eldiario.es

Menú

DESALAMBRE

Los Presupuestos Generales del Estado olvidan a las personas bajo las bombas en Yemen

Si hay un país que da la espalda a las personas afectadas por la crisis humanitaria en Yemen es España

En cambio, España sí está vendiendo armas a Arabia Saudí que pueden utilizarse para violar los derechos de la población yemení

- PUBLICIDAD -
Una filial del Estado Islámico en Yemen reivindica el ataque contra una mezquita en Saná

Una filial del Estado Islámico en Yemen reivindica el ataque contra una mezquita en Saná EFE

Yemen es el país con mayores necesidades humanitarias del planeta. Los dos años de conflicto han provocado hasta el momento más de 8.000 muertes, cerca de 45.000 heridos y siete millones de personas al borde de la hambruna. Ocho de cada diez yemeníes dependen de la ayuda. Un total de 19 millones de personas necesitan una rápida respuesta de la comunidad internacional.

Este dramático escenario ha ocasionado la huida de tres millones de personas de sus casas, el colapso de los servicios sociales y el incremento meteórico de los precios. Con el descalabro de la economía, la gente se ha quedado sin empleo afectando incluso a los funcionarios, el 30% de los trabajadores yemeníes, que llevan casi un año sin cobrar. Menos de la mitad de los centros sanitarios están funcionando y los que lo hacen no tienen medicinas ni personal para atender a una población enferma y débil. Estas cifras se deterioran día a día.

Cada hora muere un yemení por cólera

A esta tremenda situación humanitaria hay que sumarle la llegada de un brote de cólera. En este momento, muere una persona casi cada hora a causa de esta enfermedad y si no hay una respuesta internacional rápida y eficaz estas cifras serán ridículas en cuestión de días.

A pesar de las enormes necesidades, de acuerdo con los últimos datos publicados por la ONU, de los 2.100 millones de dólares (1.879 millones de euros) solicitados para responder a las necesidades humanitarias en este país para 2017, a fecha de 7 de junio solo se había recibido el 24,2%. Cantidad más que insuficiente dada la gravedad y la urgencia de la situación.

España da la espalda a Yemen

Pero si hay un país que da la espalda a las personas afectadas por la crisis humanitaria en Yemen es España. Desde el inicio del conflicto, nuestro país ha destinado a Yemen 700.000 euros en ayuda humanitaria, 200.000 en 2015 y medio millón en 2016. Esta cifra no supone ni el 0,02% del total de las contribuciones de todos los donantes internacionales.

Sin embargo, España sí está vendiendo armas a Arabia Saudí por valor de de más de 650 millones de euros entre 2015 y 2016 que pueden utilizarse para violar los derechos de la población yemení. Entre 2013 y 2015, fuimos el tercer exportador mundial de armas a Arabia Saudí, tras EE.UU. y Reino Unido. Los datos oficiales dicen que, entre 2014 y 2016, España exportó armas a Arabia Saudí por valor de casi 1.000 millones euros, la mayor parte de los más de 1.400 millones de euros en total en la última década.

La ínfima contribución de fondos humanitarios a Yemen es consecuencia principalmente del casi inexistente presupuesto humanitario de nuestro país. De hecho, en 2015 España ejecutó 46,6 millones de euros en ayuda humanitaria, la mayoría en créditos extraordinarios, ya que lo presupuestado eran 16,3 millones

Humanitaria, la partida más afectada por los recortes

La partida humanitaria de los Presupuestos Generales del Estado –PEG– ha sido la que más recorte ha sufrido, un 85,4% de caída desde 2009. De hecho, los PGE de 2017 vuelven a presupuestar 16,3 millones de euros para la oficina humanitaria, partida que lleva congelada tres años.

Con este ridículo monto, España debe responder a las necesidades humanitarias más graves de la historia. Hoy 129 millones de personas requieren ayuda humanitaria para sobrevivir, de ellas, 30 millones están al borde de la hambruna.

Estas desoladoras cifras se explican por la hambruna declarada en Sudán del Sur y por la grave inseguridad alimentaria que sufre el Cuerno de África y Yemen. A ello se suma la profunda crisis de desplazamiento global con más de 65 millones de personas que han dejado sus hogares a causa de la violencia o las guerras como es el caso de Yemen.

Falta de voluntad política

Ante esta situación, desde las organizaciones de la sociedad civil hemos trabajado para promover una enmienda para incrementar la partida de ayuda humanitaria de los PGE de 2017 hasta alcanzar los 150 millones de euros. Sin embargo, la petición ha sido técnicamente inviable de llevar a cabo porque la falta de voluntad política para destinar más fondos a la Ayuda Oficial al Desarrollo –AOD– no ha permitido obtener los 150 millones de euros para fondos humanitarios de ninguna otra partida presupuestaria.

Finalmente, la sociedad civil presentó una propuesta de enmienda para incrementar la partida humanitaria en 19, 5 millones hasta alcanzar los 35,8 millones de euros. El PSOE, Podemos y Esquerra Republicana la presentaron pero no contó con el voto favorable de la mayoría del Congreso de los Diputados. Ni Ciudadanos ni el Grupo Popular ni PNV apoyaron la iniciativa.

Por tanto, los PGE de 2017 siguen manteniendo los 16,3 millones de euros de presupuesto para la Oficina Humanitaria. Y la población yemení queda, por tanto, abandonada por España y expuesta a nuestra venta de armas.

Tras este fracaso en intentar incrementar la partida presupuestaria humanitaria en 2017, la sociedad civil se ha centrado en los PGE de 2018 que el Gobierno está empezando a negociar. De hecho, el pasado 29 de mayo todos los grupos parlamentarios excepto PP, Ciudadanos y PNV firmaron una "enmienda simbólica" con Oxfam Intermón en el Congreso de los Diputados, por la que se comprometían públicamente a empujar que los PGE de 2018 incluyeran 150 millones de euros en ayuda humanitaria.

En esta línea, los cuatro grupos con mayor representación en el Congreso incluyendo el PP y Ciudadanos, en un encuentro organizado por nuestra organización se comprometieron públicamente a considerar la propuesta de alcanzar los 150 millones de euros en el presupuesto humanitario de 2018.

Si este compromiso se materializara en los PGE de 2018, España podría contribuir de manera relevante para aliviar el sufrimiento de los millones de personas que están en una grave situación humanitaria en distintas partes del mundo como en Yemen. La venta de armas que España hace a la región y que es susceptible de crear más sufrimiento debería sustituirse por presupuesto humanitario.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha