eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Las Fallas, a un paso del indulto eterno de la Unesco

- PUBLICIDAD -
Las Fallas, a un paso del indulto eterno de la Unesco

Las Fallas, a un paso del indulto eterno de la Unesco

Las Fallas podrían ver cumplido el sueño de todo monumento valenciano antes de ser devorado por el fuego cada 19 de marzo: recibir el indulto y escapar de las llamas para convertirse en inmortal, aspiración que la Unesco estudiará conceder a esta tradición la próxima semana en Etiopía.

La más popular de las fiestas valencianas, y una de las principales citas del calendario turístico español, es candidata a ser declarada patrimonio de la humanidad durante la reunión que la Unesco celebra desde el lunes y hasta el 2 de diciembre en Adis Abeba.

El reconocimiento podría llegar apenas una semana después de la muerte de una de sus principales impulsoras, la exalcaldesa de Valencia y senadora, Rita Barberá, cuya figura ha quedado vinculada al mundo fallero en la memoria colectiva de la ciudad que gobernó durante 24 años.

Representantes del organismo de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura debatirán si esta costumbre con la que los valencianos celebran la llegada de la primavera merece ingresar en el registro de tradiciones consideradas raíz de la diversidad cultural global, y cuya continuidad debe preservarse.

Levantadas en medio de plazas y calles emblemáticas, las fallas, esculturas satíricas de corcho blanco creadas por artistas locales, algunas de ellas de decenas de metros de altura, son quemadas el último día de la semana fallera que transcurre puntualmente cada año entre el 14 y el 19 de marzo.

Su reducción a ceniza a través del fuego simboliza la purificación y el rejuvenecimiento a las puertas de la primavera.

En los días previos a la gran hoguera, marchan constantes las bandas de música, hierven las paellas y salpica el vino en comidas callejeras, estallan los petardos en cada metro cuadrado de asfalto y los fuegos artificiales colorean una noches amplificadas por el ruido de las verbenas.

El conjunto de todas las piezas que engranan esta tradición (esculturas, cantos y bailes, música, indumentaria y joyas) hace de las Fallas una expresión de "creatividad colectiva" que "salvaguarda las artes y oficios tradicionales", valora la Unesco.

El informe que recomienda inscribir las Fallas en el Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, el organismo de la ONU también subraya que esta fiesta es compatible con los derechos humanos, ya que miembros de cualquier grupo social, edad, profesión u origen geográfico pueden formar parte de ella.

Destaca que incluye a hombres y mujeres y que tiene en cuenta la "transmisión intergeneracional activa" de la festividad, cuya "viabilidad" considera garantizada.

El cumplimiento de estos criterios augura un buen final para la carrera por el reconocimiento que comenzó en 2011, cuando el Ayuntamiento de Valencia pidió su declaración.

No en vano, las Fallas han obtenido el visto bueno de un órgano de evaluación independiente para ser elegidas por el Comité para la Salvaguarda de Patrimonio Cultural Inmaterial, junto a la rumba cubana, la cultura de la cerveza en Bélgica o los festivales de carruajes en Japón.

De las miles de figuras que se crean cada año, solo una se libra del fuego: el conocido como "ninot indultat", que se rescata para llevarlo a un museo donde ciudadanos y visitantes pueden disfrutarlo para siempre.

En algún momento de la semana que viene, la festividad del fuego por excelencia podría ganarse un hueco en la vitrina de bienes culturales mundiales, atraer a más turistas si cabe, quedar a salvo del fuego y de convertirse en polvo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha