eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

El pianista ruso Arcadi Volodos lleva a Brahms por Europa de forma "pausada"

- PUBLICIDAD -
El pianista ruso Arcadi Volodos lleva a Brahms por Europa de forma "pausada"

El pianista ruso Arcadi Volodos lleva a Brahms por Europa de forma "pausada"

Para el pianista ruso Arcadi Volodos vale más la calidad que la cantidad en el terreno de la música. Por eso prefiere "dar menos conciertos" y disfrutar de su profesión de manera más "pausada", como hace ahora con la gira europea de su último álbum, "Volodos Plays Brahms".

"Hay muchos artistas a los que les gusta hacer muchos conciertos, pero yo no soy de ese tipo de artistas. Prefiero tener también una vida aparte", explica en una entrevista con EFE el músico, que publicó ese último disco dedicado al compositor alemán el pasado 7 de abril

"He entendido que la música es parte central (de mí); no es una profesión, es mi vida, y no es necesario dar doscientos conciertos porque, si te levantas por la mañana y suena una música dentro de ti, significa que tú estás en la música", precisa el pianista, que celebra veinte años dedicado a la música.

Las piezas que componen "Volodos Plays Brahms" y que ha presentado ya en algunas ciudades europeas, dice el artista, forman parte de su repertorio desde hace "muchos años", pero es ahora cuando ha considerado que era el momento oportuno para reunirlas en un disco.

"Hoy en día hay tantas grabaciones de diferentes versiones de las mismas obras que tenemos más responsabilidad y, por eso, antes de grabar, tienes que pensar mil veces si es necesaria o no es necesaria tu versión", sostiene.

Además, grabar un álbum en estudio es "mucho más difícil" que en directo y con público, según el pianista, que dice que, en los últimos años, es la música alemana -la de compositores como Brahms, Shubert o Shumann- la que ha captado en mayor medida su atención.

El resultado de ese periodo "de concentración", indica el músico, se puede ver ya en "Volodos Plays Brahms", pero continuará materializándose con su próximo trabajo, que estará dedicado a Shubert y que se publicará en "uno o dos años".

Desde hace un tiempo, el pianista no se pone plazos para terminar proyectos, porque, asegura, ahora prefiere disfrutar de la música de forma más "pausada" y porque su forma de entender su profesión no es la misma ahora que hace veinte años, cuando publicó su primer trabajo musical, "Volodos: Piano Transcriptions" (1997).

"Cada vez estoy disfrutando más de la calma y estoy en una etapa en la que piensas sobre qué está quedando después de ti, cuando ya no estés", señala el ruso, al que le da igual tocar en salas pequeñas que en salas grandes, siempre que su "mensaje" llegue al corazón de las personas.

"Dicen muchos que hay menos público en las salas, pero creo que, cuando hay menos público, hay algo muy positivo: que es mucho más cálido y que hay una atmósfera diferente, porque están solo quienes quieren estar", apunta.

En esas dos décadas dedicado a la música, dice, su aprendizaje ha sido constante, porque, para él, la vida es, en sí misma, "una evolución natural" que no se puede "programar".

"Es un gran error pensar que un músico aprende solo con sus profesores. Nosotros estamos estudiando con todo, con la naturaleza, con el arte, con la filosofía, con la literatura, con amigos y con nosotros mismos", sostiene.

Incluso, la "percepción" cambia con el paso de los años, según Volodos, que considera que "cada día entendemos la música de diferente forma".

"Si yo escucho las grabaciones de mi primer disco, que salió en 1996, siento que no soy yo, que es otro pianista", asegura también el músico, que mantiene una estrecha relación con España desde que estudió en Madrid, en la Escuela Superior de Música Reina Sofía, con Dmitri Bashkírov.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha