Estamos en la provincia de Huelva, entre las desembocaduras de los ríos Tinto y Odiel. Aquí las marismas son consideradas Reserva de la Biosfera desde 1983 gracias a su riqueza paisajística y ornitológica. Cuenta con un área marismeña de más de 7.000 hectáreas y su ubicación es perfecta para acoger diferentes especies de aves migratorias que van de paso. Su variedad nos dejará ver tanto espátulas como águilas pescadoras, pasando por diferentes tipos de garzas e importantes poblaciones de flamencos. Además es hogar de linces y camaleones. 

La Reserva de la Biosfera de la Sierra de las Nieves

Málaga, más allá de su costa, sorprende en cuanto ponemos la mirada en su interior. No muy lejos de la Costa del Sol o Ronda se encuentra el Parque Nacional de la Sierra de las Nieves, declarado Reserva de la Biosfera desde 1995. Aquí encontramos la sima más profunda de Andalucía, cimas que alcanzan prácticamente los 2.000 metros de altura y un abeto en peligro de extinción: el pinsapo. El verde de sus bosques contrasta con los 14 pueblos blancos que salpican su geografía.

La Reserva de la Biosfera del Macizo de Anaga

Estamos en la isla de Tenerife, en su extremo nordeste y a escasos minutos de Santa Cruz de Tenerife. El Macizo de Anaga es Reserva de la Biosfera desde 2015 y llama la atención por concentrar una abrupta orografía, con montañas, valles y barrancos que bajan hasta tocar el agua del mar. De hecho, dos tercios de su extensión son marinos. Es un espacio con una importante presencia de endemismos, tanto en flora como en fauna, con especies únicas del archipiélago canario, de la isla e incluso exclusivas de Anaga. 

La Reserva de la Biosfera del Real Sitio de San Ildefonso

Muchos no lo saben, pero los bosques que comprenden el Real Sitio de San Ildefonso y El Espinar, en Segovia, son Reserva de la Biosfera desde 2013. Aquí, en la vertiente norte de la Sierra de Guadarrama, se alternan pinares, robledales y encinares. La importancia ecológica de todo el área hace que encontremos diversos centros de investigación forestal, así como puntos de información como el Centro de Visitantes de la Boca del Asno, donde se nos explica la rica naturaleza de la Reserva y la conciliación entre el uso forestal y conservación del patrimonio natural y cultural. 

La Reserva de la Biosfera de Ribeira Sacra, Serras do Oribio y Courel

La Reserva de la Biosfera de la Ribeira Sacra, Serras do Oribio y Courel es de reciente incorporación, pues fue proclamada como tal por la UNESCO en septiembre de 2021. Es la séptima Reserva de la Biosfera de Galicia y tiene una extensión 306.53 hectáreas repartidas en 23 municipios en el límite de las provincias de Lugo y Orense. Aquí se encuentran los impresionantes cañones de los ríos Sil y Miño, en cuyas paredes ya los romanos comenzaron a trabajar las vides y donde hoy tiene lugar la conocida como ‘viticultura heróica’ por la dificultad de su elaboración. Más de 30 miradores te permiten disfrutar de su paisaje pero también se pueden surcar sus aguas en un barco turístico.

La Reserva de la Biosfera de Urdaibai

La Reserva de la Biosfera de Urdaibai se encuentra en la provincia de Bizkaia, en el País Vasco. En ella destaca un gran estuario donde un concurrido humedal hace de hogar para infinidad de especies de aves, muchas de ellas de paso durante su migración. Algunos de sus habitantes son especies difíciles de encontrar como el águila pescadora, la espátula o el avetoro, pero es tal la importancia ornitológica de la zona que se vuelve fundamental visitar el Urdaibai Bird Center, donde podrás conocer de cerca las aves de la zona. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats