eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

El dibujante Carlos Giménez regresa a "Paracuellos"

- PUBLICIDAD -
El dibujante Carlos Giménez regresa a "Paracuellos"

El dibujante Carlos Giménez regresa a "Paracuellos"

Cincuenta años después de su primera aparición en la revista "Muchas gracias", y trece años más tarde de la publicación del sexto álbum, Carlos Giménez regresa con una nueva entrega de las historias de "Paracuellos" en la que profundiza en "qué sentían" los niños que vivían en los hogares de Auxilio Social.

"Ahora, en este álbum número siete y en el próximo (saldrá un "Paracuellos 8" en 2017), quiero contar un poco más de cerca de lo que hasta ahora he hecho los sentimientos", cuenta Giménez a sus 75 años en el prólogo de esta nueva historia titulada "Hombres del mañana", publicada hoy por Reservoir Books.

La serie de "Paracuellos" cumple este año su 40 aniversario, algo impensable cuando el madrileño realizó las primeras viñetas a finales de los años setenta, como recoge en este prólogo.

"Cuando realicé los primeros episodios ningún editor español de la época quiso publicarlos en sus revistas. Les horrorizaba el solo hecho de ver aquellas páginas llenas de niños famélicos y tristes con aquellos ojos desproporcionados y aquellas ojeras más desproporcionadas aún", recuerda.

El hecho de fueran historias "sin humor", reconoce en el prólogo, y sin "tías buenas", y que estuvieran atestadas de viñetas uniformes y minúsculas, no atrajo a ninguna editorial española pero sí a la revista francesa "Fluide Glacial", que comenzó a editar el material que había escrito y dibujado en 1976.

Pero, dice Giménez, cuando los editores franceses decidieron editarlas en un álbum de 45 páginas se dieron cuenta que no había suficientes historias para cubrir esa extensión.

"Me pidieron que escribiese, a modo de pequeños cuentos, media docena de textos de una página para completar el álbum. Y así lo hice. Pasado el tiempo, ese álbum primero y los cinco que han venido después se han editado en diferentes países, pero los relatos que yo había escrito para completar el primer álbum ya no volvieron a incluirse en muchas de las reediciones posteriores", apunta.

Y son precisamente esos pequeños textos los que aparecen en los bocadillos de esta nueva entrega: "Y lo hago en la casi completa seguridad de que la mayoría de los lectores actuales desconocen aquellos relatos que escribí ya hace casi cuarenta años. Y de paso, ya puesto, he aprovechado la ocasión para ampliarlos y añadirles algunos matices".

Así, a través de dibujos y bocadillos llenos de realidad Giménez (Madrid, 1941) vuelve a poner de manifiesto por qué es uno de los mejores cronistas de nuestro país, una de las más certeras miradas de lo que fue la España de hace más de medio siglo.

Un país en el que vivían esos niños orejudos y de ojos hundidos que en "Hombres del mañana" nos muestran cómo se relacionaban en estos auspicios, nos cuentan qué sabían de sus padres, o cuentan cómo percibían el mundo "ajeno e incomprensible" que vivían.

Algo que el madrileño sabe muy bien ya que "Paracuellos" es un relato fiel de esos lugares donde él vivió, instituciones que acogían a los huérfanos que dejó la Guerra Civil. Por eso, según cuenta Giménez, el título del libro está sacado de un párrafo de una canción falangista que les hacían cantar al desfilar.

"De fe y de ilusión aquellos niños sabíamos poco, pero en una cosa la canción decía la verdad, éramos los hombres del mañana. La generación que más tarde hizo posible la Democracia en España", matiza este autor que en el pasado mes de junio abordó la "decrepitud de la vejez" en el cómic "Crisálida".

La producción "Paracuellos" se realizó en dos etapas diferenciadas: los primeros dos álbumes se hicieron a finales de los años setenta y primeros ochenta, y casi 20 años más tarde, a finales de los años 90, Giménez la retomó para realizar los cuatro que conocíamos hasta ahora.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha