eldiario.es

Menú

DESALAMBRE

Emergencia en Sudán del Sur: la violencia obstaculiza la respuesta humanitaria

Médicos Sin Fronteras ha anunciado la suspensión temporal de sus actividades en Malakal tras un nuevo saqueo de sus instalaciones y tras haber recibido varios amenazas físicas

"Sabemos que esta decisión deja sin asistencia médica ni quirúrgica a una población que lo está pasando veraderamente mal pero mientras no se nos garantice nuestra seguridad, nuestros equipos no podrán volver"

- PUBLICIDAD -
Los intensos combates que se están produciendo desde hace ya un mes en la mayor parte del territorio de Sudán del Sur están teniendo consecuencias cada vez más graves para la población. Debido al incremento de las necesidades, a la progresiva escasez de recursos tras la marcha de muchas organizaciones internacionales, y a la inestabilidad que está obstaculizando la ayuda humanitaria, lo que ya era una situación de por sí difícil, ahora está incluso empeorando./ MSF

Los intensos combates que se están produciendo desde hace ya un mes en la mayor parte del territorio de Sudán del Sur están teniendo consecuencias cada vez más graves para la población. Debido al incremento de las necesidades, a la progresiva escasez de recursos tras la marcha de muchas organizaciones internacionales, y a la inestabilidad que está obstaculizando la ayuda humanitaria, lo que ya era una situación de por sí difícil, ahora está incluso empeorando./ Phil Moore

En Juba, unas 40,000 personas se han refugiado en dos terrenos de Naciones Unidas que están completamente atestados. Allí, los equipos de Médicos Sin Fronteras llevan a cabo entre 300 y 500 consultas médicas por día, la mayor parte de ellas relacionadas con casos de diarrea, malaria e infecciones respiratorias./ MSF

En Juba, unas 40,000 personas se han refugiado en dos terrenos de Naciones Unidas que están completamente atestados. Allí, los equipos de Médicos Sin Fronteras llevan a cabo entre 300 y 500 consultas médicas por día, la mayor parte de ellas relacionadas con casos de diarrea, malaria e infecciones respiratorias./ Phil Moore

Sólo en el último mes, los trabajadores sanitarios de MSF han pasado 42.000 consultas y han ingresado a más de 1600 pacientes en sus hospitales y centros de salud. Se han llevado a cabo una media de 10 intervenciones quirúrgicas por día, se han atendido 655 heridos de guerra y se han asistido 852 partos, lo cual se traduce en casi una treintena al día./ Phil Moore

Sólo en el último mes, los trabajadores sanitarios de MSF han pasado 42.000 consultas y han ingresado a más de 1600 pacientes en sus hospitales y centros de salud. Se han llevado a cabo una media de 10 intervenciones quirúrgicas por día, se han atendido 655 heridos de guerra y se han asistido 852 partos, lo cual se traduce en casi una treintena al día./ Phil Moore

“Hay lugares donde se concentran un considerable número de desplazados con necesidad de medicamentos o de ser atendidos por un médico, lo cual está poniendo bajo una enorme presión a los pocos puestos de salud y hospitales existentes, que además están completamente saturados. MSF está reforzando sus equipos de emergencia para ayudar a responder de una manera adecuada a las crecientes necesidades de los cientos de miles de personas que se encuentran en una situación de vulnerabilidad extrema”, explica Louisa Markering, responsable de emergencias de MSF en Sudán del Sur. / Phil Moore

“Hay lugares donde se concentran un considerable número de desplazados con necesidad de medicamentos o de ser atendidos por un médico, lo cual está poniendo bajo una enorme presión a los pocos puestos de salud y hospitales existentes, que además están completamente saturados. MSF está reforzando sus equipos de emergencia para ayudar a responder de una manera adecuada a las crecientes necesidades de los cientos de miles de personas que se encuentran en una situación de vulnerabilidad extrema”, explica Louisa Markering, responsable de emergencias de MSF en Sudán del Sur. / Phil Moore

En las últimas semanas, MSF ha enviado nuevos trabajadores y toneladas de material médico y logístico para atender a los desplazados de Awerial, en el estado de Lagos, y en Juba, la capital del país. Los equipos de MSF han comenzado también a proporcionar apoyo a las personas que han huido de los últimos ataques en Bentiu y que se dirigen hacia Leer, en el estado de Unidad. / Phil Moore

En las últimas semanas, MSF ha enviado nuevos trabajadores y toneladas de material médico y logístico para atender a los desplazados de Awerial, en el estado de Lagos, y en Juba, la capital del país. Los equipos de MSF han comenzado también a proporcionar apoyo a las personas que han huido de los últimos ataques en Bentiu y que se dirigen hacia Leer, en el estado de Unidad. / Phil Moore

También hay varios equipos presentes en Nasir, ciudad perteneciente al estado de Alto Nilo, en Lankien, dentro del estado de Jonglei, y en Nimule, en el estado de Ecuatoria Oriental. Fuera del país, la organización médico humanitaria está apoyando a los Ministerios de Salud de Uganda y Kenia en la provisión de atención médica y agua potable a los refugiados, mientras que otro equipo ya está evaluando las necesidades y las condiciones para comenzar a trabajar al otro lado de la frontera con Etiopía. / Phil Moore

También hay varios equipos presentes en Nasir, ciudad perteneciente al estado de Alto Nilo, en Lankien, dentro del estado de Jonglei, y en Nimule, en el estado de Ecuatoria Oriental. Fuera del país, la organización médico humanitaria está apoyando a los Ministerios de Salud de Uganda y Kenia en la provisión de atención médica y agua potable a los refugiados, mientras que otro equipo ya está evaluando las necesidades y las condiciones para comenzar a trabajar al otro lado de la frontera con Etiopía. / Phil Moore

En Bentiu y en Malakal la situación es muy tensa y las instalaciones de MSF han sido saqueadas. Los equipos de MSF en Malakal tuvieron que suspender temporalmente sus actividades tras el saqueo del hospital y las amenazas físicas que recibieron varios de sus trabajadores, lo que en la práctica deja a miles de personas sin prácticamente ningún acceso a la atención primaria y quirúrgica.  “Esto es algo que no sólo nos preocupa, sino que nos duele sobremanera, pero no podemos volver al hospital hasta que se garantice la seguridad de nuestros trabajadores”, afirma Markering./© Jacob Simkin/MSF

En Bentiu y en Malakal la situación es muy tensa y las instalaciones de MSF han sido saqueadas. Los equipos de MSF en Malakal tuvieron que suspender temporalmente sus actividades tras el saqueo del hospital y las amenazas físicas que recibieron varios de sus trabajadores, lo que en la práctica deja a miles de personas sin prácticamente ningún acceso a la atención primaria y quirúrgica. “Esto es algo que no sólo nos preocupa, sino que nos duele sobremanera, pero no podemos volver al hospital hasta que se garantice la seguridad de nuestros trabajadores”, afirma Markering./© Jacob Simkin/MSF

 “El riesgo de epidemias es grande y si los enfrentamientos nos impiden tener acceso rápido y seguro a la gente que lo necesita, especialmente a las mujeres embarazadas y los niños, las condiciones se deteriorarán muy rápido”, explica Markering. /© Jacob Simkin/MSF

“El riesgo de epidemias es grande y si los enfrentamientos nos impiden tener acceso rápido y seguro a la gente que lo necesita, especialmente a las mujeres embarazadas y los niños, las condiciones se deteriorarán muy rápido”, explica Markering. /© Jacob Simkin/MSF

 "Día tras día continúan llegando decenas de heridos a nuestros hospitales, pero lo que también nos tiene ahora mismo en vilo son las condiciones de vida que están soportando los cientos de miles de desplazados que hay en todo el país, ya que la mayor parte de estas personas huyeron de sus casas sin nada y apenas tienen comida, o acceso a los servicios de salud", continúa Markering. /© Jacob Simkin/MSF

"Día tras día continúan llegando decenas de heridos a nuestros hospitales, pero lo que también nos tiene ahora mismo en vilo son las condiciones de vida que están soportando los cientos de miles de desplazados que hay en todo el país, ya que la mayor parte de estas personas huyeron de sus casas sin nada y apenas tienen comida, o acceso a los servicios de salud", continúa Markering. / Phil Moore

MSF trabaja en lo que hoy constituye la República de Sudán del Sur desde 1983, y actualmente gestiona 11 proyectos regulares en nueve de los diez estados del país: en Agok, Aweil, Gogrial, Gumuruk, Leer, Maban, Malakal, Nasir, Yambio, Lankien, Yuai y Yida. Además, ha puesto en marcha cuatro proyectos de emergencia en Juba, Awerial, Nimule y Malakal. La organización cuenta actualmente con 278 trabajadores internacionales y 2.890 trabajadores locales en sus proyectos en Sudán del Sur. /© Phil Moore

MSF trabaja en lo que hoy constituye la República de Sudán del Sur desde 1983, y actualmente gestiona 11 proyectos regulares en nueve de los diez estados del país: en Agok, Aweil, Gogrial, Gumuruk, Leer, Maban, Malakal, Nasir, Yambio, Lankien, Yuai y Yida. Además, ha puesto en marcha cuatro proyectos de emergencia en Juba, Awerial, Nimule y Malakal. La organización cuenta actualmente con 278 trabajadores internacionales y 2.890 trabajadores locales en sus proyectos en Sudán del Sur. /© Phil Moore

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha