eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Ciudades para todos los transportes

Hace unos días se celebró en Madrid la Semana Europea de la Movilidad, campaña que sirvió para concienciar de los aspectos positivos que tiene el uso de transportes sostenibles como la bici

Es hora de buscar alternativas al coche, moto o autobús, es hora de hacer que las ciudades sean más limpias y sanas

- PUBLICIDAD -
Madrid en bicicleta

Madrid en bicicleta

Hace una semana se celebraba la Semana Europea de la Movilidad (SEM) y en Madrid hubo varios actos relacionados con el uso de la bicicleta como alternativa al vehículo de combustión. La nueva alcaldesa de la ciudad es una usuaria y amante declarada de este medio de transporte. La bici forma parte de la iconografía popular, además de ser la protagonista de muchas obras artísticas míticas, desde la película clásica "Ladrón de bicicletas” hasta la canción “Bycicle Race” de Queen, pasando por los paseos playeros de Verano Azul. La bicicleta está dejando de ser un sano entretenimiento de verano para convertirse de nuevo en el vehículo diario de desplazamiento de cada vez más personas.

Es positivo no solo que aumente la presencia de la bicicleta en nuestras ciudades, sino que las instituciones presten atención a las necesidades particulares que requiere este medio de transporte para que sea un vehículo seguro tanto para el ciclista como para el resto de usuarios de la vía. Nuestras ciudades en general, y Madrid en particular, fueron construidas para moverse en coche. Por lo tanto, conviene preguntarse si Madrid es una ciudad con bicis o una ciudad preparada para las bicis.

Quienes habitamos la ciudad nos movemos constantemente por ella, para ir a la uni, para ir al curro precario de turno o para ir a encontrarnos con gente. Hemos adaptado nuestras vidas a los ritmos del transporte público, sus horarios y sus parones. En los últimos años, y debido a la subida generalizada de los precios y al empeoramiento de la calidad del transporte público, desplazarnos se ha convertido en algo más difícil, a veces inaccesible, y mucho más farragoso. Ante esto, cada vez somos más las personas que buscamos alternativas más baratas para movernos, y el uso de la bici se ha presentado como una de las opciones más recurridas. Aunque las ciudades parecen estar diseñadas para los coches, cada vez vemos más bicicletas circulando por las calles. Además, con su uso contribuimos a disminuir las emisiones contaminantes. Recordemos que Madrid sigue siendo una de las ciudades europeas con más emisiones de CO2, superando el límite aconsejado por la Unión Europea.

Por esta razón es importante aprovechar momentos del año como el vivido con la Semana Europea de la Movilidad, para concienciar sobre la necesidad de llevar a cabo bajadas generalizadas en el precio del transporte público y de reestructurar las vías e infraestructuras urbanas para una mejor convivencia entre peatones, ciclistas y vehículos motorizados. Y mientras esperamos a que lleguen esas infraestructuras y bajen los precios de los billetes, son necesarias campañas de concienciación para mejorar el civismo entre los distintos usuarios de las vías, para evitar atropellos y sustos innecesarios. En este tiempo en el que el uso de la bicicleta está en auge, tanto coches como bicicletas han ido aprendiendo a respetarse los unos a los otros, y, por lo tanto, cada vez son menos las bicicletas que estorban a los peatones por las aceras. Nos parece que la creación de un espacio de diálogo promovido por el Ayuntamiento de Madrid entre los colectivos y asociaciones de ciclistas, vehículos y peatones es fundamental para seguir con rigor los problemas y las quejas, e ir ofreciendo medidas de mejora. Es muy positivo por lo tanto la creación de canales de participación a través de plataformas online.

Es positivo no solo que aumente la presencia de la bicicleta en nuestras ciudades, sino que las instituciones presten atención a las necesidades particulares que requiere este medio de transporte

Hay mucho que mejorar para integrar efectivamente la bicicleta entre las opciones principales de transporte en Madrid, como, por ejemplo, construir de una red de carriles bici más extensa, que una las distintas zonas periféricas entre sí y que evite al máximo el uso compartido de vías entre vehículos de motor y bicis. Hay ejemplos de ciudades de las que aprender: Ámsterdam, Barcelona o Sevilla son ya ciudades cuyas vías se han adaptado totalmente al uso de la bici. Otra medida podría ser la mejora sustancial del servicio público BICImad, limitado al centro de la ciudad y con grandes problemas relacionados con el abastecimiento de bicis y fallos en el software y los anclajes. Otra meta, que nos parece más lejana en el tiempo pero igual de importante, sería el establecimiento de puntos de carga para vehículos eléctricos, sean bicis, motos o coches, es decir, la instalación de una red de las conocidas como gasolineras del futuro, que cada día que pasa son más el presente.

El 22 de septiembre el Ayuntamiento de Madrid cortó una de las principales calles de la ciudad, la Gran Vía, como colofón a la SEM. Así mismo, desde hace poco todos los domingos por la mañana se cierra al tráfico uno de los sentidos del concurrido Paseo del Prado. Aplaudimos este tipo de iniciativas, confiando en que, con ellas, se potenciará el uso de medios de transporte alternativos al coche.

Nos gusta vivir y trabajar para que Madrid sea un espacio más limpio y sano;  el aumento del uso y compraventa de bicicletas en el último año significa un estímulo para una industria como esta, negocio que cuenta con una larga tradición en España. Hacen falta fabricantes de cuadros, de componentes como frenos, sillines, repuestos de todo tipo, inversión en I+D en materiales, en baterías eléctricas, talleres de reparación y tiendas al por menor, que hemos visto proliferar en Madrid en el último año. El éxito en su segunda edición en Ifema de la feria Unibike es un buen estímulo en este sentido. La bici es también una oportunidad de empleo en una industria ecológica.

Es importante que no solo durante la SEM, sino también a lo largo de todo el año, se comience a comprender que en Madrid, y en todas las ciudades, todos los tipos de transporte pueden y deben tener cabida, especialmente aquellos que ayudan a construir una ciudad más sana y sostenible para toda su población. Estas pequeñas campañas semanales son muy útiles y divertidas para dar un paso adelante que nos permita construir una ciudad más abierta y distinta, y también más limpia, sana y multicolor, una ciudad donde quepan todos los medios de transporte.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha