eldiario.es

Menú

Mas: "Montoro está jugando con fuego y se quemará"

El president en funciones constata la dependencia financiera de la Generalitat: "Si el FLA llega, pagamos. Si no llega, como no tenemos una máquina de hacer dinero, no podemos"

Mas ofrece diálogo si después del 20-D hay un Gobierno que no "agreda" a Catalunya

- PUBLICIDAD -
Mas acusa al Estado de "agredir" a los catalanes por decisiones "políticas"

Mas acusa al Estado de "agredir" a los catalanes por decisiones "políticas" EFE

"Agresión institucional", "asfixia" o "ahogamiento". Estos han sido algunos de los calificativos que el president de la Generalitat en funciones, Artur Mas, ha utilizado después de la  intervención de las finanzas catalanas decretada por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, el pasado viernes. Mas ha sido especialmente beligerante con Montoro, a quien ha avisado: "Montoro está jugando con fuego y se quemará".

Por partes. La Generalitat tiene dos grandes frentes abiertos con Hacienda: el primero, por la intervención de las finanzas catalanas a cambio de recibir el dinero del remanente del Fondo de Liquidez Autonómico de 2014. El segundo, la investigación abierta por Montoro sobre 1.300 millones de euros de gasto público-privado de la Generalitat en infraestructuras y cárceles durante el tripartito, que Hacienda asegura que el ejecutivo catalán escondió.

Mas ha sacado su contundencia verbal: "Montoro está jugando con fuego y se quemará si sigue en esta vía", ha advertido el líder de CDC, que ha argumentado que los 1.300 millones de déficit de descubierto catalán están "más que justificados y conocidos por el Ministerio de Hacienda", y que se deben a un conflicto contable entre la Intervención General del Estado y la oficina europea de estadística. Además, ha señalado que el problema descubierto en la Generalitat podría repetirse en grandes infraestructuras del Estado. "La deuda de Adif, del AVE, de las radiales de Madrid y del Castor no está contabilizada en la deuda del presupuesto del Estado", ha afirmado Mas. "No estamos dispuestos a ser agredidos por parte de aquellos que tienen mucho que contar", ha añadido.

Sobre la intervención de las finanzas catalanas, Mas ha acusado al Ejecutivo español de infringir una "agresión institucional" al conjunto de la población catalana, y ha valorado que el gobierno de Rajoy "castiga y perjudica" a todos los catalanes porque una parte de ellos "defienden unas determinadas ideas de forma pacífica y democrática", en referencia al independentismo. "Cuando sufrimos para pagar la farmacia a fin de mes sufren los que han votado independencia y los que no la han votado" ,ha sentenciado Mas.

Montoro puso fin a la ya limitada autonomía financiera catalana el pasado viernes poniendo unas estrictas condiciones para hacer efectivo el pago del remanente del FLA de 2014 para Catalunya, que asciende a 3.034,38 millones de euros. Con los nuevos requisitos, no sólo controla todos los gastos que se pagan con el FLA, sino que, a cambio de recibir el remanente, la interventora de la Generalitat deberá remitir a Hacienda un certificado de inicio y actualización mensual de toda la ejecución presupuestaria de la Generalidad. En este certificado la interventora deberá dejar constancia de que los actos sobre los que ha tenido conocimiento no son contrarios a la Constitución.

Mas ha constatado que, tras la decisión de Montoro del viernes, la dependencia financiera de la Generalitat ha llegado a cotas máximas: "Si el FLA llega, pagamos. Si no llega, como no tenemos una máquina de hacer dinero, no podemos".

Mas también ha dicho que ha encargado a los servicios jurídicos de la Generalitat que empiecen a preparar "todas las vías posibles de recursos" para hacer frente a la intervención financiera, que no ha concretado. En este sentido, ha apuntado tanto a la vía contencioso administrativa que finalice en el Tribunal Supremo, como llevarlo al Constitucional o a la justicia europea. En el terreno político, la respuesta será hacer "más irreversible" el proceso soberanista y "ensanchar la base" de Catalunya si el Gobierno español "persiste", a juicio de Mas, en "la agresión institucional".

Sin embargo, Mas ha dejado entreabierta la puerta del diálogo con el futuro Gobierno que salga de las elecciones del próximo 20 de diciembre, siempre y cuando este ejecutivo no practique "la asfixia y el ahogamiento permanente" y no "persiga a la gente en democracia por sus ideas políticas". "Con el actual Gobierno el diálogo no es posible", ha añadido Mas.

Mas también ha valorado que el gobierno catalán podría responder mejor a las "agresiones" si estuviera ya constituido. "No es que yo lo prefiera, es la pura lógica. Hay más debilidad de la que tocaría por el resultado electoral. Tenemos un Gobierno en funciones que podría no serlo", ha aseverado Mas.

Además de tomar el control sobre las cuentas catalanes, Montoro introdujo un buzón seguro a los ordenadores de los funcionarios catalanes para que, de forma anónima, los trabajadores públicos denuncien directamente a Hacienda cualquier hipotético incumplimiento de la ley por parte de la Generalidad. Hacienda también podrá vigilar telemáticamente todas las facturas catalanas.

Las condiciones dictadas por Montoro el pasado viernes suponen collar por completo a la Generalidad, que después de acogerse al FLA en 2012 ya enviaba periódicamente Planes Económicos y Financieros a Hacienda, donde dejaba constancia del estado de sus ingresos y gastos. El último plano, fechado en julio pasado, indicaba que el próximo año el Gobierno prevé pedir más 6.000 millones a Hacienda por el FLA. Desde 2012, la Generalitat ha pagado 1.900 millones en intereses al Estado, y ha recibido cerca 50.000 millones en el conjunto de los mecanismos de financiación implantados por el Estado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha