eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Pedro Bravo

Soy una persona que hace cosas; entre ellas, escribir libros: "Biciosos" (Debate, 2014), ensayo sobre bici urbana, y "La opción B" (Temás de Hoy 2012), novela... De momento.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 741

Madrid actualiza su plan para la bici… a ver si esta vez lo cumple

La movilidad en bicicleta en Madrid recuerda a ese sketch de Monty Python en el que un equipo de fútbol formado por filósofos griegos se enfrenta a otro compuesto por pensadores alemanes y, tras el pitido inicial, todos se ponen a pasear pendientes sólo de sus profundas reflexiones sobre el juego pero completamente ajenos al balón, al juego mismo. Aquí hablamos mucho de que hay que ir en bici y discutimos más sobre la manera de hacerlo pero pedaladas damos pocas.

Ojo, no estoy diciendo que Madrid se mueva mal, al contrario. Según la última encuesta de European Metropolitan Transport Authorities (EMTA), es la sexta ciudad de Europa en uso del transporte público y la quinta con menor uso del coche. También se sabe, aunque unas líneas más abajo hablaré de lo poco que se sabe, que aquí se camina mucho. Es lo de la bici lo que llevamos retrasado.

Seguir leyendo »

Richard Florida, Arquímedes y la nueva crisis urbana que no es tan nueva

Cuenta la leyenda que Arquímedes descubrió cómo medir el volumen de objetos irregulares al sumergirse en la bañera y comprobar que subía el nivel del agua hasta rebosar y salirse de la tina. El hallazgo le sirvió para pergeñar su famoso principio y también para meterse en un lío con sus vecinos por eso de corretear desnudo por la calle gritando eureka como un poseso. Qué contento se puso Arquímedes ese día y cuánto más se habría puesto de haber sabido que su hallazgo también podría ayudar a Richard Florida a explicar la nueva crisis urbana del siglo XXI.

Florida es un geógrafo y economista gringo residente en Toronto, uno de los principales gurús actuales de los asuntos ciudadanos sobre todo desde que en 2002 lanzase el concepto de clase creativa y su relación con la regeneración urbana. Para él, la concentración en determinadas áreas de profesionales liberales, currantes de lo tecnológico, artistas, músicos y modernos en general es un foco de talento y, por eso, un motor de progreso económico y desarrollo que debe ser seguido y potenciado por los gobernantes.

Seguir leyendo »

Y al sexto mes, BiciMAD (municipalizada) resucitó

Viernes por la mañana en el barrio de Fuencarral de Madrid, el sol de verano disfrazado de primavera vigila las cocheras de la Empresa Municipal de Transportes (EMT). Rita Maestre (portavoz del Ayuntamiento), Inés Sabanés (delegada de Medioambiente y Movilidad), Carlos Sánchez Mato (concejal de Economía y Hacienda) y Álvaro Fernández Heredia (gerente de EMT) presentan los resultados del proceso iniciado hace meses para recuperar el servicio público de alquiler de bicis de la ciudad. Antes de contarlos aquí, un poco de memoria.

BiciMAD es, con los ciclocarriles, lo poco bueno hecho en materia de movilidad ciclista en 25 años de Gobierno del PP. La empresa concesionaria, Bonopark, ganó el concurso ofreciendo un extra, bicis eléctricas. La cosa empezó regular, siguió bien pero, coincidiendo con la ampliación de estaciones y por razones que no se han terminado de explicar, empezó a caer hasta que, un año después de la llegada de Ahora Madrid a Cibeles, se convirtió en uno de los problemones heredados de Carmena y compañía. Incidencias por doquier, bicis vandalizadas por costumbre, caída de usos y de abonados, muy mala pinta. Finalmente, se decidió que tomase los mandos EMT. Como ya se dijo aquí, entonces parecía la mejor solución (y casi la única) posible. Así ha sido.

Seguir leyendo »

¿Se puede ganar la guerra contra Airbnb?

Lo que está pasando a las ciudades con el tema de los apartamentos turísticos se puede explicar muy fácil remezclando ese microrrelato de Monterroso, probablemente el más manoseado del mundo: cuando despertaron, Airbnb ya estaba por todas partes. Pero una cosa es explicarlo fácilmente y otra es que se pueda solucionar igual.

El viernes se presentó por fin el Análisis del impacto de las viviendas de uso turístico (VUT) en el Distrito Centro, encargado por la Junta Municipal. El estudio, realizado por la consultora Red2Red, es extenso y profundo y está documentado con otros informes –a veces parciales de uno y otro lado (Airbnb o la patronal turística Exceltur)–, entrevistas a responsables políticos, expertos y colectivos vecinales, encuestas a propietarios, auditorías varias y literatura académica.

Seguir leyendo »

Por qué la última idea de Elon Musk es más vieja que la tos

Primavera de 2017, Silicon Valley. Elon Musk para el pulso del mundo al anunciar su último proyecto: una red de túneles en Los Ángeles para llevar coches de un lado a otro a 200 km/h a través de plataformas. Es más que una idea, es una empresa con nombre juguetón, The Boring Company, y con ingenieros a sueldo. El creador de los coches eléctricos Tesla, de la empresa privada de transporte aeroespacial Space X y de las soluciones para la vida con energía solar SolarCity está seguro de haber imaginado la solución para el problema del tráfico y, así, el hallazgo que nos llevará bien llevados al futuro de las ciudades. Se equivoca dos veces. La cosa no sólo no es un hallazgo, más bien es una evolución de lo mismo de siempre, y, desde luego, no soluciona nada sino todo lo contrario. Rebobinamos.

Primavera de 1859, Barcelona. El Gobierno de España, pese a la oposición del Ayuntamiento, firma el decreto que pone en marcha el conocido como Plan Cerdá; un año después empiezan las obras del Ensanche. Ildefons Cerdá i Sunyer fue un ingeniero, urbanista y jurista catalán, un progresista convencido de que el diseño urbano podía ayudar a acabar con la desigualdad. Su propuesta de Ensanche, unánimemente rechazada por sus conciudadanos entonces, pero hoy bastante apreciada por casi todos los barceloneses (no por Eduardo Mendoza, que en La ciudad de los prodigios le pega un buen meneo), proponía un diseño en cuadrícula, sin un centro, con manzanas amplias que se aprovechaban de la circulación del viento, parques y jardines interiores y una anchura de calles entonces inaudita que anticipó la llegada de los coches de forma consciente: Cerdá estaba convencido de que acabaríamos moviéndonos en vehículos… a vapor. Él sí fue un visionario.

Seguir leyendo »

'La ciudad de las bicis': un evento para volver a celebrar la bici en las ciudades

Existió un tiempo en que la bicicleta era un artefacto que caía bien a todos, que se veía como un vehículo para cambiar los hábitos de los ciudadanos y de las ciudades. Ese tiempo fue hace cinco minutos pero ahora parece tan lejano como el primer bostezo de la Eva mitocondrial. Hoy, la bicicleta es un arma que, al menos en España, se arrojan unos y otros en el ring de la política de partidos por eso de ganar unos votos. Otra cosa tonta del circo que tienen montado, porque la bici sigue siendo un hallazgo. De hecho, es quizás el único que ha conseguido ser el invento del siglo dos veces. Primero, cuando vivió a principios del XX su histórico bum y, unos 100 años después, cuando muchas ciudades se dieron cuenta de que tenían en sus trasteros una de las mejores soluciones para los problemas de movilidad, salud y calidad del aire que hemos ido acumulando con el paso de la modernidad.

El caso es que este mes la bici está de celebración. Lo está porque este 19 de abril es el Día de la Bicicleta, que conmemora con toda la guasa el viaje a pedales que hizo Albert Hofmann en 1943 por Basilea, conducido por su ayudante y después de ingerir por primera vez de forma voluntaria la fórmula que le hizo famoso, el LSD-25. También porque se está celebrando estos días el sexto  Foro Mundial de la cosa en México, la gran cita más que mundial americana del asunto. Y, también, porque a partir el jueves 27 empieza en Zaragoza La ciudad de las bicis, uno de los acontecimientos ciclistas más ambiciosos propuestos en España, un evento que en realidad son tres.

Seguir leyendo »

El futuro pasa por no tener un coche autónomo

Hace unos días se supo que Uber había suspendido el programa de pruebas de sus vehículos autónomos e, inmediatamente después, se oyó un "oh" muy grande en todo el planeta. Y es que hay palabras apisonadora que aplastan cualquier debate. Dinero es la principal. Pero hay otras. Tecnología, por ejemplo. Parece que la innovación es buena por definición y que cualquier cosa que sea nueva y, ahora, digital nos la tenemos que tragar como si fuese la pastilla azul. Ahí están el proceso de datos y la inteligencia artificial, que muy bien pero que está por ver que sean buenos para todos o sólo para unos pocos. Y aquí al lado, al lado de ese big data y esa IA y al lado en el tiempo, está el asunto del coche autónomo.

El concepto es tan deslumbrante que provoca que un medio de referencia en materia urbana como Citylab empiece un texto con un subidón de hipérboles que ni José Luis Moreno en una de sus presentaciones: "Las expectativas son enormes. El coche autónomo es, sin duda, la gran promesa tecnológica del siglo XXI. Una de ésas raras tecnologías que puede cambiar el mundo (…) Tanto es así, que su increíble potencial para salvar vidas es secundario frente a otras transformaciones económicas, culturales y estéticas que causará". Sigue el colocón, digo el párrafo, hablando de la movilidad independiente que permitirá a invidentes, por ejemplo, pero también de cómo creará y destruirá industrias y transformará la forma en que las ciudades se diseñen y conecten. Y aquí es donde empieza la bajona.

Seguir leyendo »

La ciudad que quiere Madrid, ¿es turística o no tanto?

Dice Wikipedia que España es uno de los tres países más visitados del mundo y que el turismo representa el 11% del PIB. Los reclamos son el sol, la playa, la montaña, la historia, los monumentos, la comida, la bebida y los que decidamos. Porque, aunque hay quien piensa que esto pasa porque hemos sido el pueblo elegido por Dios para plantar su toalla, la realidad es que hay detrás un trabajazo para atraer a los millones de personas que nos visitan cada año. Del personaje representado por Paco Martínez Soria en El turismo es un gran invento a David Pérez, el alcalde de Alcorcón, que primero lo intentó con Eurovegas y ahora con el mayor centro budista de Europa, no hay mucha distancia (en casi ningún sentido).

En este país llevamos años invirtiendo esfuerzo y dinero en convertirnos en hoteleros y camareros y lo hemos conseguido. Somos sector terciario. En la costa no cabe una paella más y quizás por eso ahora estamos trayendo gente a las ciudades. Y la gente viene porque es tendencia y se ha convertido en costumbre lo de hacer checkin en urbes de todo el mundo para colgar la experiencia por las redes pero también porque es fácil y barato. Líneas áreas low cost, hostels y hotelitos con encanto, apartamentos turísticos, comparadores de precios, agencias de turismo experiencial… Tenemos el mundo al alcance de nuestra mano y lo agarramos fuerte sin importarnos las consecuencias, que las hay.

Seguir leyendo »

Madrid está cambiando y (aquí el titular que nunca leerás) a mucha gente le gusta

Uno mira hoy Madrid y contempla algo que hacía años que no pasaba. Algo que antes era tan corriente que hasta un actor de visita promocional, Danny de Vito, lo tuvo que retratar en una frase tan graciosa como certera: "Muy bonito Madrid pero a ver si encuentran pronto el tesoro que están buscando". Tres lustros atrás vivíamos en una obra continua, con todas las calles levantadas casi todo el tiempo, generalmente para hacer túneles y poder meter así más coches en la ciudad. Desde hace un mes, han vuelto los agujeros y las vallas pero con el objetivo contrario: ampliar aceras, quitar carriles de circulación de algunas calles, meter por fin unos pocos carriles bici.

En principio, es una buena noticia que debería alegrarnos. Los expertos en urbanismo, movilidad, medio ambiente y hasta economía coinciden en que hay que recuperar espacio para las personas en las ciudades, invertir en transporte público y fomentar el uso de la bicicleta como alternativa al coche. Sin embargo, no sólo no todo el mundo está alegre sino que hay mucha gente muy enfadada.

Seguir leyendo »

Contra la cultura de la ciudad sucia

El Ayuntamiento de Barcelona va a estar todo el año 2017 con una campaña de sensibilización recientemente presentada que quiere mejorar el aspecto de sus calles.  La acción trata de conseguir que la gente se corte de ensuciar el espacio público a través de la labor de cien informadores de diversas nacionalidades que explicarán a vecinos, comerciantes y turistas que mantener la ciudad limpia es cosa de todos. Los educadores hablarán varios idiomas además del catalán y el castellano; francés e inglés por eso de los visitantes, pero también chino o árabe para hacer entender a los que vinieron para quedarse.

Barcelona, así, da un paso más que el que dio Madrid hace algo más de un año con esos carteles que aún nos aluden con mensajes ilustrados y que invitan a mantener limpia "la ciudad que quieres". Hay más: Bilbao, también recientemente, ha propuesto una campaña para impulsar los valores cívicos y la responsabilidad en el mantenimiento del lugar. El argumento conceptual lo clava: "Bilbao es tu casa".

Seguir leyendo »