eldiario.es

Menú

DESALAMBRE

Los refugiados comienzan a abandonar Calais en medio de su desmantelamiento

El Gobierno francés prevé completar el desalojo de las más de 6.000 personas censadas en el campo en una semana

Por el momenento, la evacuación se está desarrollando sin incidentes aunque esta madrugada se registraron enfrentamientos entre la policía gala y los migrantes y refugiados contrarios a abandonar el campo

- PUBLICIDAD -
Comienza la evacuación del campo de inmigrantes de Calais con largas colas

Comienza la evacuación del campo de inmigrantes de Calais con largas colas EFE

El primero de los autobuses fletados para evacuar del campo de Calais a los más de 6.000 refugiados censados ha partido a primera hora de este lunes en dirección a los nuevos centros de acogida. Las imágenes que llegan de la bautizada como 'Jungla', por ser el asentamiento improvisado más grande de Francia, muestran largas colas de personas que cargadas con bultos y maletas aguardan su turno para ser evacuados en uno de los 145 vehículos habilitados por el Gobierno galo para completar el desalojo.

En total, las autoridades francesas prevén que hoy partan 60 autobuses con 50 migrantes y refugiados cada uno, una cadencia que esperan mantener en los primeros días, pero que irá en descenso a medida que queden menos personas en el campamento, según ha constatado la agencia Efe. Con estas previsiones, las autoridades esperan concluir el desalojo del campo en una semana.

Gases lacrimógenos de madrugada

Por el momento, las evacuaciones se están realizando sin incidentes, a diferencia de los registrados esta madrugada en el perímetro del campo, donde se produjeron varios incendios. También se registraron enfrentamientos entre la policía y los migrantes y refugiados contrarios al desalojo del campo. Varios periodistas que presenciaron los disturbios han compartido imágenes a través de las redes sociales para denunciar la actuación policial para disolver las protestas, que con este objetivo acabó lanzando gases lacrimógenos para dispersar a los refugiados.

Desde una de las cuatro colas habilitadas por las autoridades para abandonar el campo, en función de la situación familiar o de vulnerabilidad (enfermos, mujeres embarazadas...) de cada refugiado, Mohamed explica que está "feliz" por dejar atrás su vida en Calais.

"Es muy peligroso. Hay demasiada gente. Estoy feliz de abandonar el campo hoy", ha explicado este refugiado sudanés que lleva tres meses en Calais. Pero no todos son partidarios de abandonar voluntariamente el campo. Buena parte de los más de 6.000 habitantes de la Jungla mantienen firme su voluntad de cruzar a Reino Unido, no solo con el objetivo de buscar un futuro mejor, sino también para reunirse con sus familias, pues muchos de ellos tienen ya familiares en este país.

La ONG Refugee Info Bus, que lleva meses trabajando en el campamento, ha denunciado "falta de información a los migrantes y refugiados" durante todo el proceso de evacuación, lo que, según indican, está aumentando las tensiones en el proceso del desalojo. 

La organización ha publicado en su cuenta de Twitter un vídeo en el que se muestran las largas colas y aglomeraciones que tienen que hacer los migrantes y refugiados a la espera de ser ubicados en un autobús de traslado. Entre la multitud, dicen, hay también menores solos. Según informan, los agentes han cerrado la cola dedicada al registro de las personas más vulnerables y han dicho a los menores no acompañados que "vuelvan mañana". 

Ante la inminencia del desalojo, casi dos centenares de migrantes y refugiados del campo –entre los que se cuentan sirios, eritreos, afganos, iraquíes o sudaneses– han cruzado el Canal de la Mancha en esta última semana, según datos proporcionados por organizaciones humanitarias.

Algunas asociaciones que trabajan con ellos creen que desmantelar el campo solo contribuirá a empeorar su situación, porque en el campamento encontraban al menos un mínimo de servicios, como agua corriente y comida, a los que ya no tendrán un fácil acceso.

Futuro incierto para los menores solos

Según datos de Unicef, más de 1.000 menores no acompañados vagaban por Calais, la mayoría procedentes de países empobrecidos como Sudán, Afganistán o Eritrea. El futuro de estos niños y adolescentes condicionó en las últimas semanas el inicio de las operaciones de desmantelamiento del campo, a la espera de una solución definitiva para los menores tras la evacuación de 'la Jungla'. 

El Gobierno galo pidió a Reino Unido que acogiera a todos aquellos que tuvieran familiares al otro lado de su frontera, a lo que los británicos respondieron con un plan "de urgencia" impulsado para acoger a los menores no acompañados con parientes en su país. El plan, sin embargo, ha sido criticado por varias ONG por considerarlo "insuficiente".

"Aunque han cruzado legalmente el Canal de la Mancha algunos menores para juntarse con sus parientes en Reino Unido, denunciamos los esfuerzos insuficientes de las autoridades británicas y francesas en el plan de evacuación y realojo", ha dicho Amnistía Internacional. 

Los menores están considerados el eslabón más vulnerable dentro del campamento y las organizaciones humanitarias han alertado de que su desprotección les hace más proclives a caer en redes mafiosas de prostitución o en el tráfico de órganos. Tras el inicio de las tareas de evacuación este lunes, las autoridades afrontan ahora el reto de conseguir trasladar antes del fin del desmantelamiento del campo a todos los menores con arraigo en Reino Unido, así como de buscar una alternativa para aquellos que se queden en Francia. 

"El desalojo será total"

El Gobierno galo, que se había comprometido a desmantelar el campamento antes de finales de año, pretende completar con éxito este nuevo intento de desalojo. "Esta vez, el desmantelamiento será total", ha explicado desde Calais el portavoz del Ministerio del Interior, Pierre-Henry Brandet. Los anteriores desalojos, el último acometido en el mes de marzo, fueron "parciales", ha recordado.

Además, con el objetivo de evitar la formación de nuevos asentamientos, las autoridades han previsto un importante despliegue policial, con el refuerzo de 2.000 agentes.

La medida llega como resultado de los últimos esfuerzos de las autoridades francesas y británicas por expulsar a los migrantes y refugiados del campo, impulsados con más fuerza en los últimos meses. Además del desalojo efectivo, Reino Unido construyó en septiembre un muro de cuatro metros "especialmente resbaladizo" para evitar los saltos de los migrantes a su territorio.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha