eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

En directo: 5.965.400 parados

5.965.400 personas que quieren trabajar no pueden hacerlo, un récord histórico que eleva la tasa de paro hasta el 26,02%, según la Encuesta de Población Activa (EPA) del cuarto trimestre de 2012.

- PUBLICIDAD -
  • Fracaso de la reforma laboral

    El colectivo Economistas Frente a la Crisis asegura que los datos de paro demuestran "la gravedad" de la situación del empleo en nuestro país. "Estas cifras suponen en sí mismas un inequívoco reflejo del absoluto fracaso de la reforma laboral puesta en marcha el pasado mes de febrero, que se está comportando como una maquina de destrucción del empleo y del tejido empresarial", dicen en su análisis.

  • Autónomos

    Las personas que trabajan por cuenta propia han tenido una evolución ligeramente positiva durante 2012. Durante el año pasado, el número de autónomos creció un 1,8% -en 53.300 personas- respecto a 2011. Dentro de este colectivo, son los autónomos sin asalariados a cargo los que empujan el crecimiento de los trabajadores por cuenta propia. Por el contrario, los autónomos con trabajadores disminuyeron un 2,1%.

  • Latorre admite el impacto de los recortes

    El secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, ha reconocido que los recortes "inciden en la actividad económica a corto plazo" y que la evolución del paro entra dentro de "lo previsible". No obstante, Latorre ha defendido la reforma laboral, que ha calificado de "necesaria" y "ambiciosa", porque "sienta las bases de la recuperación".


  • Pérdida de asalariados

    Los asalariados con contrato temporal cayeron un 13,5% en un año, y los trabajadores con contrato indefinido descendieron un 3,6%. Sin embargo, en términos absolutos la pérdida es similar: en 2012 se perdieron 404.500 contratos indefinidos y 499.200 contratos temporales.

    Al comienzo de la crisis, la destrucción de puestos de trabajo se centró en los contratos temporales, sin embargo, conforme se recrudeció comenzó a atacar la contratación indefinida. Por un lado, se han eliminado tantos puestos temporales que los recortes de las empresas se hacen ahora también a través de los indefinidos. Por otro lado, la reforma laboral ha abaratado y facilitado el despido de los trabajadores indefinidos, también en el sector público.

  • El Gobierno insiste en alabar la reforma laboral

    El ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, reconoce que la cifra de la EPA conocida hoy "no es un buen dato" pero afirma que la reforma laboral está empezando a dar sus frutos y frenando la destrucción de empleo.

    El diputado del PP, Rafael Merino, también ha insistido en que la reforma laboral "está funcionando": "Está dando sus frutos en el freno de la destrucción de empleo".

  • Reacción de los sindicatos

    Para los sindicatos, las políticas de recortes y la reforma laboral están acelerando la destrucción de empleo y ahondando en la recesión. Para UGT, la política económica del Gobierno está llevando a España a una situación "insostenible" y pone como ejemplo el que, casi un año después de la entrada en vigor de la reforma laboral, hay 850.000 ocupados menos y se han "empeorado" las condiciones laborales de los asalariados.

    "La exigencia de la austeridad fiscal, la insuficiente política de financiación de la deuda, el bloqueo del crédito que se sigue manteniendo, son los principales causantes del deterioro económico y social en el que nos encontramos", dice CCOO.


  • Paro larga duración

    También sigue aumentando el paro de larga duración, es decir, las personas que llevan más de un año buscando un empleo. En un año este colectivo creció en 470.700 personas (213.800 de ellos en el último trimestre de 2012), hasta los 2,78 millones de parados.

    Los expertos suelen señalar que un paro de larga duración tan abultado es especialmente negativo, ya que cuanto más tiempo pasa una persona en desempleo, más desconectada está del mercado laboral.

  • Vidas en crisis

    La historia de José Vidal Lozano: nació hace 40 años con un problema en los tobillos del que ya no recuerda ni su nombre. “Pies zambos... laxos... convexos... ¡yo qué sé!” dice, entre risas. Este defecto le supone un grado del 43% de discapacidad. A pesar de ella, en otros tiempos José no se ganó mal la vida. Hacía reformas. “Hoy nadie tiene ese dinero guardado que usaba para arreglar algo en casa”. Sin trabajo, este madrileño vive de la Renta Mínima de Inserción, 350 euros al mes.

  • ¿Y si lo peor está aún por venir?

    Ni en las peores previsiones del Gobierno o de los expertos internacionales se contempló una pérdida de puestos de trabajo cercana a los 850.000 empleos, pese a que la estimaciones sobre contracción de la actividad económica sí han estado en la línea de lo esperado. Teniendo en cuenta esta amplia desviación en las previsiones pasadas, hay que tomar con especial cautela las expectativas para este año, que son de nuevo muy malas. El consenso de economistas contempla un recorte de casi 300.000 puestos de trabajo. Aquí, el análisis completo.

  • Cambio en la estructura por sexos del desempleo

    Uno de los datos más destacados de la EPA publicada hoy sobre el último trimestre de 2012 es el cambio en la estructura por sexos del desempleo, que revierte la tendencia del último año y pasa a afectar mucho más a las mujeres que a los hombres: en los últimos tres meses 68.700 mujeres han perdido su empleo, por 28.200 hombres.

    Dada la fuerte segregación por sexos de nuestro mercado de trabajo (que explica que en los primeros años de la crisis el desplome de la construcción arrastrara sobre todo al empleo masculino), uno de los factores que explican que ahora la destrucción de empleo esté afectando sobre todo a las mujeres es la fuerte caída del empleo público (-7,1% anual, frente al - 4,1% del privado). Los 49.400 empleos públicos que se han perdido en el trimestre reflejan que las Administraciones Públicas, fuertemente endeudas, pretenden reducir su déficit vía empleo. Pueden hacerlo porque en los últimos años se habían convertido en la principal fuente de contratación temporal del mercado de trabajo español.

    El que las administraciones lideren la destrucción de empleo es una vía peligrosa por tres razones: porque agrava la caída del consumo de las familias, porque profundiza en el deterioro de los servicios públicos (que prestaban los trabajadores ahora despedidos), y porque aumenta aún más la desigualdad de rentas. Las administraciones siguen contratando asesores de libre designación, con sueldos altos, mientras destruyen empleo por la base, feminizada y precarizada.

    En cuanto a la actividad, se ralentiza el crecimiento de la tasa de actividad femenina, que en el último año ha crecido un 0,48% mientras la de los hombres ha descendido un 0,45% (descenso que ahora se para, posiblemente porque al activarse algo el empleo juvenil se corta el abandono de los trabajadores jóvenes hacia los estudios). Este crecimiento más lento de la tasa de actividad femenina no sería tan negativo si significara que las trabajadoras más jóvenes están optando por formarse cuando no encuentran empleo.

  • Cádiz, récord de paro

    Cádiz es la provincia con más paro de España: lo era a comienzos de la crisis y lo sigue siendo ahora, aunque con una cifra que ha ido creciendo de forma imparable. La provincia tiene ahora una tasa de paro que supera el 40%. En el primer trimestre de 2008, Cádiz tenía un 18,4% de desempleo y se situaba así como la provincia con más paro de España. Entonces, la tasa de desempleo de toda España era del 9,6%, una cifra muy alejada del 26,02% actual.

  • Paro por comunidades autónomas

    Cataluña, Andalucía y Comunidad Valenciana son las comunidades que registran peores resultados en 2012. Las tres están a la cabeza de la destrucción de empleo y del aumento del paro. Aquí, los gráficos de las cifras, por Belén Picazo.

    Como es habitual, el sur de España tienen peores datos que el norte. La tasa de paro en Andalucía es del 38,8%, más de diez puntos por encima que la media nacional. Canarias está también por encima del 30% y, rozando esa cifra, Murcia.

    En el lado opuesto, País Vasco, con un 15,9% de desempleo, casi diez puntos menos que la tasa media. Navarra, La Rioja, Aragón y Cantabria están también por debajo del 20% de paro.

  • España destruyó más empleo en 2012 que en 2011

    Análisis completo de los datos de la EPA, por Ana Requena: 2012, un año horrible para el empleo.

  • Fuerte destrucción de empleo

    Como era previsible, los datos del cuarto trimestre de 2012 ponen de manifiesto la difícil situación del mercado de trabajo en España. Aunque el número de parados no llega a los 6 millones se queda cerca. El número de parados no ha aumentado tanto como en el mismo trimestre del año anterior, pero hay que tener en cuenta que la población activa se ha reducido en 176.000 personas en el último trimestre, lo que puede indicar el desánimo por parte de la población ante las pocas oportunidades de encontrar un empleo.

    Hay que destacar la fuerte destrucción de empleo de este trimestre: el número de ocupados descendió en 363.300 personas, lo que implica que ha sido aún más fuerte que la habida en el cuarto trimestre de 2011. Esta reducción del número de ocupados ha afectado tanto a asalariados del sector público como del sector privado (ligeramente con más intensidad a los primeros) y también ha bajado el número de trabajadores por cuenta propia. El incremento del número de empresarios sin asalariados (trabajadores independientes) debería ser tomado con cautela, puesto que en momentos de crisis la supervivencia de estos negocios resulta más difícil.

    Igualmente, el incremento de la ocupación a tiempo parcial (tanto respecto al año como al trimestre anterior) debería valorarse en un contexto en el que la existencia de EREs con reducción de jornada lleva a un aumento del trabajo a tiempo parcial sin que exista creación de empleo.

  • Paro juvenil

    El paro juvenil (hasta 25 años de edad) cerró 2012 con una tasa del 55,1%, 6,5 puntos más que en 2011.

  • En el sector público

    El ritmo de destrucción de empleo en el sector público (7%) ha sido mayor que en el privado (4,3%) en 2012, según la EPA.

  • Caída de la población activa

    El descenso de la población activa es el factor que explica que no se haya superado la barrera de los seis millones de parados. La población activa era de 22.922.400 personas a finales de año, 158.700 personas menos que un año antes.

  • Por sectores

    En el último trimestre de 2012, la ocupación ha aumentado en 63.700 personas en agricultura. Ha descendido en 305.600 personas en servicios, 62.900 en construcción y 58.500 en industria.

    En el conjunto del año, el paro aumentó en todos los sectores, excepto en construcción, que tuvo 64.800 parados menos.

  • Los que se rinden

    Uno de los efectos del altísimo nivel de paro es que muchas personas saben que no tienen ninguna posibilidad de encontrar empleo. 176.000 personas han dejado de buscar trabajo en el último trimestre, según la EPA.

  • Todos en paro

    Al finalizar 2012, 1.833.700 familias tenían a todos sus miembros en paro.

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha