eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

Cerca de 20.000 musulmanes celebran en Extremadura la ‘Fiesta del Sacrificio'

Recuerda un relato del Corán

- PUBLICIDAD -
Marruecos prohíbe el reparto benéfico de corderos ante la cercanía de las legislativas

Cerca de 20.000 ciudadanos que profesan la religión musulmana en Extremadura celebraban este lunes la fiesta de "Aid El Kebir" o "Fiesta del Sacrificio", en la que se sacrifican corderos para cumplir con este rito islámico.

La festividad de la también denominada "Pascua Grande" se trata de la mayor celebración del calendario lunar musulmán, que conmemora aquello que relata el Corán cuando el profeta Ibrahim debía sacrificar a su hijo Ismael para mostrar su total sumisión a Dios, como la divinidad le había ordenado, pero en el momento de realizar su gesto, Dios paró su mano y le ordenó ejecutar en su lugar a un cordero.

La jornada festiva se inicia con la conocida "musal-la" o rezo colectivo, que da paso a los sacrificios de los corderos y, como es habitual, unos musulmanes lo harán en sus casas -aunque cada vez son los menos ya que no es lo más indicado por motivos higiénicosanitarios-, y otros en mataderos.

El presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de Extremadura e imán de la mezquita de Badajoz, Adel Najjar, ha explicado que cada padre de familia busca y compra un cordero vivo por su cuenta, hablando con los responsables de los mataderos (la mejor fórmula, en su opinión) o con ganaderos.

"Lo adquiere y de allí lo lleva a su casa para sacrificarlo", ha apuntado.

No obstante, también es posible que una comunidad islámica envíe a una o dos personas para encargarse del sacrificio de cada uno de los corderos en el matadero, cada uno de ellos en nombre de la respectiva familia que autoriza.

El papel de la veintena de mezquitas existentes en Extremadura es principalmente espiritual, pues se realizan charlas sobre la fiesta del cordero, y se informa sobre el proceso, las reglas y ritos del sacrificio.

Pero también hay una labor social y solidaria, como es el caso de la mezquita de Badajoz, que ha ofrecido 10 borregos a familias necesitadas.

El objetivo es que la comunidad piense en los más necesitados, pues no solo consiste en comer la carne y "olvidarse" de los vecinos. Por este motivo, la carne del cordero sacrificado se divide en tres partes, una destinada a la familia, otra a los amigos y resto de familiares, y otra a las personas necesitadas.

En Extremadura hay varias carnicerías Halal, que cumplen con las exigencias del rito, algunas de ellas ubicadas en Talayuela. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha