eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Àlex Rigola entra en la mente de García Lorca con "El público"

- PUBLICIDAD -
Àlex Rigola entra en la mente de García Lorca con "El público"

Àlex Rigola entra en la mente de García Lorca con "El público"

El director teatral Àlex Rigola se ha sumergido en la mente de García Lorca para poner en escena "El público", una obra que invita al espectador a navegar por los deseos y contradicciones del poeta y que se estrenará en el TNC el próximo 17 de diciembre, tras su paso por el Teatro Abadía de Madrid.

Rigola ha pedido a los espectadores del Teatre Nacional de Catalunya (TNC) que se dejen "llevar con todos los sentidos", porque se trata de una pieza para viajar, soñar y perderse.

El director ha reconocido que él mismo también se ha dejado llevar muy lejos durante la preparación del montaje y ha tenido que pisar el freno, porque "esta obra no tiene límites" y "puede llevarte la corriente".

Lorca escribió "El público" entre 1929 y 1930, pero lo guardó en un cajón tras hacer una lectura con unos amigos en la que comprobó que no la habían entendido.

"Ahora el público no está preparado, pero dentro de unos años será un éxito", dijo García Lorca en una entrevista, según ha recordado hoy Álex Rigola.

El poeta granadino plantea en "El público" el dilema interior que mantuvo a lo largo de toda su vida artística entre escribir a gusto de los espectadores o "romperlo todo para que los dogmas se purifiquen y las normas tengan nuevo temblor".

Rigola ha reconocido que se identifica con Lorca cuando éste habla de honestidad artística y se pregunta si está actuando con valentía como creador.

La obra también aborda el tema de honestidad en lo personal, ya que Lorca la escribió tras el desengaño amoroso que vivió con Emilio Aladrén, que le abandonó por una mujer, años después de que "la relación que tenía con Dalí también se rompiera con la aparición de Gala".

La obra original tiene más de 40 personajes que el director catalán ha reducido a menos de la mitad y que interpretan 14 actores.

En su adaptación, Rigola ha tenido muy en cuenta el montaje icónico de este texto que realizó Lluís Pasqual en 1987 y ha mantenido conversaciones con Pasqual, Frederic Amat, Javier Huertas Calvo y otros expertos en la obra de Lorca.

La imaginación de Rigola y su equipo ha volado lejos y les ha llevado a envolver la Sala Gran del TNC con papel plateado, con el objetivo de animar al público "a viajar a un lugar donde se pierde el control".

El director de escena Max Glaenzel ha ideado un escenario lleno de corcho, que imita la tierra y hace referencia al espacio teatral "bajo la arena", del que habla Lorca cuando busca un teatro profundo, auténtico y honesto.

Este escenario es una invitación a un viaje poético, en el que aparecen las muchas facetas del autor representadas por diferentes alter-egos, mientras los deseos sexuales suben al escenario con forma de caballo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha