Opinión y blogs

eldiario.es

El urbanismo no tiene nombre de mujer

Urbanismo sin género (autor: Jaume Badosa)

El sábado se conformarán los nuevos consistorios y los nuevos Alcaldes serán elegidos y elegidas. Los resultados de las elecciones municipales del 24M pasado dejan intuir que la presencia de mujeres al frente de los nuevos Ayuntamientos será más significativa, al menos es probable que Barcelona y Madrid tengan alcaldesas. Veremos pero si estos cambios son exclusivos de estas ciudades o bien son representativos de una nueva época. Lo cierto es que desde 1979, la presencia de mujeres en los consistorios ha progresado a paso de pulga. De las primeras elecciones municipales democráticas sólo el 1,8% de las alcaldías de todo el Estado fueron a parar a manos de mujeres. Cuatro años más tarde, se adelantó unas pocas décimas, sólo 164 consistorios estaban presididos por alcaldesas, un 2,04% del total. El ritmo de los años posteriores, no aceleró nada, no conseguimos superar el 10% hasta entrado el siglo XXI: el año 2003 un 12,56% de los municipios tenían alcaldesas (entremedio 1995, 6,53%; 1999, 9, 61%) y en 2007 sólo aumentó hasta el 14,8%.

Si estas medias españolas ya son de por sí lamentables, en Cataluña las cosas no van mejor. En el último mandato (2011-2015), en Cataluña, han habido 143 alcaldesas (el 15,2%), por debajo de la media estatal (17%) y 849 regidoras (el 34,3%), también por debajo de la media estatal (35,2%). La ley de igualdad de Zapatero obligó a la confección de listas electorales paritarias en los municipios más poblados, pero parece ser que a pesar de aumentar la presencia de mujeres en los plenos municipales, sólo unas pocas acaban siendo elegidas como alcaldesas. Mejor no hablar de los municipios de menos de 1.000 habitantes, donde no hay ninguna obligación de paridad en las listas.

Los nuevos Alcaldes Lunes firmarán su primer decreto de alcaldía con el reparto de las concejalías. Si el liderazgo de los consistorios es muy poco femenino, cuál es la situación si nos fijamos en las concejalías? Habrá paridad en las tenencias de alcaldía? Veremos si hay cambios significativos o si continuamos con los mismos dejes anticuados.

Seguir leyendo »

La innovación ante las puertas de un cambio social

24M Elecciones municipales (Autor: Jaume Badosa)

Las elecciones del próximo domingo pueden marcar un punto de inflexión en muchos municipios donde diferentes candidaturas de confluencia tienen serias opciones de ganar las instituciones y convertirse en artífices de un cambio social histórico. Ciertamente, el cambio ya hace tiempo que ha empezado: con el 15M y los nuevos imaginarios colectivos, con las múltiples respuestas socialmente innovadoras impulsadas desde la sociedad civil para hacer frente a las consecuencias de la crisis o con las incontables acciones de resistencia colectiva frente las políticas de austeridad. Ahora bien, ¿cómo se materializará este cambio en las instituciones si candidaturas como Barcelona en Comú ganan los ayuntamientos? ¿Cuáles son los retos y los riesgos que deberán afrontar?

Uno de los principales retos será conseguir ser realmente revolucionarios desde el punto de vista democrático y, al mismo tiempo, dar respuesta a los problemas sociales de la ciudadanía, que no son pocos. Además de superar las resistencias que seguro surgirán desde las propias dinámicas actualmente instauradas en las instituciones, habrá que encontrar la manera para hacer que eficacia (hacer que las cosas pasen) y democracia (hacer las cosas de forma participada e inclusiva) no sean conceptos incompatibles sino complementarios. En este sentido, habrá que experimentar con nuevas formas de liderazgo colectivo, radicalmente democráticas, que garanticen que el cambio efectivamente tiene lugar.

En ambos frentes (el democrático y el social) habrá que combinar transformaciones estructurales, que pueden requerir su tiempo; con acciones puntuales, que se deberían producir de manera rápida con el fin de visibilizar que el cambio es de verdad. En cualquier caso, la capacidad de innovación (pensar fuera de los marcos preestablecidos) y el potencial transformador (cambiar realmente las relaciones de poder) deberían ser factores que marquen la diferencia. En este sentido, propuestas como decidir participadamente el 5% del presupuesto de los distritos podrían resultar, francamente, poco ambiciosas.

Seguir leyendo »

Brasil a ras de tierra: la lucha de las pequeñas ciudades por los servicios públicos básicos en un sistema federal desequilibrado

Brasil Souvenir (Autores: Ramon Canal y Jaume Badosa)

Como en España, el sistema federal brasileño configura también una particular y no bien resuelta relación entre tres niveles de gobierno: federación, estados y municipios. Las líneas que siguen nacen de la conversación con dos de los 853 prefeitos (alcaldes) del estado de Minas Gerais (583.000 Km2 y casi 20 millones de habitantes), donde se respira el Brasil profundo, el más portugués.

A pesar de la enorme crisis política nacional, en las instituciones de Minas Gerais el PT [1] de Lula y Rouseff no agoniza. Una de sus figuras más destacadas, Fernando Pimentel, venció en las recientes elecciones a gobernador. Un poco antes, en 2013, su compañero de partido Guto Malta inició su mandato como prefeito de Ponte Nova. Este es un político joven, que parece hecho para el cargo que ocupa. Con gran entusiasmo nos explica, uno tras otro, los proyectos que deberían recuperar el esplendor económico de esta ciudad de 65.000 habitantes, cruce de caminos de la región de “zona da Mata”. Pese a la complicidad política con las actuales presidencias federal y estatal, Guto no escatima críticas al hecho de que el 70% del gasto público sea gestionado desde la capital, pese a que los gobiernos locales asumen funciones clave, como la educación básica, la asistencia sanitaria, el transporte o la incipiente asistencia social. Ciertamente, su autonomía fiscal local es casi nula, pero reciben apoyo de la Federación: además de una importante subvención incondicionada, Brasilia ofrece ayudas para objetivos específicos, decididas mediante convocatorias competitivas. A pesar de la pervivencia del jogo político-partidista, el prefeito tiene claro que para obtener tales recursos resulta cada vez más necesario presentar proyectos sólidos y acreditar una buena gestión. Con ello se consigue incluso el consenso de la Cámara Municipal, aunque sus vereadores (concejales) pertenezcan mayoritariamente a la oposición [2]. Con todo, Guto nos recuerda que el gran reto de Brasil sigue siendo la igualdad, la cual no será efectiva hasta que no exista una red adecuada de servicios públicos, necesariamente de base local. Lo que exigirá, a su vez, una profunda reforma de la fiscalidad, que descargue a los salarios bajos y ponga sobre la mesa la tributación de los grandes patrimonios privados del país.

A escasos 50 Km de allá, recorriendo un idilio de selva domesticada, encontramos Viçosa (75.000 habs.). Hace casi 100 años Artur Bernardes, presidente federal e hijo de aquella ciudad, decidió erigir sobre la nada una universidad, la Federal de Viçosa que con el tiempo se ha convertido en centro de referencia en disciplinas como la agronomía. Acoge en torno a 21.000 estudiantes, su presupuesto multiplica por mucho el del ayuntamiento, y su soberbio campus domina la vida de la ciudad. Visiblemente acomplejado ante tamaña desproporción, el prefeito Angelo Chequer nos relata cómo, con la ayuda de profesores y becarios de la universidad, se esfuerzan por consolidar el planeamiento urbano y aumentar la calidad de los proyectos municipales. Al acceder al cargo hace seis meses, el jovencísimo prefeito pudo constatar que el margen para realizar políticas propias, una vez cubiertos todos los mandatos federales, es muy corto. La precariedad municipal parece aún más acusada en esta ciudad relativamente rica, seguramente por los efectos acumulados de una menor presión fiscal. Como en Ponte Nova, educación y salud constituyen las dos grandes políticas locales, en las cuales se gasta más de lo estrictamente requerido por la ley. Pero Chequer pertenece al PSDB [3], y si en algo se nota la distancia ideológica con su colega es en el discurso sobre las prioridades. Aquí el principal reto parece ser la inseguridad, que vincula directamente al tráfico y consumo de drogas. Tanto es así que el prefeito costea con el presupuesto municipal parte de los gastos corrientes del cuerpo de la policía del Estado de Minas-Gerais. Hablamos de gastos impropios -y a priori injustos- pero necesarios para garantizar que la policía siga patrullando por los barrios de Viçosa.

Seguir leyendo »

De ciudades, infraestructuras y políticas culturales

Ciudad y cultura (Autor: Jaume Badosa)

La cultura ha adquirido un rol estratégico en el desarrollo de las ciudades. Las ideas y los valores asignados a la cultura se han ido acumulando hasta transformarla en un terreno elástico y omnipresente. Sin embargo, las políticas culturales se enfrentan a una evidente falta de legitimidad, de reconocimiento para intervenir en el ámbito de la cultura. Las políticas culturales se perciben cada vez menos como políticas públicas realmente necesarias y prioritarias. En definitiva, lo que se hace y deja de hacer con las instituciones culturales es recibido, en términos generales, con relativa indiferencia. Al menos si lo comparamos con lo que sucede en otros ámbitos de políticas públicas.

Las razones de esta deriva son muchas y diversas. Quiero abordar una de ellas. Las políticas culturales se han construido sobre la idea de la cultura como sustantivo, como objetos, productos y servicios. Poderes públicos y lo que hemos llamado el sector cultural nos hemos refugiado en las políticas culturales como políticas de la cultura. Prueba de ello es el papel central otorgado a las infraestructuras culturales. Hacer políticas culturales se ha limitado, en muchas ciudades, al hecho de construir infraestructuras de cultura.

El impulso de grandes equipamientos y la monumentalización del espacio público están en la base del modelo de democratización de la cultura. Un paradigma que comporta el primer gran dilema de las políticas culturales contemporáneas: hacer compatible el acceso y la excelencia. La institucionalización (y legitimación) de las políticas culturales como políticas públicas dependió en buena medida de su vinculación a la construcción de infraestructuras. Pero al mismo tiempo, las infraestructuras de cultura han sido herramientas de poder para los gobiernos. Por un lado, como instrumentos de normalización e institucionalización nacional y, por otro, como instrumento de regeneración y competitividad urbana. En ambos casos, la centralidad ha estado más en la obra en sí que en su uso y apropiación por parte de la ciudadanía.

Seguir leyendo »

Elecciones Barcelona 2015: cinco preguntas para una nueva transición

Una ciudad, 5 preguntas (autor: Jaume Badosa)

¿Qué se juega Barcelona en las próximas elecciones?

Barcelona afronta las elecciones del 24 de mayo en una situación con necesidades propias de una etapa constituyente, ya que el nuevo gobierno no sólo debería abordar una nueva agenda política (qué hacer), sino que tendría que impulsar una profunda transformación de su modelo de gobierno (cómo gobernar). La situación que vive la ciudad requiere generar un nuevo proyecto ilusionante que, entre otros aspectos, haga evolucionar una arquitectura de gobierno que actualmente se muestra incapaz de canalizar las demandas ciudadanas de mayor implicación en el gobierno de la ciudad.

¿Cómo debemos abordar esta etapa constituyente?

Seguir leyendo »

Feminismos, ciudad y radicalidad democrática

¿Patriarcado urbano? (autor: Jaume Badosa)

En estos tiempos de removimiento político, social y económico, muchas personas esperamos o, mejor, promovemos, transformaciones radicales para profundizar en nuestras democracias, entendiendo que uno de los ejes que ha marcado el actual desarrollo de las políticas públicas y el sistema democrático es el patriarcal. Movimientos sociales y candidaturas apuestan por introducir contenidos feministas en sus propuestas y en sus prácticas, algo que hace unos pocos años era impensable. ¿Se está produciendo realmente ese cambio radical?

Montse, una de las firmantes de la campaña Alerta Feminista explicaba en un encuentro de Feminismos y Radicalidad Democrática que Barcelona en Comú (equivalente de Ganemos) ha presentado a primarias 60 propuestas trabajadas entre sus activistas, de entre las cuales se han escogido las 40 prioridades de la candidatura. Entre las 60 propuestas hay algunas que tienen que ver con mujeres y feminismos, y precisamente sólo unas pocas de ellas han salido escogidas en las primarias.

Meses atrás, en Per la Ruptura, proceso asambleario dels Països Catalans que busca la ruptura con el Estado Español (que no con el pueblo) y con el régimen del 78, se nos olvidaron en un borrador de manifiesto, hasta que lo vieron unas feministas y añadieron un muy buen párrafo sobre el patriarcado.

Seguir leyendo »

¿Qué poder político para las aglomeraciones urbanas en Europa?

Redes Urbanas (Autor: Jaume Badosa)

El 13 de marzo de 2015 tuvo lugar en Barcelona la Jornada European Metropolitan Authorities, impulsada por el Área Metropolitana de Barcelona. Esta conferencia reunió a representantes de ciudades y áreas metropolitanas europeas, de la OCDE y de varias redes internacionales de ciudades como Metropolis, Eurocities, METREX, Medcities, CGLU (Ciudades y gobiernos locales unidos) y FMDV (Fondo mundial para el desarrollo de las ciudades). El objetivo de esta reunión era, bajo el tema la gobernanza metropolitana y la competitividad territorial, constituirse como grupo de presión para incorporar la dimensión metropolitana a las instituciones y entidades estatales y europeas.

En efecto, casi el 75% de la población europea vive en áreas urbanas y en ellas se genera alrededor del 70% del PIB europeo. La Comisión Europea está dando cada vez más importancia al hecho urbano. Hay una creciente preocupación por la sostenibilidad del territorio, entendida en su vertiente ambiental (contaminación, agotamiento de recursos) pero también social (desigualdades, exclusión social). Varios informes, cartas y declaraciones se han ido sucediendo para configurar una agenda urbana europea. Así, en el año 2012, la Dirección General de políticas regionales de la Comisión pasó a denominarse Política regional y urbana, con la intención de que la mitad de los fondos de desarrollo regional se inviertan en áreas urbanas. Además, un número creciente de políticas sectoriales se dirigen a las zonas urbanas: energía, sociedad de la información, medio ambiente, educación y cultura, etc. La Estrategia Europa 2020 también destaca la necesidad de hacer una planificación integrada en el ámbito metropolitano, superando así los problemas de coordinación y fragmentación típicamente metropolitanos.

El mayor interés de la Comisión Europea en el hecho metropolitano contrasta con la asignación territorial de los órganos decisorios. En el proceso de construcción europea, el protagonismo ha recaído en los estados miembros. Todos los órganos importantes de representación se han concebido en base estatal, mientras que las regiones y sobre todo los municipios tienen un papel muy secundario, mediante el Comité de las Regiones y el Consejo europeo de municipios y regiones. En el caso de las áreas metropolitanas, este papel es aún menor: no hay un órgano de representación propio. Así, uno de los retos de la gobernanza europea es dar voz a los representantes metropolitanos, tanto en el diseño de las políticas como de los objetivos prioritarios de los programas. Esta es una de las demandas que forman parte de la Declaración de Barcelona 2015, un manifiesto con 10 puntos aprobado el día 13 de marzo por los diversos representantes políticos.

Seguir leyendo »

Del espacio público al lugar común. El papel de los técnicos en el nuevo espacio público

Perfil técnico público (Autor: Jaume Badosa)

Formamos parte de una generación que observa cómo el poder se reparte la ciudad. Algunos políticos y técnicos han gestionado la ciudad priorizando los intereses del capital, por no mencionar los suyos, en detrimento de los de la mayoría. En paralelo, se ha exacerbado la desconfianza y la decepción hacia las instituciones, dando lugar a movimientos sociales y de reflexión urbana, que pretenden recuperar estos espacios físicos y de poder mediante el empoderamiento y la gestión comunitaria.

Nos identificamos con esa búsqueda de modelos de hacer ciudad y defendemos esa reapropiación, en la cual participan activamente la ciudadanía, técnicos, movimientos sociales y políticos conjuntamente para plantear nuevas formas de entender y vivir nuestras ciudades. Entendemos que el espacio público debe convertirse en un verdadero lugar común donde las personas puedan desarrollar su derecho a la ciudad.

Los espacios públicos deben ser lugares de encuentro, visibilización, tensión y negociación constante entre los diversos agentes, dimensiones que se escondían o se obviaban pero que eran latentes en las ciudades. Por un lado, la construcción física y social de los vecinos y vecinas, por otro, la visualización de colectivos que hasta el momento habían sido invisibles o expulsados de los espacios comunes (como las mujeres, los jóvenes, los niños y niñas, los homosexuales e inmigrantes, por mencionar algunos). Todo esto ha supuesto la reinterpretación de los espacios, generando nuevas paradojas y nuevos conflictos. Es nuestra responsabilidad transformar colectivamente el espacio público, creando nuevos lugares inclusivos en los que todos los colectivos tengan representación.

Seguir leyendo »

Vacíos urbanos: ¿donde centramos la mirada?

Vacíos Urbanos (Autor: Raül de Castro y Jaume Badosa)

Descampados en las entradas de las ciudades y solares vacíos en la trama urbana están presentes en los paisajes de nuestras ciudades desde hace décadas pero debido al estallido de la burbuja inmobiliaria se han multiplicado, esparciendo en muchos rincones un paisaje desolador que también acoge esqueletos de edificios inacabados o carcasas abandonadas. Actualmente, los vacíos urbanos representan uno de los principales retos de la gestión urbana y en muchos municipios la ciudadanía hace tiempo que presiona por la apertura de solares y la reapropiación de estos espacios medio olvidados. Como respuesta, varios ayuntamientos han iniciado programas de reactivación temporal de solares o de equipamientos públicos, a pesar de que la mayor parte de los huecos son de propiedad privada. Sin embargo, aun se han hecho pocos esfuerzos para estudiar el fenómeno y para analizar su incidencia en nuestras ciudades.

Sorprende la poca existencia de cartografías de vacíos urbanos de nuestras ciudades (pese a su impacto negativo), ya sean impulsadas por el gobierno o por la ciudadanía. Sin embargo, su representación territorial nos permite comprender su magnitud y pone en evidencia la calidad del espacio público de la ciudad. De hecho, cuando los huecos se cartografían se observa que son un virus que se extiende y que su localización no siempre responde a una lógica territorial: encontramos en los centros de los núcleos urbanos, en sectores periféricos de nuevos crecimientos y en las urbanizaciones de baja densidad. Precisamente, la representación gráfica de su localización en una ciudad media de la segunda corona metropolitana barcelonesa muestra como las urbanizaciones de baja densidad acogen gran parte de los vacíos: más de la mitad de los solares vacíos, alrededor de la mitad de los edificios residenciales a medio construir y casi un cuarto de los edificios residenciales en desuso. Estos datos muestran como la problemática de los vacíos urbanos afecta con mayor virulencia las urbanizaciones de baja densidad. Pero ¿tiene el mismo impacto un hueco en una urbanización que en el núcleo urbano?

Si bien una cartografía de vacíos urbanos nos permitiría tener una fotografía a nivel general, este es sólo el punto de partida para poder valorar las características del fenómeno. Un inventario de vacíos urbanos de la ciudad nos ofrece una valoración cuantitativa, que en cierto modo podría considerarse parcial o sesgada. Si hemos de apuntar las posibles líneas de actuación en la gestión de los vacíos urbanos, en tanto que una de las principales políticas de transformación territorial de las ciudades actuales, necesitamos también hacer un análisis cualitativo. No podemos pues hacer políticas de transformación urbana sólo a partir de una cuantificación de los vacíos urbanos sino que hay que valorar su relevancia: impacto poblacional, carácter de bien común, situación estratégica, naturaleza histórica, posibles usos a desarrollar, etcétera. Hay que tener en cuenta que el actual contexto de falta de recursos económicos hace que la inversión pública tenga que priorizar aquellas actuaciones que permitan impactos óptimos en la ciudad.

Seguir leyendo »

¿Hacia un municipalismo paritario?

¿Paridad municipal? (Autor: Jaume Badosa)

Las experiencias de Barcelona en comú y de Ahora Madrid serían sólo alguno de los ejemplos más destacados de estas nuevas candidaturas municipalistas, junto con otras iniciativas previas como serían las promovidas por las CUP en Cataluña. Estos proyectos comparten la voluntad de crear unas prácticas políticas donde el conjunto de la población pueda ser partícipe de las decisiones que les afectan y donde se pueda poner en el centro la defensa de los intereses, las necesidades y los derechos del común de la ciudadanía.

Garantizar la participación de las mujeres en la toma de decisiones en pie de igualdad no es una tarea sencilla. Persisten obstáculos vinculados a las desigualdades en el tiempo disponible -fruto de la desresponsabilización de la sociedad y de los hombres en las tareas de cuidado-, a la tendencia a identificar el liderazgo con lógicas masculinas, o al predominio de determinadas formas de deliberación y acción, entre otras cuestiones. Autoras como Nancy Fraser o Judith Butler llevan tiempo señalando las fuertes desigualdades en la esfera pública: ni todos/as tenemos las mismas posibilidades de intervenir ni todas las voces son escuchadas ni se les concede la misma legitimidad por parte de los demás actores.

En la participación en asociaciones y en movimientos sociales a nivel local hay por lo general un mayor equilibrio de género que en espacios más institucionalizados, por lo que cabría esperar que proyectos políticos con un marcado peso movimentista sean un marco más favorable a la equidad. No obstante, en la participación social persisten diferencias en cuanto al tipo de tareas que se realizan y a su grado de visibilidad. El protagonismo histórico de las mujeres en los movimientos vecinales, por ejemplo, no se trasladó en muchas ocasiones en sus espacios más formales de poder. También en análisis hechos sobre procesos de participación a nivel local en Europa, en concreto sobre presupuestos participativos, muestran que los hombres siguen acaparando los puestos de mayor responsabilidad, como recoge Castaño.

Seguir leyendo »