Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Lo que Feijóo entiende por calidad democrática, por Esther Palomera
El gol de un negro: de la final de la Eurocopa a la realidad del racismo en el deporte español
OPINIÓN | 'La cacería', por Marco Schwartz
Sobre este blog

Stories Matritenses es un blog del grupo de periódicos hiperlocales Somos Madrid escrito por Pedro Bravo.

Pedro Bravo escribe ensayo y ficción. Su último libro es Cabo Norte (Menguantes, 2020). Además, ha publicado Exceso de equipaje (Debate, 2018), Biciosos (Debate, 2014) y La opción B (Temas de Hoy, 2012)Es socio de Soulandia, una empresa que aplica la narrativa a estrategias de comunicación, y del coworking malasañero Espíritu23. Habita en la linde occidental del barrio.

www.pedrobravo.es

Sobre el Goya a la mejor ciudad de ficción… ¿para Madrid?

Rodaje de la serie 'XHOXB' en la salida del Metro en Tribunal

1

Los titulares lo vienen diciendo: Madrid bate récords de películas rodadas en sus calles; aunque a los que vivimos en sus calles no hace falta que nadie nos diga nada. Los habitantes del centro sabemos que empieza a ser rara la semana en la que no hay reservas de aparcamiento, caterings, camiones, focos, cámaras y algún actor a la vista. No es una queja, es una observación.

Hace ya tiempo que los territorios descubrieron que los contenidos audiovisuales pueden formar parte de su promoción turística. Un ejemplo reciente: la segunda temporada de la serie de HBO White Lotus, cuyo título es el nombre de una imaginada cadena de hoteles de lujo, tiene lugar en Sicilia. La ficción ha resultado ser buena y parece que la realidad también, al menos desde la perspectiva de negocio dominante: las búsquedas de viajes a la isla italiana aumentaron un 50% nada más estrenarse y el verdadero hotel donde se rodó, el Four Seasons San Domenico Palace, se ha convertido en un lugar de acceso casi imposible no por el precio de las habitaciones, sino por la cantidad de reservas que la serie ha provocado. Da igual el retrato del turista de lujo que hace ni los hechos más o menos tenebrosos que suceden en ella, la localización es un personaje más y la forma de mostrarlo tiene una evidente intención publicitaria: no se ve, ¡ni siquiera en Palermo!, ni un papel en el suelo ni una grieta en una pared, todo es de postal. De hecho, Sicilia es quizá el único personaje que no sale mal parado en el guion.

Desconozco —igual es que no he buscado lo suficiente, quizá es que es secreto— si la región ha apoyado económicamente la producción, pero lo que es seguro es que han dado todas las facilidades. Es otro ejemplo de que ahora, las estrategias de turismo incluyen epígrafes audiovisuales y por eso se hace todo lo posible por fomentar producciones y rodajes, desde agilizar la gestión de permisos hasta los dos millones de euros de subvenciones del gobierno canario. 

Por aquí, hace cinco años Manuela Carmena anunció en el Festival de Málaga la creación de la Madrid Film Office, “un servicio público del Ayuntamiento de Madrid —así se explica ahora mismo en su web— que tiene como misión promocionar la ciudad como escenario de rodaje de producciones audiovisuales, asistir a las empresas y a los profesionales que eligen la ciudad de Madrid para llevar a cabo sus proyectos, apoyar al sector audiovisual madrileño y estimular la inversión y el desarrollo local”. El ayuntamiento actual ha pisado el acelerador de la máquina diseñada por el de antes. Por los datos del año pasado, con éxito: 860 proyectos entre películas, series, anuncios y videoclips en 2022, casi un 10% más que en 2021. 

El problema —igual que en todo relato audiovisual tiene que haber un conflicto, en todo artículo de opinión tiene que haber un problema— es que a veces a uno le gustaría mudarse al Madrid de las series y de las películas. El problema es que, en ese Madrid de ficción, los personajes, da igual a los que se dediquen, habitan en casas amplias, bonitas, luminosas, bien situadas e incluso con vistas. El problema es que en ese Madrid irreal uno puede pasear un día de verano sin sufrir un golpe de calor y encontrar por la noche la mejor mesa en una terraza de Malasaña o La Latina sin pegarse con nadie, pagar unas cuantas consumiciones sin pedir un crédito y conversar plácidamente sin mirar frenéticamente el móvil ni hacerse selfis. El problema es que esos madrileños de película no tienen que esquivar patinetes, bicis, motos o basura por las aceras, ni siquiera se topan con los sopotocientos rodajes que invaden la ciudad —vaya, al final me quejé un poquito—. El problema es que en esa capital de la España que no existe no hay atascos ni contaminación ni ruido de obras ni cualquier otro problema que no sean los de los propios personajes.

Por supuesto, sé que en esto que digo hay excepciones y que, además, la ficción no tiene por qué retratar la realidad sino lo que diantres quieran sus autores. Eso es exactamente lo que estoy haciendo yo, mirar a través del espejo mágico y majo del cine y las series los males de mi ciudad. Y, de paso, aprovechar para proponer a la Academia de Cine que inaugure una nueva categoría en sus premios, el Goya a la mejor Ciudad de Ficción. 

Y algo más, con permiso, una reflexión. Ahora que sabemos que la industria turística se alía con la audiovisual para hacer de los territorios decorados en los que situar relatos que son al mismo tiempo campañas publicitarias —ficción, en ambos casos—, quizá sea el momento de asumir que nuestros viajes a esos lugares forman parte de esa misma fábula. Que esas experiencias que nos venden y que tan alegremente compramos, ésas que nos cambian la vida, da igual que sea un fin de semana en Copenhague que un mes de mochileo por los Andes, son parte de un cuento producido por grandes estudios en los que nosotros somos tan sólo actores secundarios. Figuración.

Sobre este blog

Stories Matritenses es un blog del grupo de periódicos hiperlocales Somos Madrid escrito por Pedro Bravo.

Pedro Bravo escribe ensayo y ficción. Su último libro es Cabo Norte (Menguantes, 2020). Además, ha publicado Exceso de equipaje (Debate, 2018), Biciosos (Debate, 2014) y La opción B (Temas de Hoy, 2012)Es socio de Soulandia, una empresa que aplica la narrativa a estrategias de comunicación, y del coworking malasañero Espíritu23. Habita en la linde occidental del barrio.

www.pedrobravo.es

Etiquetas
stats