eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Bajó un 7,9 % el número de extranjeros nacionalizados en España en 2011

- PUBLICIDAD -

El número de extranjeros que adquirieron la nacionalidad española bajó un 7,9 % en 2011, hasta 114.600 personas, siendo ecuatorianos, colombianos, marroquíes y peruanos los más numerosos, informó hoy Eurostat.

En 2010 todavía había 123.700 extranjeros que consiguieron la nacionalidad española, de acuerdo con dicha oficina comunitaria de estadística.

Por origen, en 2011 los ecuatorianos representaron el mayor grupo de extranjeros que obtuvieron la nacionalidad española (el 27,9 %), seguidos de colombianos (17,3 %), marroquíes (12,6 %) y peruanos (8,1 %).

España se situó en el segundo lugar, a la par de Francia, en el número de nacionalizaciones en la Unión Europea (UE), por detrás solo de Reino Unido (177.600) y por delante de Alemania (109.600).

En toda la UE hubo 783.100 personas en 2011 a las que se concedió la nacionalidad en uno de los 27 Estados miembros -sin contar a Croacia que ingresó este año-, un 4 % menos comparado con 2010.

Esta reducción se produjo por primera vez después de tres años consecutivos de aumentos y se debe principalmente a las disminuciones registradas en las nacionalizaciones de extranjeros en cuatro de los cinco países con las mayores tasas.

Así, en el Reino Unido bajó el número de ciudadanos que adquirieron la nacionalidad británica un 9 % comparado con 2010, en Francia un 20 %, en España un 7,9 % y en Italia un 15 %, mientras que solo Alemania registró un aumento, del 5 %.

No obstante, estos cinco países miembros suman tres cuartas partes de todas las nacionalizaciones otorgadas por los Veintisiete.

Por géneros, en 2011 hubo ligeramente más mujeres (52 %) que hombres que lograron la nacionalidad en uno de los países miembros de la UE y la edad media de los nuevos ciudadanos comunitarios fue de 32,5 años, casi una tercera parte de ellos menor de 25 años.

Casi la mitad tenía entre 25 y 44 años, mientras que los mayores de 55 años solo representaron el 7 % del total.

El número de ciudadanías otorgadas está directamente relacionado con el de residentes extranjeros en los Estados miembros de la UE.

En 2011 las tasas más altas de nacionalizaciones por cada cien residentes extranjeros se registraron en Hungría (9,8), Polonia (6,7), Suecia (5,8), Suecia (5,39 Y Portugal (5,2), mientras que las más bajas se dieron en la República Checa y en Eslovaquia (0,4), Letonia (0,6) y en Estonia y Austria (0,7).

Como media, 2,3 nacionalizaciones fueron otorgadas por cada cien residentes extranjeros en la UE en 2011.

Si se compara con la población total de cada Estado miembro, los ratios más elevados de ciudadanías concedidas se observaron en Luxemburgo (6,6 por cada mil habitantes), Suecia (3,9), el Reino Unido (2,8) y Bélgica (2,7).

Diez países miembros autorizaron menos de una ciudadanía por mil habitantes y de media se concedieron 1,6 nacionalizaciones en esta relación en la UE, según los datos de Eurostat.

Los nuevos ciudadanos de la UE en 2011 provinieron principalmente de África (un 26 %), Asia (23 %), de países europeos no comunitarios (19 %), de América del Norte y del Sur (17 %) y de otros Estados miembros de la Unión (11 %).

En 2011 el mayor grupo de personas que adoptó la ciudadanía de un Estado miembro de la UE eran de origen marroquí (64.300, de las que el 55 % adquirió la nacionalidad francesa o española); turco (48.900, un 58 % con nacionalidad alemana ahora), ecuatoriano (33.700, un 95 % con nacionalidad española) e indio (31.700, un 83 % nacionalizados en Reino Unido).

Marroquíes, turcos, ecuatorianos e indios representaron juntos casi una cuarta parte de todas las personas que lograron la nacionalidad de un Estado miembro de la UE en 2011.

Los rumanos (26.000 personas) fueron el grupo más grande de ciudadanos que se nacionalizaron en otro país miembro de la Unión, seguidos de polacos (11.000), italianos (7.500) y portugueses (6.900).

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha