eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los investigadores sospechan que el copiloto de Germanwings estrelló voluntariamente el avión

El fiscal de Marsella dice que el copiloto se encerró solo en la cabina y activó voluntariamente el mecanismo de descenso del avión

La caja negra registró su sonido de "respiración normal" hasta el momento del impacto

Se investigará "el entorno del copiloto", de 28 años, para tratar de averiguar sus posibles motivaciones, aunque por el momento se descarta un atentado terrorista

67 Comentarios

- PUBLICIDAD -
El comandante del avión de Germanwings dejó fuera de la cabina al copiloto, según "Le Monde"

Los equipos de rescate trabajan en el lugar del accidente.

Los investigadores del accidente del avión de Germanwings que se estrelló en los Alpes este martes sostienen que el copiloto actuó con la "voluntad de destruir" el aparato. El fiscal de Marsella, Brice Robin, ha explicado que los sonidos de la caja negra recuperada en el lugar del siniestro demuestran que el piloto dejó los mandos al número dos y se ausentó de la cabina "presumiblemente para hacer sus necesidades". El copiloto, un alemán de 28 años llamado Andreas Lubitz, se encerró en la cabina y activó el mecanismo de descenso. Los indicios hacen descartar, por el momento, un atentado suicida.

La hipótesis que manejan en este momento los investigadores es que actuó con la "voluntad de destruir el avión" e indagarán "en su entorno" para esclarecer qué motivaciones le pudieron llevar a querer estrellar un avión con 149 personas a bordo voluntariamente. "Nada hace pensar en un atentado suicida", ha dicho el fiscal.

"El copiloto, por un acto voluntario, evitó abrir la puerta de la cabina y accionó voluntariamente el botón de la pérdida de altitud", ha sostenido el fiscal, que antes de ofrecer esta rueda de prensa ha atendido a los familiares de las víctimas que se han trasladado hasta Marsella y que partirán hacia la zona de la tragedia.

"No se puede considerar que fuese un accidente", ha añadido Robin. Preguntado por si el copiloto podía encontrarse mal, el fiscal ha señalado que "respiraba con normalidad". "No es la respiración de alguien que tiene algún problema", ha defendido. Las grabaciones de la caja negra dejan claro, según el fiscal, que el copiloto estuvo vivo hasta el momento del impacto. "Escuchamos la respiración del copiloto hasta el último momento. Ni una palabra", ha explicado.

Los indicios que manejan los investigadores hasta este momento hacen descartar que se trate de un atentado, aunque el fiscal tampoco ha querido calificarlo como un suicidio. Así, se ha limitado a decir que "a día de hoy" lo que se puede confirmar es que "actuó con voluntad" de destruir el aparato. "En este momento, nada permite decir que se trata de un atentado terrorista. Analizaremos el entorno de esta persona", ha afirmado Robin.

Varios medios de comunicación, entre ellos la revista francesa Paris Match, han difundido una fotografía del supuesto copiloto. Andreas Lubitz trabajaba para Germanwings desde 2013 y acumulaba unas 600 horas de vuelo.

El copiloto no envió ninguna llamada de emergencia a los controladores. Tampoco abrió la puerta ante la insistencia de la tripulación. Los sonidos de la caja negra indican que saltaron las alarmas del sistema de seguridad de la cabina. "Le piden que abra la puerta pero no responde", ha insistido el fiscal.

En los ocho minutos anteriores al impacto en los Alpes, no hubo ningún contacto entre el aparato y los controladores aéreos. La torre de control se puso en contacto con la aeronave después de que se estrellara, según ha relatado, pero tampoco obtuvo respuesta.

Los investigadores han analizado los 30 últimos minutos de las grabaciones de la caja negra. Los 20 primeros denotan la "normalidad" del vuelo. En un momento, el comandante –que volaba con el piloto automático– se ausenta de la cabina y pide al copiloto que se quede al cargo. Es en ese momento cuando acciona los botones para comenzar el descenso. "La acción de modificar la altitud se debe llevar a cabo a sabiendas", ha expresado Robin.

La prioridad de los investigadores ahora es localizar la segunda caja negra y continuar con las labores de recuperación de los cuerpos. Los análisis de las muestras de ADN han comenzado ya, según ha informado el fiscal. Las autoridades españolas, que colaboran con las francesas y alemanas, tomaron muestras a los familiares para agilizar el proceso de identificación, que puede prolongarse durante varias semanas.

El fiscal ha confirmado que las 150 personas que volaban a bordo del Airbus A320 que hacía el trayecto Barcelona-Düsseldorf fallecieron en el acto. "Escuchamos gritos en los últimos momentos", ha expresado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha