eldiario.es

Menú

El techo de Russafa Escènica, a debate

El progresivo crecimiento de Russafa Escènica obliga a replantearse su futuro, que pasa por impulsarlo con el apoyo económico de las instituciones

- PUBLICIDAD -
Presentación de Russafa Escènica

Presentación de Russafa Escènica

Russafa Escènica cumple cinco años. Un lustro de progresivo crecimiento, avalado por los 10.381 espectadores de la pasada edición, la numerosa oferta teatral y la calidad in crescendo de sus propuestas. Al infante festival de las artes escénicas la ropa ya no le vale. Su estatura demanda un cambio que arrope tan voluminosa gestión de un festival que, para seguir creciendo, necesita de nuevos moldes. “No sabemos cuál es nuestro techo, pero ya no podemos seguir solos; no abarcamos más, necesitamos a las instituciones”. Las necesitan “no para tutelarnos, sino para que viajen con nosotros”, subrayó Jerónimo Cornelles, director de Russafa Escènica.

Antonio Ariño, vicerrector de Cultura de la Universitat de València, recogió ese guante, durante la presentación del festival en La Nau, y fue más lejos: “Toda esta entrega vital igual ha llegado a su límite”, de manera que “si es importante para la ciudad, las instituciones se han de implicar porque es un gran vivero cultural”. Ariño se refería no sólo a Russafa Escènica, sino a esas otras iniciativas ciudadanas que “han nacido en plena crisis, con capacidad para unirse y hacer otro tipo de cultura”. Y propuso un encuentro, una vez concluida la quinta edición que arranca el jueves 17 de septiembre y se extiende durante diez días, para ver el modo de que sigan creciendo “sin auto explotarse”.

Porque una cosa es la energía, la vitalidad y el compromiso de quienes han logrado que el festival se auto gestione en un 85%, gracias principalmente a las donaciones de los espectadores, y otra su digna recompensa económica. “Las cifras son públicas y están en la web del festival: los que participamos en la organización no llegamos a 400€ anuales por miles de horas de trabajo”, sentenció Ana Sanahuja, directora de las actividades paralelas de Russafa Escènica. Más allá del lamento, latía el justo reconocimiento de una iniciativa igualmente apoyada por AISGE y CullturArts, representada en el acto de presentación del festival por Regina Enguídanos y José Luis Moreno.

Acerca del hipotético Festival de las Artes Escénicas impulsado por Avetid y previsto para junio de 2016, Ariño destacó que se trataba de “niveles diferentes” que podrían perfectamente “convivir juntos”. Ximo Rojo, director de producción de Russafa Escènica, fue más crítico: “Nos retrotrae a modelos de los años 80 y 90 que dieron rédito a corto plazo, para luego disolverse en la nada”. Cornelles se limitó a decir que desde la PICUV (Plataforma de Iniciativas Culturales Urbanas de Valencia) no sabían nada y que, en todo caso, “cabemos todos”.

Ya en lo estrictamente relacionado con el festival, Jerónimo Cornelles destacó la participación de 150 artistas y, sobre todo, el hecho de que haya habido 125 propuestas de “espectáculos sin estrenar”, de los que han tenido que seleccionar 25. Además, la prueba del crecimiento experimentado año tras año es que al principio se trataba de compañías más o menos noveles, pero ahora también se presentan artistas reconocidos, entre los que se citó a Chema Cardeña, Víctor Sánchez (autor de la exitosa ‘Nosotros no mataremos con pistolas’) o Eva Zapico.

Del lema Familias, bajo el cual se presentan los espectáculos este año, Antonio Ariño subrayó el plural que entraña las diferentes concepciones que de la familia se tiene en la actualidad. Para poner en escena todo ello, Russafa Escènica cuenta con sus tradicionales secciones de Viveros, Bosques e Invernaderos, además de las visitas guiadas, la presencia por primera vez de programadores culturales y las igualmente novedosas actividades relacionadas con el cine y la poesía.

 

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha