eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Con la iglesia hemos topado, amigo cordero: la religión por encima de derechos y compasión

40 Comentarios

Cordero degollado sin aturdimiento previo, según el rito halal. Foto: © Jonás Amadeo Lucas / TheAnimalDay.org

“A todos los que matáis en nombre de un dios, os espero en el infierno” (Lucca Capiotto)

Vaya por delante mi respeto a las diferentes creencias religiosas, y junto a él mi rechazo a toda práctica que suponga maltrato físico o emocional para un ser vivo, la imponga la fe, un gobierno, una secta o una voz que suena en nuestro interior. Aclaro también que estoy en contra de sacrificar a un ser vivo para comérselo, sea su agonía laica o piadosa.

Dinamarca, siguiendo el ejemplo de Islandia, Polonia, Noruega o Suecia, entre otros, prohibió el 17 de febrero el sacrificio de animales según rituales que no permiten su aturdimiento previo. La nueva ley impide que se acabe con la vida de vacas, terneros, pollos o cualquier criatura comestible por “no impura” utilizando los métodos Kosher (judío) y Halal (musulmán), ordenados por sus respectivas religiones. El viceministro israelí de asuntos religiosos la calificó de antisemita, los islamistas dijeron que atenta contra sus derechos, tacharon al Gobierno de poco democrático e invitaron al boicot de productos daneses. En ambos casos insisten en que aturdir a los animales es incompatible con las normas de su fe. Con la Iglesia hemos topado, otra vez, amigo cordero. Superada la quema de gatos por parte de la católica en la Edad Medía al considerarlos demoníacos (Mahoma los quería porque su gata Muezza le salvó de la mordedura de una serpiente), nos encontramos con la tortura de aves y mamíferos de la mano de judíos y musulmanes en una especie de deja vu sangriento y secular.

Seguir leyendo »

Teo no se entera: los zoos son cárceles de animales

León cautivo en un zoológico. Foto: Infozoos

“Teo es un niño simpático y divertido a quien le gustan mucho los animales y la naturaleza”. Esta viene a ser la presentación de Teo en su visita al zoo local. Para incondicionales, supongo; aunque a mí Teo siempre me pareció un niño entre repelente y megañoño, y sobre todo un perfecto ingenuo. Pues bien, si tenía alguna duda, se me despeja tras saber que el muchachito no tiene mejores planes para el domingo por la mañana que acercarse al zoológico.

Teo cree que los animales residentes en el zoo son felices, unos suertudos que disfrutan del resort tras conseguir una plaza entre multitud de aspirantes, que mueren de viejecitos y que el Director, compungido por tan irreparable pérdida, se ocupa de que sus cenizas sean esparcidas por la tierra que vio nacer a sus antepasados: África, América, Oceanía… Teo debe de pensar sin duda bobadas de tal pelo, más si cabe tras la dominical visita junto a su hermano pequeño, invitados ambos por tía Rosa, otra que tal baila. Teo no se entera.

Como Teo, mucha gente sigue percibiendo los parques zoológicos como “paraísos para los animales”: el lugar soñado por leones, monos y flamencos. Hasta puede que Marius –con sus facultades físicas y mentales intactas– llegara a pensar algo similar en su cabecita de jirafa adolescente. Pero ni tiempo tuvo el pobre de rectificar en sus creencias, desplomado desde las alturas tras el disparo de un trabajador del centro. ¿Sacrificio humanitario? Pues no, porque, como se ha apuntado, Marius estaba perfectamente sano. Pero cometió el error de no portar genes “demasiado originales”, y eso lo convertía en un ejemplar “sin interés para el programa de reproducción del que formaba parte”.

Seguir leyendo »

Prepublicación: 'El triunfo de la compasión', de Jesús Mosterín

Izda: Portada de 'El triunfo de la compasión', publicado por Alianza Editorial. Dcha: Jesús Mosterín, su autor

Seguir leyendo »

¿Por qué un Partido Animalista?

30 Comentarios

Laura Duarte y Silvia Barquero, del Partido Animalista, ante el Parlamento Europeo. Foto: Pacma

La transición pendiente: hacia una sociedad de todos

¿Cómo se puede avanzar hacia una sociedad realmente justa, cuyo funcionamiento se base en la ética, si no tenemos en cuenta todas las vidas? ¿Cómo podemos decir que buscamos lo mejor para todos si esos todos son sólo unos?

Esa es la principal diferencia entre el Partido Animalista (Pacma) y los demás partidos políticos: lo que entienden por “todos”. La realidad es que, de forma generalizada, para las formaciones políticas “todos” somos sólo los humanos, y aunque ellas se jacten de representar a unos o se acusen de representar solo a otros, hablan siempre de humanos, solo de humanos. 

Seguir leyendo »

Golpes, cadenas, descargas eléctricas: la magia más cruel

Bebé elefante adiestrado con métodos violentos para el circo Ringling. Foto: ©Peta

La música es alegre y estridente, un grupo de bailarinas vestidas al estilo de bollywood danza saludando a la audiencia. Cuando los elefantes salen a escena, atravesando una cortina de humo, los niños abren los ojos, emocionados y nerviosos, y todo el público aplaude. Los animales dan varias vueltas por la pista, se ponen de pie y se apoyan unos en otros, como si bailasen una polca. Es un día especial y Silvia ha ido al circo con su familia. Aunque se supone que debería estar feliz, en ese momento siente en el pecho una inesperada punzada de tristeza. Mira a su hijo, sonríe, y disimula las ganas de llorar. Todo sea por no quitarle la ilusión.

Gran parte de los adultos que van al circo prescindirían, sin ningún problema, de los números con animales. Los estudios sobre conducta animal en la naturaleza, las campañas llevadas a cabo por las asociaciones y el mayor acceso a la información en las redes convierten el engaño en algo difícil de tragar cuando uno crece. Y, sin embargo, siguen visitándolos, promoviéndolos, financiándolos (el propio Ministerio de Educación, Cultura y Deporte patrocina a Gottani, un circo con animales que incluso ha sido denunciado tras propinar una brutal paliza a una tigresa que se defendió de su domador). Siguen llevando a sus hijos a verlos. Pura disonancia cognitiva que se resuelve, como casi siempre, eligiendo el camino que requiere menor estrés emocional.

¿Qué mensaje creemos que reciben los niños viendo a sus animales favoritos realizar números ridículos, humillantes y peligrosos? El sometimiento de seres vulnerables usando el miedo y la violencia está en la base de muchos de nuestros problemas como sociedad. El progreso moral sólo se demuestra desde el respeto, la compasión y la empatía.

Seguir leyendo »

ETB: engullir ranas vivas forma parte del guión

26 Comentarios

Concursante en el programa de la ETB "El Conquistador del Fin del Mundo"

Un entramado de tablas hace las veces de mesa para los comensales, y sobre ella varias cacerolas de barro, cubiertas. Enfrente, a una prudencial distancia y en disciplinado orden, dos grupos de personas vestidas con harapos de diseño esperan órdenes. Se trata de gente que intenta sobrevivir en medio de la selva sudamericana. El escenario resulta premeditadamente informal.

El presentador, al más puro estilo macho alfa, ofrece las oportunas instrucciones para llevar a cabo la prueba:

“Aquel o aquella que designe el capitán deberá comerse vivos los animales que contenga el recipiente. ¡Suerte!” .

Seguir leyendo »

¿Y si envenenaran a Teodoro, el gato de Cortázar?

Gato de una colonia felina en un núcleo urbano. Foto: Asociación AGAR / Juan Carlos Saire

Teodoro era el gato que convivía con Julio Cortázar y a quien el escritor dedicó numerosas páginas y muchas horas de su tiempo. Cultivar una amistad tan peculiar como esa no es algo exclusivo del genio argentino. Virginia Woolf, Truman Capote o Borges sabían que estos felinos son gente con mucha personalidad, con un carácter propio, único e inconfundible. Cualquiera que haya tenido la suerte de compartir su vida con un gato, lo sabe.

Algunos responsables públicos, en ayuntamientos y en comunidades autónomas, comienzan a percibir la creciente preocupación social por el bienestar y la seguridad de los felinos en los núcleos urbanos. Pero son las asociaciones protectoras, entidades sin ánimo de lucro, quienes trabajan sin descanso para contribuir a crear esa conciencia social colectiva hacia unos animales que apasionaron a Cortázar, Woolf, Capote o Borges. A los gatos hay que protegerlos, aunque no vivan bajo nuestro techo, porque son vulnerables y porque con ello salvaguardamos una parte esencial de nosotros mismos, aquello que nos hace más humanos. 

Como explican en Protección Felina, hay que distinguir entre los animales abandonados y susceptibles de ser adoptados, y aquellos otros que nunca han convivido con humanos y conservan su naturaleza salvaje prácticamente intacta, por lo que la adopción no es una opción. Simplemente no se adaptan bien a una casa. Pero no hay que olvidar que la especie felina puede llegar a reproducirse hasta 4 veces al año con camadas de 5 o 6 individuos. ¿Qué hacemos entonces con ellos?

Seguir leyendo »

Los mayores lloran en las residencias la separación forzosa de sus animales

47 Comentarios

Foto: José Miguel Larraz

Cuando María llegó a la residencia de ancianos, sus ojos vivarachos impresionaron a la directora. Ahora son de color humo. Lleva meses sin acariciar a Mía, sin tenerla en su regazo, sin su ronroneo nocturno. Después de un accidente casero, María ingresó en la residencia, mientras sus hijos le prometían buscar una buena adoptante para Mía. ¿Pero quién adopta a una gata de diecinueve años con la cadera como un flan?, dudaba María. En un par de horas, la residencia y sus hijos decidieron cómo sería el resto de su vida, olvidándose de lo más importante para ella, del único ser vivo que había permanecido a su lado las dos últimas décadas. Una tarde, María estaba viendo un programa en la televisión sobre animales abandonados cuando reconoció en una de las jaulas a su adorada y esquelética gata. Suplicó hasta la extenuación que le dejaran llevarse a Mía a la residencia, se negó a comer, se negó a participar en ninguna actividad, pero recibió un no rotundo por parte de la dirección. Todas las mañanas, María se arregla el pelo con desgana, busca el bastón y sale a la pequeña terraza de su habitación, donde permanece sola. El resto de residentes juega a las cartas o ve la tele. En pocos meses ha perdido ocho kilos, justo lo que pesaba Mía antes de separarse de ella. Las dos, María y Mía, son hoy un muestrario de huesos, un dolor de clavículas arrastrándose, respectivamente, por una residencia y una jaula.

Chico está en una perrera y tiene fecha para ser sacrificado, pero no será necesario, hace dos meses que apenas come ni se mueve. Pablo vendió su casa para saldar las deudas económicas de sus hijos y después ingresó en la residencia. Lo hizo a cambio de que sus nietos se ocuparan de su pastor alemán y de que siempre estuviera bien atendido. No fue así, nadie quiso ocuparse de Chico y la residencia se negó a admitirlo. Chico pasa las veinticuatro horas del día mirando la puerta de su chenil, esperando a Pablo. Y Pablo pasa toda la jornada mirando la puerta, esperando a que sus nietos le traigan a Chico.

Nina, una anciana de origen ruso, se sienta todos los días en un banco del parque y le enseña a quien quiera pararse unos minutos la fotografía de Ana, su hermosa cocker de melena rizada. Un día Nina llamó a la guardería donde sus hijos le dijeron que estaba su perra y allí le informaron de que Ana había escapado y había sido atropellada por un coche.

Seguir leyendo »

Caballos con cepos: una barbarie medieval en la Galicia de hoy

22 Comentarios

Un caballo en Galicia con cepos que inmovilizan sus patas. Foto cedida por Libera!

“Claro que en ocasiones conocemos quiénes son sus dueños pero no hay manera de demostrarlo. ¿Sabes?, a veces incluso nos miran desde lejos mientras comprobamos a los animales”.

“Nunca llevan el microchip obligatorio, así resulta casi imposible identificar a sus propietarios”.

“No, Julio, no podemos quitarles las malditas trancas, es que ni pasarles el lector a menudo, no disponemos de munición para dormirlos. Tenemos que dejarlos tal como los encontramos”.

Seguir leyendo »

Los perros "de caza" entran en el Congreso de los Diputados

27 Comentarios

"Galgos: España ante el mundo" en el Congreso de los Diputados

Perros, sí. En el mismísimo Congreso de los Diputados. El miércoles de la semana pasada. No era una sesión plenaria, ni de comisión, pero era un acto parlamentario. Pura lucha, y no solo simbólica, por una democracia representativa que represente también a quienes no tienen voz para defenderse.

Entrecomillo “de caza” porque no me gusta la expresión y no quiero hacerla mía. Son perros, y punto. Otra cosa es la etiqueta que les pongamos, que siempre obedece a nuestros intereses y nunca a los suyos, y que en este caso indica que son animales usados para matar a otros animales, víctimas todos ellos de la depravación que aprecia entretenimiento en el sufrimiento y la muerte.

Me hubiera gustado contar que los parlamentarios se comprometen a poner fin a su tortura, pero de momento no es así. Sin embargo, el acto organizado el miércoles pasado por la Asociación Parlamentaria en Defensa de los Animales ( APDDA) puede ser un avance. Así, al menos, quiero interpretarlo.

Seguir leyendo »