eldiario.es

Menú

El gobierno de los peores

La tragedia de este país es que 8 millones de personas quieren que Rajoy siga siendo presidente, a pesar del saqueo, del choteo y del esperpento en el que ha convertido la política española. Pero son la mitad que el resto de votantes, tampoco lo olvidemos

45 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Rajoy ha vuelto al plasma. Ha salido la causa penal abierta a Rita por el Supremo y él ha vuelto a entrar en la tele para evitar a los periodistas, a los que su equipo mantiene a raya en la campaña gallega colocando conos de tráfico a 50 metros de distancia de donde actúa Plasmariano. Próximamente le veremos comparecer en un plasma dentro de una urna de cristal separada por un cerco policial de un kilómetro. No es el Gran Hermano de 1984, es el Gran Mariano de la España de 2016, el hombre que quiere que le dejen ser de nuevo presidente.

La tragedia de este país es que 8 millones de personas quiere que lo siga siendo, a pesar del saqueo, del choteo y del esperpento en el que ha convertido la política española. Normal que a Rajoy le dé todo igual si a sus votantes les parece que ídem. Normal que no cese a Rita Barberá en cuanto se anunció que el Supremo la investigará. Normal que dos días antes el PP le diera dos comisiones en el Senado al que no va. Normal que haya tenido que ser ella la que deje su militancia del partido por las presiones, pero conserve su escaño por el que le seguimos pagando aunque no aporte por allí.

Normal que justo antes el presidente y su ministro de Economía nombrasen a dedo a su amiguete Soria cesado anteriormente por tener sociedades en paraísos fiscales y mentir al respecto. Normal que el PP evite que De Guindos comparezca en el pleno para explicarlo y normal que mienta en la comisión en la que no tuvo más remedio que responder. Normal que Rajoy incluyera al comisionista De la Serna en las listas aunque ahora sabemos que tenía que saber de sus manejos por Moragas. Normal. Todo lo anormal es normal para el PP y sus votantes.

Le parecerá normal a esos ocho millones que son muchos, demasiados dadas las circunstancias, pero son la mitad del resto de votantes a los que no les parece ni medio normal porque no lo es. Es una desvergüenza, también hay que recordárselo a los que día tras día piden desde sus atalayas y editoriales que se le dé a Rajoy la presidencia. En una democracia normal no debe gobernar un presidente que se esconde tras un plasma, de su país y de su propia miseria. En un país normal no puede volver a gobernar el PP de Mariano.

También habría que recordárselo a Rivera que dice que le retirará el apoyo al PP si no cesan a Rita, pero se lo mantienen a pesar de todo lo demás. Rajoy ha convertido en normal que le tengan que exigir lo obvio y Ciudadanos va a conseguir que se normalice aún más la anomalía. Ambos alientan el miedo de que los bolivarianos conviertan España en el caos de Venezuela cuando Génova se les ha adelantado y nos ha convertido en una monarquía bananera gobernada por los peores.

Al gobierno de los peores, los clásicos lo llaman "kakistocracia", derivado del superlativo de "kakos", malo en griego, que traducido al genovés sería "ladronísimos". El Dictionary of Sociology publicado en Inglaterra en 1944 lo define como "el estado de degeneración en el que la organización gubernativa está controlada por gobernantes que ofrecen toda la gama, desde ignorantes y matones electoreros hasta bandas y camarillas sagaces, pero sin escrúpulos". Hoy en España eso tiene un nombre: Partido Popular.

ESTE JUEVES A LAS 10H EN WWW.CARNECRUDA.ES, ENTREVISTAMOS A MARTIRIO, LA VOZ QUE SE PUSO EL MUNDO POR PEINETA

Recuerda que este programa es solo posible gracias a ti.
Difúndelo y, si puedes, hazte Productor o Productora de #CarneCruda.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha