eldiario.es

Menú

Pasaporte Andalucía Pasaporte Andalucía

El fugaz esplendor de Madinat al–Zahra

Medina Azahara fue capital de al–Andalus bajo la dinastía Omeya, aunque la "Ciudad resplandeciente" tan sólo perduró 75 años.

Este conjunto arqueológico se sitúa en el borde de Sierra Morena adentrándose en la llanura, a ocho kilómetros al oeste de Córdoba.

Sólo está excavado al 10% y sólo un 5% del total de su superficie es visitable, aunque es suficiente para maravillarse ante le belleza de este prodigio arquitectónico.

- PUBLICIDAD -
Medina Azahara.

Hay una versión romántica sobre la fundación de Madinat al-Zahra, la que recuerda que esta maravilla fue un capricho de Abd al-Rahman III para su concubina. Pero, lejos de el relato, este enclave tuvo un papel decisivo en la historia como capital de Al–Andalus y sede del califato.

Medina Azahara.

La ciudad fue alzada en apenas una década (936–946) y su mezquita fue construida en un tiempo récord: 45 días. La importancia de Madinat al-Zahra queda consolidada cuando en el año 948 se traslada la “Ceca” -fábrica de moneda– y la ciudad comienza a acuñar moneda propia.

Medina Azahara.

El recorrido turístico señalizado comienza hoy en la parte militar de la ciudad y el acceso, a través de recodos, recovecos y quiebros, resalta una marcada intencionalidad de control y vigilancia. Sigue a través de una calle en rampa, donde destacan poyetes para guardia y protocolo.

Medina Azahara.

El visitante accede luego al Gran Pórtico, construido con el objetivo de impresionar a los visitantes a su llegada a la ciudad. En su origen tenía catorce arcos. En el central y más alto se situaba el minarete desde el que el califa observaba todo lo que acontecía en la urbe.

Medina Azahara.

La mezquita principal está situada fuera de la muralla y con la mejor orientación a la Meca de aquella época. Destacan también otros cinco espacios, además de la sala de oración principal, que representan cada uno de los pilares del Islam.

Medina Azahara.

El recorrido nos llevaría hasta el magnífico Salón Principal, que permanece cerrado desde hace cinco años por obras de restauración, y a otra zona en la que se encontraba el mayor espacio ajardinado de al-Andalus.

Medina Azahara.

Otro de los edificios emblemáticos y que mayor sorpresa provoca en los visitantes por la ornamentación de sus arcos es la Casa de Ya’Far. La decoración de atauriques y el pavimento de mármol son símbolos de la élite política de los Omeya, a la que pertenecía.

Medina Azahara.

Madinat al-Zahra inicia su decadencia cuando Almanzor traslada la corte a la vecina Madinat al–Zahira. A partir de entonces, sufre en diversos periodos de saqueo y destrucción acentuados con la conquista cristiana.

En 1911 comienzan las excavaciones del complejo y es en 1989 cuando se crea la institución del conjunto arqueológico. En realidad únicamente está excavado un 11 por ciento de la superficie total de lo que fue la ciudad. Y sólo un 5 por ciento está abierto al público.

Medina Azahara.

En 2009 se inauguró el museo, situado a pocos kilómetros del yacimiento. Es obligatorio obtener aquí la entrada gratuita para la visita al yacimiento. El acceso se realiza a través de autobuses que salen cada 20 minutos y cuyo precio por persona y en trayecto de ida y vuelta es de 2,10 euros.

Más información: www.museosdeandalucia.es/culturaydeporte/museos/CAMA

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha