eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Baile de precandidatos para la Alcaldía de Madrid

Los nombres que se barajan en cada uno de los grandes partidos para el Ayuntamiento madrileño en las elecciones municipales de 2019

- PUBLICIDAD -
Manuela Carmena afirma que "hay que ensayar espacios de retorno a la gestión pública"

Manuela Carmena. EFE

A año y medio de una de las principales batallas del próximo ciclo electoral, la que se librará en las urnas el domingo 26 de mayo de 2019 por el control del Ayuntamiento de Madrid, tres de las cuatro grandes formaciones políticas no tienen aún decidido quién será su cabeza de lista, el general o la generala que irá al frente de sus tropas. “Por nuestra parte, un  descuido y una irresponsabilidad grave”, comenta un alto cargo de una de esas formaciones. “Aún hay mucho tiempo”, dicen en otra de ellas.

En el pasado, desde el trampolín de la Alcaldía de Madrid se alcanzaban más altas metas políticas: alcaldes madrileños como Mendizábal, Olózaga, Romanones o Dato acabaron siendo presidentes del Gobierno. En nuestros días, sólo Alberto Ruiz-Gallardón ha estado cerca, aunque mucho menos de lo que probablemente él mismo piensa.

Pese a esto, el peso político de Madrid y de su Ayuntamiento sigue siendo innegable y creciente. Es la ciudad más populosa de España, la sede de todas las grandes instituciones del Estado, la ciudad que concentra el mayor poder económico y financiero –y más aún ahora, con la fuga de empresas de Cataluña por el conflicto independentista-, la mayor de las conquistadas por la llamada nueva política, la principal de las ‘ciudades del cambio’… Quizás por pereza mental o por la enorme reputación nacional e internacional que logró Barcelona desde los Juegos Olímpicos de 1992, tendemos a ver Madrid y a la capital catalana como dos ciudades similares, parejas. Y no es así. Algunos datos:

- Un estudio de 2014 de Global MetroMonitor sobre el PIB de las 300 principales ciudades del mundo, situaba a Madrid en la posición 42 del ranking, con 262.335 millones de dólares, y a Barcelona en la 72, con 171.032 millones.

- El último padrón publicado por el INE, de 2016, fija en 3,16 millones los habitantes de Madrid, casi el doble que los 1,6 millones de Barcelona.

- El Ayuntamiento de Madrid cuenta este año con un presupuesto de 4.702 millones de euros, frente a 2.736 del de Barcelona.

Junto a la de Ada Colau a la Alcaldía barcelonesa, la llegada de Manuela Carmena a la madrileña fue una de las grandes sorpresas de las anteriores elecciones municipales, en mayo de 2015. Al frente de una lista, Ahora Madrid, lanzada por movimientos ciudadanos y colectivos de izquierda y apoyada por el entonces casi recién nacido Podemos, la juez y jurista Manuela Carmena Castrillo, entonces con 71 años de edad, lograba 20 concejalías, frente a las 21 de la del PP que encabezaba Esperanza Aguirre, las 9 del PSOE con Antonio Miguel Carmona al frente y las 7 del Ciudadanos con Begoña Villacís. Carmena fue alcaldesa con el apoyo de sus ediles y los del PSOE.

Dos años y medio después, el hecho de que Carmena no haya revelado aún si se presentará a las elecciones de 2019 es uno de los principales factores que están retrasando la designación de candidatos o precandidatos en el resto de formaciones. “Si ella se presenta, tendremos que buscar un perfil similar, pero mejor… o exactamente lo contrario”, vienen a decir, con diferentes palabras y casi las mismas ideas tanto en el PP como en el PSOE.

Solo Ciudadanos parece tener clara a estas alturas su apuesta: será la actual concejala Begoña Villacís (40 años recién cumplidos), quien ha aprovechado la crisis del PP de Madrid por los escándalos de corrupción y la caída de Esperanza Aguirre para convertirse en la verdadera jefa de la oposición municipal y ha elevado las expectativas de su grupo hasta el punto de que se ve con posibilidades de superar en 2019 al PP si este no acierta con su candidato. Tiene razones para creerlo: una encuesta de mayo pasado de Metroscopia para El País le daba a Ciudadanos 13 concejalías, seis más que en 2015 y a sólo dos de las 15 que le adjudicaba la encuesta al PP, seis menos que en las anteriores urnas.

En el PP, hay mucho secretismo o muchas dudas. “El nombre lo decidirá Génova [la sede nacional del partido], pero no la Génova de Maíllo [coordinador y número 3 del partido] sino más arriba, Rajoy y Cospedal”, cuentan internamente. La presidenta del PP de Madrid y presidenta autonómica, Cristina Cifuentes, “será escuchada”, pero probablemente sin capacidad de decisión. En primavera pasada, circuló un nombre: Pablo Casado, 36 años, diputado, vicesecretario general de Comunicación del partido. Ahora, su estrella palidece. Dos opiniones desde sus propias filas: “Demasiado joven para una población con una edad media de unos 44 años”; “todavía es un poco inmaduro, y algo desafortunado en sus declaraciones, especialmente algunas recientes sobre Cataluña…”. Y empieza a circular otro nombre: el del ministro de Educación, Cultura y Deporte desde hace más de dos años y portavoz del Gobierno de Rajoy desde hace uno Íñigo Méndez de Vigo. Profesor universitario de joven, larga carrera política en Europa. Y con un cierto aire de Carmena de derechas. Jurista, como la alcaldesa. También veterano como ella, aunque no tanto, pues Méndez de Vigo tiene ‘sólo’ 61 años. 

En el PSOE, que ya tuvo con el “viejo profesor” Enrique Tierno Galván a un alcalde de este tipo en Madrid, también se han barajado hasta hace muy poco perfiles de edad y de trayectoria similares a los de Manuela Carmena. Primero con Ángel Gabilondo, 68 años, catedrático universitario, rector, exministro, ahora portavoz del grupo socialista en la Asamblea de Madrid. Luego con Cristina Narbona, 66 años, economista, profesora universitaria, exconcejala del Ayuntamiento de Madrid, exministra, ahora presidenta del PSOE con Pedro Sánchez de secretario general…

Pero desde hace pocas semanas, desde que en la sede central socialista han llegado a la convicción de que la alcaldesa madrileña será candidata en 2019, hay quien aboga por alejarse en parte del perfil Carmena, al menos en la edad. Último nombre que se escucha, Beatriz Corredor: también jurista, también exconcejala madrileña, también exministra, también con trayectoria profesional fuera de la política (es registradora de la propiedad, con registro en Majadahonda), también cercana al líder socialista Pedro Sánchez, pues es miembro de la Ejecutiva Federal y secretaria de Ordenación del Territorio y Políticas de Vivienda del PSOE… pero bastante más joven: 49 años.

La convicción de que, salvo sobresalto de salud, Manuela Carmena será finalmente candidata en mayo de 2019, también se ha extendido en el entorno de la alcaldesa y en el del partido que la apoya, Podemos. En primavera pasada no era así. Ella aseguraba entonces que no seguiría. Incluso llegó a plantear en abril pasado a la dirección de Podemos –partido en el que no milita- un nombre para su sucesión: Marta Higueras, 53 años, primera teniente de alcalde, su mano derecha en el Ayuntamiento. Pablo Iglesias no lo vio claro y lo descartó. Desde Podemos se barajó entonces la idea de fichar fuera del partido a algún otro nombre con perfil Carmena. Se habló de dos jueces: Baltasar Garzón y Santiago Pedraz.

Ahora, el debate interno en Podemos y en el grupo municipal de la alcaldesa no es si esta se presenta o no –se da por hecho que sí lo hará- sino si Carmena lo hará para intentar revalidar la Alcaldía y después retirarse o si intentaría agotar el mandato, hasta 2023, aunque para entonces ya tendría 79 años. Por si se confirma lo primero, en la dirección de Podemos tienen ya un candidato a sucesor de Carmena en la Alcaldía: el militar Julio Rodríguez, jemad (jefe del Estado Mayor de la Defensa) de 2008 a 2011, candidato a diputado en las listas de Podemos en 2015 y 2016, sin éxito, y candidato estos días a líder orgánico de la formación morada en la ciudad de Madrid, en diciembre próximo, con probable éxito.

Pero no solo en Podemos trabajan con la expectativa de que Carmena repita de candidata, logre la Alcaldía de Madrid y se retire después dejando un sucesor. También en algunos ámbitos del PSOE. Hasta el punto de que en el PSOE madrileño, el PSM, hay quien promueve lo que sería una bomba política: proponer a Podemos una lista conjunta al Ayuntamiento de Madrid que esté encabezada por Manuela Carmena y que lleve a un socialista o a una socialista de número dos y de probable sucesor como alcalde o alcaldesa si ella se retira.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha