eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

¡Me parece poco vino!

En España, el consumo de vino ha caído casi un 70% en los últimos catorce años; mientras países donde su ingesta no era importante, tienen un incremento más que llamativo. Por ejemplo, en EEUU, China, Reino Unido y Australia.

- PUBLICIDAD -
Vino casero a escondidas en Irán para esquivar la ley seca

Vino

Ella se acercó insinuante, sugerente, solo vestida por su lencería más provocativa; caminando de forma incitante, sensual, se detuvo frente a él y le dijo:

            -"¿Qué te parece mi oferta: tu, yo, toda la tarde juntos y una botella de vino?"

            - "Pues qué quieres que te diga, respondió él: ¡me parece poco vino!"

Esa es la actitud, para intentar remediar la importante caída del consumo de vino.

No es que llegue a la devoción y veneración de Omar Kayyam por el vino, pero sí le tengo una pasión inmoderada, y me entristece constatar cómo lo estamos apartando de nuestras vidas.

En España, el consumo de vino ha caído casi un 70% en los últimos catorce años; mientras países donde su ingesta no era importante, tienen un incremento más que llamativo. Por ejemplo, en EEUU, China, Reino Unido y Australia.

Intentar cambiar los hábitos de consumos es siempre complicado; pero sería muy interesante ganarse a los jóvenes (actualmente abducidos por los destilados y la cerveza) y encontrar el modo de que pedir una botella de vino, en un restaurante, no salga más caro que invitar a comer a toda la familia.

Desde siempre, las sucesivas OCM del sector vitivinícola se diseñaron para eliminar producción (arranque), mejorar la calidad (reestructuración y reconversión) y reducir excedentes (destilación). Ahora ya no disponemos de la herramienta destinada a eliminar el sobrante: aunque sí se ha incluido, como novedad, en el programa de apoyo 2014-2018 la vendimia en verde. Diseñada para ajustar la producción que se prevea excesiva, mediante la destrucción de racimos cuando todavía están inmaduros. En esta nueva fase también se mantiene la reestructuración y reconversión del viñedo.

La normativa comunitaria también prevé actuaciones sobre el consumo: la promoción en países terceros (no U.E.). Una medida de la que Extremadura se aprovecha muy poco, estando relegada su participación financiera, en el último ejercicio FEAGA, a una cantidad casi testimonial, insignificante, del 0.2 % del total.

Las exportaciones españolas de vino batieron un récord en 2014 en volumen con un crecimiento del 22%

Las exportaciones baten marcas, pero baja el consumo en España.

Con este escenario nos encontramos con viñas que cada vez tienen más capacidad de producción (45-50 millones de Hl en España. Más de 4 en Extremadura), con un consumo interno a la baja, sin participar en las promociones fuera de la Unión Europea y sin el instrumento de eliminación de excedentes. Para procurar solventar estas situaciones complicadas y difíciles, hay algo irrenunciable: la calidad.

Calidad que nada tiene que ver con el continente, a granel (como se reafirmó en la feria mundial del vino a granel de Ámsterdam, celebrada el noviembre pasado) o embotellado, es simplemente la diferenciación por calidad; que ante el nivel de producción, de competencia y mundialización se vuelve fundamental para encarar satisfactoriamente la rentabilidad de nuestras explotaciones y bodegas.

Para complicar un poco más toda esta situación, tenemos el paso de los derechos de plantación a autorizaciones. Ahora se están negociando con el sector esta modificación (según COAG va a significar la pérdida de 200 millones de euros a los viticultores extremeños) que también lleva aparejada la posibilidad de incrementa anualmente hasta un 1% la superficie de viñedo, que hubiera a 31 Julio del año anterior. En principio, la decisión sobre el incremento de nuevas plantaciones se tomará a nivel global, no por Comunidades autónomas. En España andamos sobre el millón de hectáreas de viñedo, calculen la presión que significa este incremento anualmente, sobre la producción.

Estamos promocionando la reconversión del viñedo y aprovechando las líneas de inversión para mejorar las bodega; pero también hay que prestarle atención, y mucha, al consumo. Hay que demandar que, además de la promoción en terceros países, parte del presupuesto destinado a este sector, también se destine a mejorar el conocimiento y fomentar el consumo de vino, tanto en España como en el resto de los países miembros del Unión Europa.

El sector necesita una reflexión sobre el equilibrio producción/demanda/; mejor información y una apuesta decidida hacia la calidad.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha