eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

LO MEJOR DE 2017

Nueve bofetones culturales de 2017 contra las manazas de Weinstein

Mucho antes de que estallase el escándalo de Harvey Weinstein, la cultura ya plantó cara este año a los depredadores sexuales y a los matones

Es una lista muy personal de productos culturales que aportan al me too, así que no dejen de participar en los comentarios si les falta alguno

- PUBLICIDAD -
Lo mejor de 2017: cultura contra Weinstein

Lo mejor de 2017: cultura contra Weinstein/ Imagen: Pablo J. Álvarez

Algunos recordarán este año como el de los abusos, el de los depredadores sexuales y el de las "víctimas". Lo recordarán también por un nombre que hasta hace dos meses solo era conocido por los versados en la producción yankee: Harvey Weinstein.

Dos palabras que, junto a me too, se han convertido en el resumen de un año insólito y excepcional para el movimiento feminista.

Aún así, es importante recordar a las mujeres que lucharon durante todo 2017 por desenmascarar a los violadores y a los matones mucho antes que la exclusiva de The New York Times. Basta con hacer un poco de memoria para darse cuenta de que la cultura nos ha regalado momentos de empoderamiento fantásticos desde el pasado enero, y merece la pena rendirles un homenaje. 

Hay series y capítulos, películas de superheroínas y superheroínas terrenales que comparten su experiencia en libros, alguna cantante comprometida y el videojuego que ha fulminado el estereotipo sexual de las mujeres en el mundo gaming. Pasen, lean y aporten, si quieren, sus favoritas en los comentarios. 

1. Capítulo American Bitch, de Girls

En marzo de este año, la serie Girls se despedía después de seis temporadas en las que las que, muchas veces, el feminismo ha brillado por su ausencia. Lo que no quita que fuese el reflejo fiel de  una de las generaciones más contradictorias e infantiles de nuestra historia: la millennial. Pero el episodio que nos ocupa fue un paso más allá y habló del acoso sexual como nunca antes se había hecho en la televisión. 

En American Bitch, un famoso y atractivo escritor usa las dinámicas de poder para conseguir que una veinteañera inmadura se meta en su cama sin desearlo. Y, lo peor de todo, que se sienta una furcia culpable después. Fue una decisión arriesgada, pues el debate de Weinstein aún no había llegado a la palestra, pero en la que Lena Dunham abordó sin miedo los límites del consentimiento. El mejor y más valiente episodio de la serie

'American Bitch', tercer episodio de la última temporada de 'Girls'

2. Big Little Lies

La serie feminista del año es, sin duda, El cuento de la criada, que encabezará otra de nuestras listas de lo mejor de 2017. Por eso merece la pena dedicar este espacio a una bomba de relojería disfrazada de Mujeres desesperadas. Big Little Lies apareció sin hacer mucho ruido y mostrando a una cuadrilla de rubias oxigenadas y frívolas que abordan los problemas de la clase alta. Mucho dinero y rivalidad, y pocas amistades.

Lo que el espectador no se espera es que la trama de Nicole Kidman sea una de las representaciones más honestas y brutales de la violencia machista en la ficción. No juzga a las víctimas, sus recaídas o flaquezas, y dispara con toda la artillería sobre los abusadores con pinta de marido perfecto. Las apariencias engañan, y esta fantástica serie es una prueba en sí misma

3. Glow

Y superando el drama, la comedia también ha cumplido su labor. Glow, la serie de Netflix sobre lucha libre femenina, combina muy bien sus virtudes para hacernos pasar un buen rato y darnos una lección sobre la representación de las mujeres y las políticas retrógradas de la televisión Su reparto coral hace gran parte del trabajo: hay protagonistas de todas las razas, tamaños y clases sociales. Aunque hay detalles que nos dividen, aceptamos que es la digna heredera de Orange is the New Black

Glow

4. Wonder Woman

Aunque Elena Anaya afirmase rotundamente que Wonder Woman no es una película feminista, no puede negar que sirvió para avivar el debate. Algunos vieron en la cinta de Patti Smith la esperanza del género de superhéroes, donde las mujeres dejaban de ser floreros o acompañantes para liderar la acción - como demuestran las fantásticas guerreras de Temiscira-, mientras que otros aseguraba que ni el físico de la protagonista ni su indumentaria hacían un favor al feminismo en la gran pantalla.

Sea como fuere, Wonder Woman y sus reediciones, como el análisis político de Elisa McLausand, El feminismo como superpoder, han contribuido a reverdecer el movimiento, y eso muchas veces se escapa de las intenciones de sus creadores.

Wonder Woman

5. Videojuego Horizon: Zero Down

En marzo se estrenaba el juego de Aloy, una paria sin madre que crece en una tribu matriarcal y que se convierte en una guerrera en un mundo postapocalíptico. La ausencia de mujeres fuertes en la historia de los videojuegos es una consecuencia de un sector que tradicionalmente las ha visto como princesas o damiselas en apuros.

Horizon Zero Down se atrevió a dar a las mujeres gamers - que son muchas más de las que algunos piensan- un referente con el que jugar y sentirse cómodas. Un hito que está lejos de solucionar el problema, pero que se merecía su hueco en la lista.

6. La puerta violeta, de Rozalen

Su tercer disco se titula Cuando el río suena... y en él encontramos denuncia, compromiso social y poesía, los genes por excelencia del cantautor. Rozalén canta a las supervivientes de la violencia de género en La puerta violeta, un tema que se basa en la figura de su abuela para explicar la brecha entre la mujer de esa época y de la nuestra.  Lo grabó entre las cenizas la Sierra del Segura de Albacete, su hogar, para alertar también sobre la desastrosa huella humana en los montes. 

7. Idiotizadas, de Moderna de pueblo

Desde pequeñas nos han vendido cuentos de hadas en los que la mujer debía esperar a ser rescatada o sometida por un príncipe. En otras palabras, nos han mantenido idiotizadas. La viñetista Moderna de Pueblo hace autocrítica en su libro más comprometido con el feminismo hasta la fecha. De la mano de la Sirenita pescada, Zorricienta y Gordinieves, desaprenderemos lo que nunca deberían habernos enseñado en Disney.

Gordinieves

8. Violación en Nueva York

Jana Leo, doctorada, con máster de arquitectura en Princeton y profesora de la Cooper Union University de Nueva York durante siete años, ciudad en la que reside desde 1997, también se adelantó al me too relatando su Violación en Nueva York

Como dicen en esta entrevista, el libro es una mezcla de ensayo socioeconómico y relato de literatura negra, y destila una mirada analítica y honesta respecto al trauma que supuso su agresión, que tuvo lugar en su apartamento de Harlem en 2001. Leo habla con claridad sobre el sentimiento de culpa, la vergüenza y el miedo al linchamiento público durante la denuncia y el juicio. Es un relato necesario en primera persona sobre algo que reconocen millones de mujeres en sus testimonios. 

Jana Leo, la autora del libro 'Violación Nueva York'

9. Sexismo cotidiano, de Laura Bates

De un testimonio detallado y terriblemente doloroso, pasamos a otro que consiste en breves punciones repetitivas. "Gracias a papá, hasta los 30 no me di cuenta de que me habían violado varias veces". Este y cientos de entrecomillados más conforman la guía de Sexismo cotidiano de Laura Bates, una famosa activista británica que abrió en 2012 un espacio seguro de denuncia.

Su web recibió el relato de 200.000 mujeres que, más tarde e intercalados con un ensayo sobre violencia machista, se han convertido en el libro más oportuno del año.

Sexismo cotidiano
- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha