eldiario.es

Menú

Vicent Soler, creatividad y cambio de modelo productivo

- PUBLICIDAD -
El conseller de Hacienda, Vicent Soler, en su conferencia en ADEIT.

El conseller de Hacienda, Vicent Soler, en su conferencia en ADEIT.

Ayer estuve en la conferencia del Conseller Vicent Soler en la sede de ADEIT. Se trataba de la primera comparecencia pública del ex decano de la Facultad de Economía para explicar cuál es la perspectiva del nuevo gobierno sobre hacia dónde quieren que discurra la economía valenciana. El Pacto del Botánico no nos había dejado una visión clara de cuál iba a ser la combinación de sentido y de bien común del modelo económico.

Déjenme que comente antes algunos aspectos laterales de la puesta en escena. En primer lugar constatar la evidencia del cambio del “estilo de gobierno”. Habituados a la prepotencia de las huestes del PP, el talante razonable, persuasivo y que tampoco renuncia a mostrar sus dudas resulta un aire tan fresco que uno no entiende como se podía respirar en aquel otro ambiente tan enrarecido. En un escenario extremadamente cordial, sin embargo uno no puede soslayar que eran mismos agentes económicos, sociales e incluso de la casta universitaria que hace solo unos meses asistían a un desayuno con Mª José Catalá y mostraban las mismas expresiones serviles, las mismas presentaciones sumisas y los mismos corrillos lisonjeros. No es que yo defienda el frentismo social, pero esa maleabilidad de “las fuerzas vivas” nos hace cuestionarnos la consistencia y la independencia de la sociedad civil valenciana y quizás también explique su grado de invisibilidad política en el tablero español y europeo, tal y como el propio Vicent Soler constataba en su intervención.

Aún es este contexto de guante blanco Vicent Soler anunció con contundencia el fin del “capitalismo de amiguetes”. Es ese modelo que desvió a los agentes económicos de su santo grial que es la mejora de la productividad, para entretenerlos con el civilizado pasatiempo de cultivar las amistades con barcos y placeres. Recientes conversaciones publicadas entre empresarios, banqueros y políticos, resultan bastante ilustrativas. También defendió un “sistema financiero de proximidad” que atienda a las necesidades específicas de los agentes económicos y sociales del territorio y la voluntad del sector público, de satisfacer esas necesidades. Me queda la duda si el IVF es toda “la banca que necesitamos” o habrá que preguntar a Joan Ramón Sanchís.

Y como va convirtiéndose en sonsonete repitió la disparatada situación del modelo de financiación autonómica, donde los austeros y pobres –los valencianos- financian al resto, apelando a la unidad de todos para reclamar el fin de dicha incongruencia. Los enemigos comunes son siempre cohesivos

Respecto al tema del cambio de modelo productivo, el aspecto mollar de su intervención, quizás de excesivo sentido común. Defender que el cambio de modelo productivo se ha de hacer ante las exigencias del agotamiento de un modelo exitoso sustentado en estrategias de bajos costes laborales y escasamente intensivo en capital y que este debe discurrir hacia un modelo de competitividad basado en la mejora de la productividad vía innovación es… de cajón. Y decir que la innovación depende de la I+D, del tamaño de las empresas y de la calidad del capital humano es…de cajón. Y que la innovación no solo ha de ser tecnológica sino que se puede innovar en comercialización, logística, organización…es de cajón. En este sentido me da la paradójica sensación de que se renuncia a plantear innovaciones en el propio diseño del cambio de modelo productivo y creo que se requeriría unas dosis mayores de audacia e imaginación en la formulación de alternativas plausibles.

Por otra parte también me sorprende cierto adanismo recurrente- Lo que plantea Vicent Soler es lo que nos recomienda la UE para alcanzar un desarrollo inteligente, inclusivo y sostenible, y ya por ello nos obligó hace menos de un año a elaborar un plan RIS3 (Research and Innovation Smart Specilization Strategy) para la Comunidad Valenciana[1] que desde mi modesta perspectiva no estaba del todo mal. ¿Ya no vale?. ¿No merecía alguna referencia?. Tampoco ninguna referencia al programa de coaching del MIT REAP (Regional Entrepenurship Acceleration Program) en el que nos embarcó Buch hace un año por el módico precio de 250.000$ y en cuya página web[2] ya aparecen los miembros de la nueva administración como los Consellers Climent,o Marzà o la directora general de internacionalización Cucarella. Me hubiera gustado que Vicent Soler nos explicara qué nos recomiendan los del MIT para acelerar nuestro modelo productivo, e incluso hubiera aprovechado para comentarles que algunos de los datos que aparecen en su página web de “ Regional Metrics” no son regionales, otros nos son correctos (por ejemplo los datos sobre los días necesarios para iniciar un negocio) y otros que yo mismo se los hubiera podido proporcionar gratuitamente.

Pero la verdad es que he ido a la conferencia con la secreta intención de escuchar de la boca de Vicent Soler aquello que escribe en artículos académicos junto a Rafael Boix de que las políticas basadas en las industrias creativas y las actividades culturales pueden ser tan importantes para los saltos en la productividad como aquellas orientadas al desarrollo científico o la formación de capital humano (Boix, R. Soler, V., 2014)[3]. En esta ocasión no lo ha dicho, pero espero que lo tenga en cuenta para la elaboración de los próximos presupuestos ya que desde esas perspectivas resultaría inconcebible aceptar que los recursos destinados a las políticas culturales hayan pasado de suponer el 1,8% del presupuesto total de la Generalitat en el año 2000 –a mayor gloria de Consuelo Císcar- a suponer solo el 0,6% en el 2015.

Los sectores culturales y creativos además de contribuir los derechos culturales de la ciudadanía son también, como señala Jason Potts el sustrato de la innovación, y como afirma muy recientemente el premio Nobel Phelps, “We will all have to turn from the classical fixation on wealth accumulation and efficiency to a modern economics that places imagination and creativity at the center of economic life” . [4]

Conseller Soler, ahora cuando arregles eso de la financiación-que seguro que lo harás-, ubiquemos a las actividades culturales y creativas donde les corresponde; en el eje del nuevo modelo productivo.

[1] Documento integro en http://www.ivace.es/index.php?option=com_remository&Itemid=124&func=download&id=1919&chk=305e34779bf2cc0e99933f01764d3700&no_html=1

Resumen ejecutivo

http://www.ivace.es/index.php?option=com_remository&Itemid=124&func=download&id=1920&chk=6c27c0ad02e123cda8343cb689bea7cb&no_html=1

[2] https://reap.mit.edu/dashboard/?region=valencia#regional-metrics

[3] Boix Rafael and Soler Vicent (2014): " Creative industries and the productivity of the European regions”, XL Reunión de Estudios Regionales, Zaragoza 20-21 Noviembre. En este mismo artículo Rafael Boox y Vicente Soler evidencian que doblar el porcentaje del conjunto de los trabajadores en los sectores culturales y creativos puede significar un incremento del 8,6% en el conjunto de la productividad total del sistema económico

[4] http://www.nybooks.com/articles/archives/2015/aug/13/what-wrong-wests-economies/

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha