eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

El optimismo y expresividad cervantinas bajo la mirada de Muñoz y Trapiello

- PUBLICIDAD -
El optimismo y expresividad cervantinas bajo la mirada de Muñoz y Trapiello

El optimismo y expresividad cervantinas bajo la mirada de Muñoz y Trapiello

El optimismo ante la vida a pesar de haber llevado una vida dura, la expresividad y la naturalidad son los rasgos que según los escritores Antonio Muñoz Molina y Andrés Trapiello definen 'El Quijote' de Miguel de Cervantes, autor al que hoy han rendido homenaje en el Hay Festival de Segovia.

Cuatro centenarios después de su muerte, Trapiello ha reconocido que Cervantes y su obra por excelencia siguen siendo un ejemplo porque "es mucho más que un libro", porque tiene algo que ver con la vida de quien lo lee o lo estudia y se mantiene "viva" a pesar del tiempo transcurrido.

Trapiello ha destacado que Cervantes fue el primer escritor que consiguió "el ideal y el reto que busca todo autor de escribir de modo que no parezca escrito sino hablado".

Muñoz Molina también ha ensalzado los diferentes registros del lenguaje que emplea Cervantes, así como el un gran sentido de la parodia lingüística, en su opinión, "una de las cosas más divertidas: ver cómo cambia el registro, cómo se burla del habla y la llaneza que refleja en las conversaciones".

Precisamente una de las características que ha defendido de Cervantes frente a Shakespeare es el rico diálogo que hay entre los personajes cervantinos, "unos diálogos como nunca ha habido en la literatura".

Sin embargo, ha lamentado que Cervantes haya tenido un poder y una influencia mayor sobre la literatura internacional que sobre la española, ya que "ha dado más fruto en la literatura del siglo XVIII de Francia e Inglaterra", con variaciones de "El Quijote", mientras que en España se produjo "un silencio".

En cuanto a los personajes, Trapiello ha concluido que Don Quijote y Sancho "son el mismo personaje". "Es como si Sancho tuviera una costilla de Don Quijote y ambos reflejan la personalidad de Cervantes", ha asegurado.

Además, ha destacado que es una obra en la que "no hay el menor reproche, ni queja, el escritor se acepta a sí mismo y a su vida con una alegría y jovialidad enormes", por eso, "sin el punto de vista de Cervantes sería un desastre".

Precisamente, esto es lo que ha ocurrido con Avellaneda, que según Trapiello, "hace dos personajes sin espíritu, horrendos y es que son personajes cervantinos y no de otro autor, son el autorretrato doble del propio Cervantes que llevan su compasión y llaneza".

Lo más bonito de la obra es que "habla con una liberad absoluta", y aunque ha asegurado que "es verdad que le sobran 500 páginas, podría tener otras 500 y serían igual de estupendas".

En definitiva, ambos autores han concluido que en 'El Quijote' es un libro que "enseña a salvar la realidad" y que aúna el ensayo, la poesía, la lírica y la conversación de un modo que da la sensación de que "no estas leyendo, sino que parece que tienes a un amigo al lado contando el relato", ha insistido Trapiello.

El acto ha finalizado con la lectura por parte de los expertos cervantinos de su pasaje favorito del libro. Muñoz Molina ha escogido uno de los más cómicos, 'La aventura de los batanes', mientras que Trapiello se ha decantado por la descripción de la muerte que hace en el último capítulo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha