eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Peralada estrena una "Madama Butterfly" en la Nagasaki devastada por la bomba

- PUBLICIDAD -
Peralada estrena una "Madama Butterfly" en la Nagasaki devastada por la bomba

Peralada estrena una "Madama Butterfly" en la Nagasaki devastada por la bomba

El Festival Castell de Peralada estrena el 7 de agosto una nueva producción de la ópera "Madama Butterfly", que sitúa la tragedia de Puccini en una Nagasaki devastada por la explosión nuclear, en la Segunda Guerra Mundial, con un elenco encabezado por Ermonela Jaho, Bryan Hymel y Carlos Álvarez.

El director escénico del montaje, Joan Antoni Rechi, ha explicado hoy en rueda de prensa que, como espectador de la obra, siempre había pensado que, aunque se hable de ella como de una "tragedia japonesa", en realidad es una pieza muy italiana "llena de sangre, fuego, muy emocional", que debía "sacar de la confortabilidad de la casa japonesa".

Es por este motivo que ha situado la acción en el consulado americano de la ciudad nipona, en un primer acto que transcurre antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial, mientras que en la segunda parte la acción se desarrolla después de que la bomba atómica haya impactado en Nagasaki y haya acabado con todo.

A su juicio, "Madama Butterfly" es un drama que afecta a todos los personajes de la obra, no únicamente a los protagonistas principales. "La ópera -ha subrayado- tiene un punto límite muy potente, con una música que llega de una forma muy emocional, esto es lo que espero y quiero conseguir con este montaje".

La ópera relata la historia de la geisha Cio-Cio-San, conocida como Butterfly (interpretada por la soprano albanesa Ermonela Jaho), que se casa engañada con el oficial de marina norteamericano F.B. Pinkerton (el tenor Bryan Hymel), que tras la noche de bodas regresa a su país.

Cuando unos años después, él regresa a Japón con su mujer americana y quiere llevarse al hijo que tuvo con Butterfly, ella, que lo ha estado esperando todo el tiempo, decide suicidarse.

Otros protagonistas de la historia son Suzuki, la sirvienta de Cio-Cio-San, interpretada por la mezzosoprano catalana Gemma Coma-Alabert, y el cónsul de los Estados Unidos en Nagasaki, Sharpless, al que da vida el reconocido barítono Carlos Álvarez.

Rechi ha señalado que en esta coproducción con la Deutshe Oper Am Rehein parte de una frase breve entre Sharpless y Pinkerton en el primer acto, en la que uno le dice al otro: "Ayer ella vino al consulado".

El dramaturgo se planteó: "¿Qué pasaría si todo el primer acto sucediera en este consulado, en un contexto más vulnerable, donde se ve mejor la diferencia entre Oriente y Occidente?".

Ermonela Jaho, considerada como una de las mejores Cio-Cio-San vista en muchos años, ha mostrado su satisfacción por poder participar en este montaje, que ha descrito como "el más sincero" de los que ha participado, "una propuesta muy potente, muy realista, que genera unas emociones muy potentes, muy diferente de lo que se ha visto hasta ahora".

Por otra parte, no ha rehuido que puede haber ciertos paralelismos entre su historia personal y la de Butterfly, puesto que cuando ella marchó de Albania, "la gente estaba preocupada por la supervivencia y yo lo que veía era la luz al final de un túnel y la posibilidad de ser cantante de ópera".

"Cada noche en aquel momento -ha agregado- iba a dormir con la misma esperanza con la que lo hace Madama Butterfly con respecto a su amado".

Para Carlos Álvarez, se trata de una producción que "pone los puntos sobre las íes de lo que significa hacer hoy una Madama Butterfly" y ha vaticinado que el público "se lo va a pasar muy bien con algo impactante en el escenario".

A la vez, ha destacado que la historia que se narra es muy actual, especialmente si uno piensa en lo que está ocurriendo con la llegada masiva a Europa de refugiados políticos y la guerra de Siria.

En este punto, Gemma Coma-Alabert ha coincidido en que se trata de una versión que sorprenderá y que a ella la hace sentir "como si me encontrar en Alepo, entre las ruinas. Algo muy duro, pero la ópera debe ser esto, debe concienciar y debe ser presente".

Precisamente y, a pesar de no querer desvelar mucho más, Joan Antoni Rechi sí ha indicado que en el escenario, durante la primera parte, se podrá ver una bandera americana de 5x3 metros, que acabará convertida en una tienda de campaña, y que el segundo y tercer acto tienen un sentido más poético.

La representación podrá verse en el auditorio del Parc del Castell de Peralada los días 7 y 9 de agosto, con el Coro del Gran Teatro del Liceu, dirigido por Conxita García, y la Orquesta Sinfónica de Bilbao, con la dirección musical de Dan Ettinger.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha