eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El capital riesgo confía en el dinero público para mejorar su negocio en 2014

Se espera que el lanzamiento del fondo de fondos público Fond-ICO Global atraiga a los inversores internacionales

El sector cerró el 2013 con un volumen de inversión de 1.701 millones, un 31% por debajo de 2012

- PUBLICIDAD -
El fondo Oaktree Capital cree que el riesgo de España reside aún en su leve recuperación

El capital riesgo en España aún está en vías de recuperación

La recuperación del sector de capital riesgo en España podría estar a punto de producirse. Un elemento clave para que eso ocurra es el impulso que ha recibido de Axix, la sociedad gestora de capital riesgo participada al 100% por el Instituto de Crédito Oficial (ICO) con la puesta en marcha del fondo de fondos público Fond-ICO global.

"En la medida en que el dinero público aportará entre un 20% y un 25% a los fondos que se pongan en marcha puede actuar como un catalizador para que los inversores internacionales se animen también a invertir", ha explicado Carlos Lavilla, presidente de Ascri, la asociación que representa a las principales empresas del sector, al emitir las previsiones para 2014.

La confianza del capital internacional en la economía española todavía está cogida con pinzas. No hay duda de que durante los últimos meses de 2013 han sido los fondos buitres los que han entrado con fuerza para cerrar las operaciones de alto riesgo, es decir: comprar carteras de deudas fallida a la banca y activos inmobiliarios tanto a la banca como a la Sareb (el banco malo).

El capital riesgo y los fondos inversores oportunistas (que se conocen como buitres) difieren en el sistema de inversión y de entrada. El capital riesgo está formado por una suerte de socios capitalistas a corto plazo. Suelen entrar en empresas en horas bajas pero con buenas perspectivas y al cabo de unos años (entre tres y cinco) después de haberlas reestructurado, se salen logrando beneficio. Por su parte, los fondos buitres compran carteras de activos, (créditos, inmuebles, etc), que son un problema para sus actuales propietarios y los revenden o gestionan sacándoles beneficios. También empresas al borde de la liquidación.

En el resto de sectores y en las empresas que no están al borde del abismo financiero la inversión ha sido mucho más moderada. "Todavía hace falta que los fondos medianos especializados en financiar pymes en proceso de crecimiento se interesen por España", ha asegurado Eduard Saura, director de la consultora de capital riesgo  Accuracy Spain, patrocinadora del estudio de Ascri.

En total, se han invertido 1.701 millones de euros en 462 operaciones de capital riesgo durante 2013 en España. Estos datos implican un descenso del 31% en volumen de inversión y un 15% menos de operaciones respecto a 2012. La temporada podría haber sido mucho peor, ya que han sido los últimos tres meses donde se ha concentrado el 70% de las operaciones de todo el año. "Hasta mediados de año no se descartó el riesgo a la ruptura del euro y desde entonces hasta que se toma la decisión real de volver a invertir en España, pues ha llevado su tiempo", comenta Carlos Lavilla.

De la misma forma que un emprendedor debe convencer al banco de que no solo pide financiación sino que también él mismo arriesga parte de su capital en el proyecto, los fondos de inversión internacionales exigen a los españoles un compromiso de capital nacional para apoyar la creación de los nuevos fondos. La ausencia de crédito local ha complicado mucho aportar este requisito, por ello los 1.200 millones que AXIS tiene previsto invertir serán, según han asegurado los socios de Ascri, "uno de los mejores argumentos para conseguir captar fondos internacionales en 2014".

Con ese apoyo de capital público, Ascri estima que este será el año en el que se inicie una progresiva recuperación, aunque la consolidación de la misma no llegará hasta 2015 y 2016. Y eso sí, esta evolución siempre estará condicionada a que el crédito privado, concedido por la banca, se recupere a lo largo de los próximos meses.

En lo que no se esperan grandes cambios es en los objetivos de inversión de esas empresas de capital de riesgo. En 2014 seguirán siendo las pymes la principales beneficiadas de este tipo de financiación. A lo largo de 2013, el 90,7% de las operaciones de inversión estuvieron destinadas a proyectos de menos de 5 millones de euros, y apenas hubo tres operaciones que superaron los 100 millones de euros.  

Por sectores, el mayor número de operaciones (el 36,4%) se concentró en informática; productos y servicios industriales (12,6%) y en biotecnología y otros servicios, ambos con el 8,4%. Aunque si hablamos del dinero recibido, la clasificación cambia y sitúa a las compañías de productos y servicios industriales (43%) como las que más fondos han recibido, seguidas de otros servicios (11,6%), medicina y salud (11,5%) e informática (11%).

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha