eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Irlanda abandonará en diciembre su rescate sin solicitar ayuda adicional

- PUBLICIDAD -

Irlanda no solicitará ayuda adicional una vez concluya el 15 de diciembre el rescate concedido en 2010 por la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) por 85.000 millones de euros, anunció hoy el primer ministro, Enda Kenny.

Con esta decisión, el Gobierno irlandés de coalición entre conservadores y laboristas ha optado por una "salida limpia" para dejar claro que la recuperación de la soberanía económica del país es total.

Los expertos se preguntan ahora si la medida es valiente, basada en evidencias macroeconómicas sólidas, o si es imprudente rechazar un "colchón" de ayuda para hacer frente a imprevistos, sobre todo cuando la zona euro sigue dando muestras de inestabilidad.

En una intervención ante el Parlamento de Dublín, Kenny aseguró hoy que esta es la "decisión correcta" para Irlanda, que durante los tres últimos años ha aplicado con éxito un duro programa de ajustes que ha exigido "grandes sacrificios" a su población.

La troika que forman la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el FMI también certificó el pasado octubre, en su última revisión trimestral, los progresos efectuados por el Gobierno para cumplir con los objetivos del rescate y dio luz verde para que lo abandone el próximo mes.

No obstante, los inspectores internacionales y los asesores del Ejecutivo de Dublín eran más partidarios de la opción de ayuda adicional, cuestión que abordó hoy el Eurogrupo en una reunión en Bruselas con los diecisiete ministros de Finanzas y Economía de la zona euro.

"Ni la decisión tomada hoy ni la salida del rescate en diciembre significa que hemos dejado atrás las dificultades económicas. No significa que nos caerá dinero inesperadamente, nuestros retos económicos y financieros siguen ahí", advirtió hoy el "Taoiseach" (primer ministro irlandés).

La austeridad continuará marcando el rumbo de Dublín, como demostró el pasado mes al presentar unos presupuestos generales para 2014 encaminados a ahorrar 2.500 millones de euros a través de nuevos impuestos y recortes del gasto público.

Para el Gobierno irlandés, esas cuentas, las séptimas austeras consecutivas, son clave para reducir su déficit público hasta el 4,8 % del Producto Interior Bruto (PIB) en 2014 y llegar al objetivo del 3 % marcado en el rescate para el año siguiente.

"Saldremos del rescate en una posición fuerte. El Gobierno se ha estado preparando para regresar con normalidad a los mercados de deuda", reiteró Kenny.

Desde su regreso a los mercados en julio de 2012, Irlanda ha logrado financiación alternativa al programa de ayuda a unos intereses razonables, lo que le ha permitido acumular una reserva de unos 25.000 millones de euros para hacer frente a imprevistos.

Según el Ministerio irlandés de Finanzas, con esta cantidad se cubren todas la necesidades económicas del país hasta principios de 2015.

Además, recordó Kenny, el Mecanismo Europeo de Estabilidad dispone de un fondo de "500.000 millones de euros" para ayudar a todos los países europeos en tiempos de crisis, independiente de cualquier asistencia adicional.

Esa "línea de crédito preventiva", como la denomina el Gobierno, podría haber sido concedida a cambio de ciertas condiciones, lo que, para algunos, significaría que Irlanda volvería a estar sometida a los dictados de organismos internacionales.

"No hubiese sido una señal de debilidad, sino de seguridad, de máxima seguridad", opinó hoy el líder de la oposición en Irlanda, el centrista Michéal Martin, quien calificó la decisión del Gobierno de "bravuconada".

"Quizá no choquemos contra nadie, pero alguien puede chocar contra nosotros. Es fundamental tener una póliza de seguros", insistió el dirigente del partido Fianna Fail, en el poder cuando Irlanda solicitó el rescate en 2010.

Las perspectivas económicas, sin embargo, son esperanzadoras, y la "salida limpia" del rescate reforzará la confianza de los mercados en la economía nacional, aseguró a Efe Alan McQuaid, economista de la consultoría dublinesa Merrion.

Irlanda, según ese experto, ha salido de la recesión durante el segundo trimestre de este año con un crecimiento del 0,4 % del PIB, que se espera será del 2 % en 2014, y el paro ha bajado ya casi hasta el 13 %.

"Es cierto que el crecimiento en la zona euro se ha ralentizado, pero para este país tiene casi tanta influencia la situación del Reino Unido, su socio comercial tradicional, cuya economía podría crecer este año un 1,6 % y un 2,8 al siguiente", añadió McQuaid.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha