eldiario.es

Menú

Semana convulsa por la suspensión de la autonomía de gestión del Consorci Sanitari del Maresme

La Generalitat suspendió la autonomía de gestión del Consorci Sanitari del Maresme por el déficit de cerca de 2 millones de euros del Hospital de Mataró en 2014

El Plan de Reequilibrio ideado por Salut prevé el traslado de 40 camas del Hospital de Sant Jaume (sociosanitario) al de Mataró (de agudos), lo que implicaría contar con 40 camas menos de agudos

La Coordinadora en defensa de la Sanitat Pública de Mataró tiene previsto concentrarse y ocupar el Hospital de Sant Jaume el próximo sábado para mostrar su rechazo al plan

- PUBLICIDAD -
L'Hospital de Mataró. / Wikimedia Commons

El Hospital de Mataró. Wikimedia Commons

A mediados de octubre la Generalitat suspendió la autonomia de gestión del Consorci Sanitari del Maresme. La decisión, que se tomó entre otros motivos porque en 2014 el Hospital de Mataró tuvo un déficit de dos millones y medio de euros, ha provocado la movilización de usuarios, trabajadores e incluso el rechazo por parte de todos los grupos municipales. Este sábado está previsto que trabajadores y usuarios ocupen el antiguo Hospital de Sant Jaume i Santa Magdalena bajo el grito "L'Hospital de Sant Jaume no es toca" (El Hospital de Sant Jaume no se toca). Además, hay todo un calendario de actos previstos a lo largo de la semana y organizados por la Coordinadora en Defensa de la Sanitat Pública de Mataró. Repasamos las claves que han provocado llegar a esta situación, qué es el Consorci Sanitari del Maresme (CSdM) y qué consecuencias puede tener el Plan de Reequilibrio que quiere hacer Salut para equilibrar los presupuestos en los próximos tres años.

¿Qué es el Consorcio Sanitario del Marasmo y cuando se crea?

El CSdM se constituye en 1998, con Eduard Rius (CIU) de Conseller de Sanitat de Sanidad y Manuel Mas (PSC) como alcalde. Nació en el marco de la puesta en marcha del nuevo Hospital de Mataró, que se inauguró en marzo de 1999 y que asumía la asistencia que se prestaba hasta entonces en dos equipamientos históricos de la ciudad (el Hospital de Santiago y Santa Magdalena y la Aliança Mataronina, una mutualidad de previsión social fundada en 1909).
En el ente, que es una empresa pública, participan el Servei Català de la Salut (que tiene 6 representantes), el Ayuntamiento de Mataró (3) y el Consejo Comarcal del Maresme (1). El consorcio prevé la admisión de entidades públicas o privadas y en su área de influencia hay quince municipios, que en total suman una población de 264.629 habitantes.

El Consorcio gestiona el Hospital de Mataró (Atención especializada); 2 hospitales de día de salud mental, 2 centros de salud mental, un centro de atención y seguimiento de drogodependencias (Atención a la salud mental); el Antiguo Hospital de Sant Jaume i Santa Magdalena, Residencia Sant Josep (Atención sociosanitaria y local); y 3 CAP y 5 consultorios locales (Atención Primaria).

¿Por qué suspende la Generalitat la autonomía de gestión del CSdM?

La Generalitat fijó que aquellos centros que tenían un régimen especial de autonomía de gestión, un régimen que sólo afecta a las entidades del sector público de salud, estaban sujetas a un estricto cumplimiento presupuestario. El Hospital de Mataró, sin embargo, hizo un déficit de 2,5 millones en 2014 (2,1 respecto al objetivo presupuestario fijado). Fuentes del Departament de Salut justifican que la decisión no es sólo consecuencia del déficit del hospital, sino que "intervienen otros elementos que la condicionan como, por ejemplo, la capacidad de la entidad de devolver el equilibrio a corto plazo o que el déficit haya sido causado por un hecho puntual no repetible".

¿Qué implica y qué no la suspensión?

La pérdida de autonomía implica volver al régimen general de aplicación a las entidades del sector público vinculadas a la Generalidad, es decir, que se está sometido al mismo régimen de autorizaciones y controles en temas de recursos humanos, patrimonio, gestión presupuestaria, etc, según explican fuentes del Departament de Salut. Por el contrario, no implica, según asegura Salut, cambiar la cartera de servicios ni el relevo del equipo directivo y de Gobierno.

¿Se ha suspendido la autonomía de algún centro previamente?

No. Lo más similar fue la intervención del Hospital Sant Pau en 2012 a raíz del déficit del centro. Según matiza el Departament de Salut, una intervención no es lo mismo que una suspensión del régimen de autonomía. La diferencia, explican en un correo, es que la intervención implica un cambio en el equipo gestor o el órgano de gobierno, como ocurrió por ejemplo en el caso del Hospital Sant Pau.

¿Qué es y qué consecuencias tendrá el Plan de Reequilibrio 2015-2017?

Salut ideó en verano un Plan de Reequilibrio, al que ha tenido acceso este diario, que prevé equilibrar los presupuestos de la entidad de aquí a 2017. Según el plan, una segunda fase implicaría la reordenación de los servicios . Concretamente, prevé el traslado de 40 camas de convalecencia del antiguo Hospital de Sant Jaume i Santa Magdalena al Hospital de Mataró. El texto habla de la "optimización de camas y transporte sanitario entre los dos edificios así como de la "optimización de recursos de hostelería y servicios generales".

La decisión de trasladar los 40 camas del Hospital de Sant Jaume ha sido rechazada de forma unánime por todos los grupos políticos del Ayuntamiento de Mataró, que reclamaron que antes de tocar nada se elaborara un Plan Director para determinar las necesidades sanitarias de la ciudad. Desde el comité de trabajadores del Hospital de Mataró aseguran que aunque de momento el traslado se ha pospuesto hasta marzo acabará produciéndose tarde o temprano. El traslado implicaría contar con 40 camas menos de agudos, lo que ocasionaría que cuando el Hospital de Mataró no pudiera asumir toda la demanda se derivaran pacientes a otros centros sociosanitarios, aseguran a Catalunya Plural fuentes del comité. Uno de los trabajadores, que prefiere permanecer en el anonimato, asegura que el Plan de Reequilibrio es "un plan de recortes, poco estudiado y poco viable en Mataró" que, además, no prevé ningún tipo de inversión si bien prevé un incremento en el número de intervenciones.

La infrafinanciación histórica del CSdM

Desde 1999 el CSdM ha tenido que hacer frente a gastos por reparaciones o ampliar instalaciones y asumir otros pagos que correspondían a la Generalitat de Catalunya. Según una auditoría a 31/12/2014 hecha por la consultora Faura-Casas, la deuda de la Generalitat con el CSdM es de 34,6 millones de euros por la falta de presupuestos de amortizaciones durante todos los años desde su creación.

Por otra parte, desde el comité explican que a estos 34 millones de euros hay que añadir 23 millones que la Generalitat tenía que haber pagado en concepto de inversiones y 12 millones equivalentes a la suma de lo que los trabajadores cedieron como aparte de sus sueldos durante los años 2011, 2012 y 2013. Desde el comité aseguran también que el 80% de los aparatos clínicos y diagnósticos han pasado su vida útil y que el 30% están descatalogados. Desde el Departament de Salut consideran que "el Consorcio tiene un porcentaje de obsolescencia de equipamientos similar a otros hospitales y que el hecho de que un equipamiento haya agotado su vida útil contable no quiere decir que no funcione correctamente". Aseguran también que la entidad está haciendo una auditoría interna del estado de todos los equipamientos y las instalaciones del hospital "de forma que facilite hacer un Plan de Inversiones de los próximos años más cuidadoso".
Por otra parte, el Parlament de Catalunya ha hecho desde el 2014 tres resoluciones (Resolución 638 / X, Resolución 956 / X, Resolución 1113 / X) que instan al Govern a corregir la infrafinanciación y pagar las deudas con los trabajadores, la última este verano.

Oposición de los grupos municipales

Todos los grupos municipales del Ayuntamiento de Mataró han rechazado la suspensión del régimen de autonomía de gestión. Hecho que quedó demostrado en el pleno extraordinario celebrado el pasado 28 de Octubre, cuando el Ayuntamiento, mediante una declaración firmada por todos los grupos a excepción de la CUP, exigió a la Generalitat que devolviera la autonomía al Consorci Sanitari del Maresme.

Este grupo municipal, que presentó una declaración alternativa, prefirió no sumarse ya que van un paso más allá y se manifiestan en contra del modelo de consorcio. En el texto aseguraban que si bien "es cierto que los informes económicos manifiestan la infrafinanciación del consorcio, lo que pasa es que todos los consorcios sanitarios están infrafinanciados porque son herramientas pensadas para competir en el mercado sanitario y buscar recursos si es necesario con la realización de actividad sanitaria privada ".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha