eldiario.es

Menú

CATALUNYA

La revuelta de las batas blancas del BSA estresa a Badalona

La empresa que da servicio sanitario a la ciudad debe 7 millones a sus trabajadores por descuentos ilegales

El consistorio ha reaccionado a la petición de recuperación del importe recortado aplicando el artículo 41 de la reforma laboral

El ayuntamiento no paga la deuda mientras al mismo tiempo no reclama la que la Generalitat tiene con el servicio

- PUBLICIDAD -
Treballadors de BSA en una concentració reivindicativa

Trabajadores de BSA en una concentración reivindicativa

Cada día desde hace varias semanas los trabajadores de la empresa Badalona Serveis Assistencials (BSA), que gestiona la sanidad en la tercera ciudad catalana, se concentran en las puertas de los Centros de Asistencia Primaria (CAP), del Hospital municipal y del Centro Sociosanitario El Carme. Lo hacen reclamando el retorno de los recortes, de un 5%, de los que fueron objeto desde el inicio de la crisis. La situación explica el lío en que se ha convertido el sistema sanitario catalán.

BSA es una empresa municipal de Badalona, que tiene 220.000 habitantes. Su tarea es asegurar la asistencia sanitaria primaria, parte de las urgencias y la atención socio sanitaria. En BSA trabajan casi mil personas. El principal cliente de la empresa es CatSalut, empresa que depende del departamento de Salud de la Generalidad de Cataluña. Esta es una estructura que diferencia la sanidad catalana de la de otras autonomías. Lo que pasa en Badalona es habitual en otras comarcas y poblaciones de Cataluña, de forma que además de la red sanitaria pública existe la Xarxa Hospitalaria d'Us Públic (XHUP), que agrupa en su seno varios tipos de entidades: fundaciones, empresas públicas o empresas convencionales que, sin embargo, trabajan casi exclusivamente para la Generalitat.

Reducción de tarifas

 

Las empresas de la XHUP, BSA de Badalona entre ellas, han visto desde el inicio de la crisis como la Generalidad año a año baja las tarifas que paga por los actos médicos que desarrollan. Ante esta situación el año 2010 la dirección de BSA comunicó a sus trabajadores que les reduciría los salarios un 5%. Lo justificó para emular la medida que había aplicado la Generalidad a sus trabajadores. Ante eso los sindicatos de BSA denunciaron judicialmente la medida. Entendían que no se puede aplicar el recorte automáticamente a una sociedad privada por el simple hecho de que lo haya decidido el gobierno para sus trabajadores.

Joan Muriel es uno de los representantes sindicales de UGT en BSA. Explica: “las sentencias han dado la razón a los trabajadores. El resultado es que BSA, propiedad del ayuntamiento de Badalona, a estas alturas debe 7 millones a sus empleados, fruto de los descuentos del 5% del salario que se hicieron de forma ilegal”. La respuesta de la empresa ha sido descarnada: «no hay dinero», dice Muriel.

Para ayudar a reflotar la situación los trabajadores decidieron voluntariamente aceptar que durante un año y medio no reclamarían la recuperación del 5% descontado. Este período debía servir para reflotar la sociedad, explican otros responsables sindicales.

Reclamar a la Generalitat

 

La solución ,en opinión de los trabajadores, no es difícil si hay voluntad política. Porque la Generalidad fruto seguramente de su mala situación financiera, debe a BSA, es decir al consistorio badalonés, entre 6 y 9 millones. Los trabajadores creen que aquí está el elemento quer puede desatascar de la situación, pero, inexplicablemente el ayuntamiento que preside el miembro del PP Xavier García Albiol no reclama la deuda a la Generalitat, aunque sí ha realizado recortes.

Mientras ha durado la tregua la situación ha sido controlada. Pero desde diciembre pasado, finalizado el periodo acordado ha vuelto la tensión. Al recibir el ayuntamiento la petición de recuperar el 5% de los salarios la respuesta ha sido aplicar el artículo 41 de la reforma laboral que implica que por necesidades de la empresa se pueden reducir los salarios. Y casualmente el recorte es el 5% reclamado. Además se comunicó que se reducía una paga extra. Para ser justos hay que decir que de la deuda que BSA tenía con los trabajadores, que sumaba 7 millones se recuperaron 3 millones, pero los trabajadores consideran aún han de cobrar cuatro millones.

El intento de aplicar el polémico artículo de la reforma laboral, aprobada por el PP y CiU, topa con la letra de la norma que reclama que debe haber condiciones objetivas para hacerlo. Y lo que es cierto es que la demanda, las personas que acuden a los centros, no ha disminuido. Por tanto, los trabajadores y sus asesores creen que el recurso legal del consistorio no prosperará. Y como en el juego de la oca, se vuelve a la casilla inicial. Con una novedad. Los trabajadores cada día exteriorizan su malestar con concentraciones ante los centros sanitarios, lo que en Badalona causa malestar porque, todos lo reconocen, el sistema sanitario es un elemento diferencial de la ciudad, aspecto del que han presumido los diferentes consistorios.

De las conversaciones mantenidas entre los sindicatos con el equipo de gobierno del PP han surgido chispas. En un momento dado se amenazó, dicen desde los comités de empresa, con hacer un Expediente de Regulación de Empleo (ERE), lo que al ser divulgado a obligó a desmentirlo al alcalde Garcia Albiol mediante una hoja informativa que se repartió por la ciudad.

De hecho aplicar un ERE toparía con dificultades. Una seria conseguir el dinero necesario para indemnizar a las bajas ya que el ayuntamiento por ley no puede producir déficit. También hay una segunda razón, debería justificar que ha descendido la actividad, y las instalaciones están saturadas, difícil que un juez lo acepte. Y aún una tercera razón, el desgaste de imagen que debería asumir el ayuntamiento por haber desmontado un servicio ciudadano de primer orden. Más cuando el PP en Badalona presume de superávit en el presupuesto.

Pero, Muriel y las demás fuentes consultadas coinciden en cuestionar un elemento. ¿Qué hace que se someta a BSA y en la ciudad a un estrés social tan importante, sin antes reclamar la deuda histórica ala Generalitat? ",”¿qué pacto hay en este sentido”, se pregunta el sindicalista.

Además, hay elementos añadidos, como que por un lado o por otro los trabajadores de BSA además del 5% que reclaman han visto reducidos sus salarios en cerca del 25% desde el inicio de la crisis, lo que puede acabar afectando intangibles como la motivación.

El comité de empresa, que forman UGT con 7 representantes, CCOO con 2, y con representación también del Sindicato de Médicos, el sindicato que agrupa a los auxiliares y el de enfermería mantiene mientras tanto el pulso, cada día, mañana y tarde a las puertas de los centros sanitarios.

 

 

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha